Díaz-Canel celebra la paz que reina en Angola

El primer vicepresidente de Cuba arribó a Luanda para la toma de posesión del presidente electo de Angola, Joao Lourenço.

Miguel Díaz-Canel y Cándido Pereira van Dunem.
El primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, fue recibido por Cándido Pereira van Dunem, ministro de Antiguos Combatientes. (Foto: Tomada de la cuenta Twitter de la Cancillería de Cuba)
Visto: 269

LUANDA, Angola.—Es increíble cómo se han desarrollado, y eso dice que hacía falta la paz, destacó Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a su llegada a esta capital para la toma de posesión del presidente electo de A ngola, Joao Lourenço.

El primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba fue recibido en la terminal aérea 4 de febrero por el ministro de Antiguos Combatientes Cándido Pereira van Dunem.

Después de expresar su impresión sobre lo bella que se ve Luanda de noche desde el aire, agradeció también en nombre del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, la invitación cursada para la investidura de Lourenço. Explicó que el intenso trabajo del Jefe de Estado cubano, tras los daños provocados por el huracán Irma, le impedían hacer el viaje.

Van Dunem, por su parte, le manifestó a Díaz-Canel que se sintiera como en casa, a la vez que manifestó el interés de incrementar las relaciones bilaterales.

El primer vicepresidente cubano llegó este lunes a las 19:00 hora local a la capital angoleña, para una estancia que se prolongará hasta el jueves. De acuerdo con la agenda, será uno de los dignatarios participantes en el cambio de mando presidencial del saliente jefe de Estado José Eduardo dos Santos para Lourenço, quien ganó el 23 de agosto con más del 61 % de los votos válidos.

Díaz-Canel rendirá tributo al primer presidente y padre fundador de Angola, Antonio Agostinho Neto, al comandante cubano Raúl Díaz Argüelles (muerto por la explosión de una mina en 1975) y a los héroes de la batalla de Kifangondo, un día antes de la proclamación de la soberanía angoleña, el 11 de noviembre de 1975.