Moré: «Creo en los ciclos y este es mi cuarto año»

Cerca del corte definitivo del Villa Clara para la 54 Serie Nacional de pelota, el manager Ramón Moré respondió algunas interrogantes de Vanguardia. Cuestionado por los seguidores, Moré se nota frustrado con algunos temas. No obstante fue preciso sobre el compromiso que tiene con la exigente afición naranja.

El manager Ramón Moré responde algunas interrogantes previo al corte definitivo del Villa Clara. (Fotos: Carolina Vilches Monzón)
Visto: 3786

Cerca del corte definitivo del Villa Clara para la 54 Serie Nacional de pelota, el manager de los naranjas Ramón Moré respondió algunas interrogantes de Vanguardia. Muy cerca la preselección hacía los últimos calentamientos con vistas al tope amistoso de tres días que tendrán contra su similar de Camagüey en el Sandino santaclareño. Cuestionado hasta el cansancio por algunos seguidores, Moré se nota frustrado en ese tema y por estos días se multiplica, por la enfermedad de su madre. No obstante, confía en la preparación de esta preselección y quedar entre los cuatro grandes del béisbol nacional.

«En todo el tiempo que he dirigido al Villa Clara esta será la temporada más difícil. Cuando llegué quería comerme el mundo, pero ya no tengo ese ímpetu. Por eso es que creo en los ciclos y este es mi cuarto año al frente del equipo. No quiero ser categórico, porque soy un soldado de la pelota, donde me pidan ahí estaré, pero de Villa Clara tomaré un receso. Me siento cansado, tanto física como mentalmente. He trabajado con mucha presión aquí, y pese a que han pasado varios directores de renombre fui yo quien le dio el título a esta provincia. Pese a eso, creo que no se ha sido del todo justo conmigo. Pero repito, aquí estoy este año con deseos de cumplir el compromiso con el pueblo de Villa Clara».

-Coméntame lo que tienes para esta temporada, ¿cómo valoras esta preselección?

«Para nadie es un secreto que hemos sido afectados en el área del pitcheo, así que nos propusimos reforzarnos con lo que tenemos. Vimos a los que jugaron la serie provincial, algunos de los cuales en otras temporadas no hacían el equipo. En esta serie, dada las ausencias y su rendimiento, podrán hacerlo. Esta es un área de la que siempre hemos estado orgullosos y de la que somos una escuela. Tenemos la experiencia y pensamos dar la talla con los que quedaron».

-Antes de pasar a otros aspectos, ¿qué hay de la polémica desatada con el pitcher Yoandi Cancaleca Fernández?

«Nunca lo ofendí, así que no entendí las declaraciones que hizo. Estuvo lanzando en la primera fase de la provincial con Encrucijada como dos días a la semana. Le dije ahí que él no era Maceo, que se cuidara para evitar una lesión. Lo siguió haciendo y en la fase final dejó de lanzar, me preocupé. Me dijeron que estaba resentido y lo llamo para que venga a ver al médico y después se recuperara con Pupo, pero no vino. Lo seguí llamando para ver qué sucedía, ese es mi trabajo, yo soy el director. Entonces me pasó este mensaje de texto al celular (me lo muestra). ¿Categórico no? Pidió que no lo molestaran más».

-Del Talón de Aquiles villaclareño: la ofensiva

«Vemos lo que sucede en estos topes amistosos y quiero decir que me siento complacido con lo que veo. Cuando tienen mucho peso, la producción baja, pero cuando lo intencionamos, funcionan mejor las cosas. Rafael Rodríguez y Oscar Machado están haciendo muy buen trabajo en ese aspecto. Villa Clara es un equipo que embasa a mucha gente, pero también deja a muchos en posición anotadora. En eso es lo que estamos trabajando, en la producción efectiva. Ellos están encima de esos señalamientos. La responsabilidad caerá en la columna vertebral de este equipo, en la cuarteta de: Ramón Lunar, Ariel Borrero, Yeniet Pérez y Yordanis Linares, que por cierto está lastimado de la espalda en estos días».

-Muchos, dentro de los que me incluyo, piensan, que en la serie anterior se le pudo ganar a Matanzas pese a las ausencias vitales. Se te criticó también la selección de los refuerzos. ¿Qué opinas al respecto?

«Nosotros pudimos haberles ganado, es cierto, pienso lo mismo. Pero ya el "pudimos" queda para la historia, porque no lo conseguimos. En varios partidos llegamos al segundo tercio arriba, pero no salió la conexión que abriera el marcador, lo que hablábamos antes. Nos faltó eso, y no fue culpa solo de los refuerzos. Es verdad que William Luis y Alaín Tamayo no rindieron lo que se esperaba. Pero eso tenía que ser cuestión nuestra, hubiese sido lindo vengar a Freddy Asiel y Ramón Lunar, los más afectados. Digo que la pelota es como una guerra, donde hay de todo. Cuan orgullosos se hubiesen sentido, pudimos hacer historia».

-Tienes la teoría que una vez llamado un refuerzo no lo cambias, aunque no esté rindiendo...

«Creo que una vez que los eliges tienes que sacarle el máximo a ellos, por algo te decidiste por ellos, ¿no? Es muy duro y hasta poco educativo que les digas, ya no me sirves, te bajo y busco otro. Eso me suena a relajo y es una falta de respeto con ese pelotero que casi siempre es de primer nivel. No obstante nosotros sí pensamos en cambiar a Tamayo, esperamos y seguía sin responder. En Santiago de Cuba me topé con Osmar Carrero y le hablé, y aceptó venir. Pero cuando llegué a Santa Clara, pongo el noticiero deportivo y ya se hablaba de que se iría para Pinar del Río. Se me adelantaron. Pero no estuvimos tan equivocados con Tamayo, después lo llamaron al Cuba contra los americanos. No tenía confianza en ningún otro que quedaba, así que decidí remar con lo que teníamos».

-¿Cuándo se arma el equipo? ¿Sorpresas?

«Entre el siete y 12 de septiembre debe armarse. Hemos realizado un buen entrenamiento, aceptable y con pocas afectaciones. Los que están aquí han dado el 100%. De la nómina final no puedo hablar mucho, hay cuestiones internas y de otras índoles que afectarán seguramente, pero eso todavía no está decidido. Nos hemos reunido, y de los 40 que quedarán, tenemos 43 así que pedimos una prórroga para seguir con ese número hasta el corte final. Por ahora adelanto que el compromiso con el pueblo es lo que mantiene».

Puede ser el último año de Moré frente al timón de los pentacampeones de la pelota cubana. Otros territorios como Granma o Camagüey lo han solicitado, decidió concluir su ciclo en el equipo de sus ilusiones y sinsabores. Hay amores que matan, se podría concluir.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.