De cuando Huelga se convirtió en el Héroe de Cartagena

A 47 años de la muerte del estelar lanzador José Antonio Huelga, recordamos una de sus grandes hazañas, que le valió para ser denominado el Héroe de Cartagena.

Jose Antonio Huelga fue elegido entre los 100 mejores deportistas del país. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 1246

El año 1970 fue de intensas emociones beisboleras con el IX Campeonato Nacional, la Serie de los Diez Millones, los triunfos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ciudad Panamá, en el certamen de exhibición de la Universiada de Turín y en el VI Mundial Juvenil.

Pero lo mejor estaba por venir en el XVIII Campeonato Mundial, con asiento a partir del 18 de noviembre en las ciudades colombianas de Cartagena y Barranquilla, donde participaron 12 equipos; hecho que recordamos este domingo 4 de julio, al cumplirse 47 años de la trágica desaparición física de José Antonio Huelga Ordaz, víctima de un lamentable accidente de tránsito.

Para la magna confrontación beisbolera en la que iba por retener el título logrado un año atrás en Quisqueya, Cuba, con Servio Borges sentado nuevamente en el puesto de mando, reunió un team con todos los ingredientes para hacer realidad el propósito.

Huelga fue uno de los principales lanzadores en los tres títulos obtenidos por el equipo de Azucareros. (Foto: Periódico  Juventud Rebelde)

Gaspar Legón, el derecho de Esmeralda, abrió la senda victoriosa de los cubanos, al doblegar a Canadá, 12 a 0, el 20 de noviembre.

Luego, el conjunto siguió transitando cómodamente con éxitos de Manuel Hurtado a costa de Puerto Rico (10 a 0), Santiago Mederos frente a República Dominicana (11 a 1), Oscarito Romero ante Italia (9 a 1) y Emilio Salgado contra Holanda (10 a 1).

Posteriormente Legón alcanzó el segundo de sus tres éxitos en la cita, al dominar a Venezuela (8 a 1) y Oscarito Romero superó a Antillas Holandesas (7 a 0).

Hasta ese momento la novena cubana era la única invicta del torneo, con 7 y 0, pues los estadounidenses habían sido frenados en su sexta presentación por el puertorriqueño José A. González (3 a 2).

Pero en su octava aparición, el 28 de noviembre de 1970, los pupilos de Servio Borges sufrieron su único fracaso en el certamen, contra el norteamericano Burt Carlton Hooton, quien contuvo la ofensiva cubana que se había mostrado indetenible en los siete choques iniciales.

Después de 30 años sin poder doblegar a las representaciones del Verde Caimán en torneos planetarios, Estados Unidos salió triunfante frente a los defensores del cetro (3 a 1 y no 3 a 0 como aparece registrado en la Guía oficial de béisbol de 1970). Hooton no toleró indiscutibles, aunque sí una carrera en el final del sexto capítulo, cuando Rigoberto Rosique se embasó por error del inicialista, el lanzador norteamericano cometió un wild que provocó su avance a la intermedia, y a continuación Félix Isasi conectó roletazo por territorio del torpedero Gregori Gromek, y Rosique siguió todo el tiempo para la goma.

Hubo una polémica jugada en el octavo, al entrar en circulación Wilfredo Sánchez por un supuesto hit por el cuadro, pero en definitiva le borraron el aparente sencillo al Gamo de Jovellanos y le acreditaron error al paracortos Gromek.

El propio Hooton reconoció posteriormente en entrevista a un semanario colombiano que el batazo de Wilfredo sobre el cual le anotaron una pifia al torpedero había sido hit.

Este serpentinero derecho, nacido el 7 de febrero de 1950, ingresó en las Grandes Ligas en junio de 1971. Se mantuvo en la Gran Carpa durante 15 temporadas, en las que sumó 151 triunfos y 136 fracasos.

Tras el descalabro ante Estados Unidos, los brazos de Salgado, Legón y Hurtado se encargaron de encontrar la ruta ganadora de los cubanos al salir triunfantes en ese orden contra Guatemala (4 a 0), Nicaragua (10 a 0) y Colombia (6 a 0).

Portada del libro Huelga Estrella Fugaz, del autor de este artículo, Ediciones Luminarias.

Los estadounidenses tampoco tuvieron zancadillas en la recta final, y así se produjo un abrazo en la cima entre ambos planteles con balance de 10 y 1, por lo que hubo necesidad de efectuar un play off de tres juegos a ganar dos, para decidir el título del campeonato. José Antonio Huelga y Burt Hooton resultaron las designaciones de sus respectivos mentores para el desafío inicial, el 2 de diciembre en el estadio 11 de Noviembre, de Cartagena. 

Los cubanos fabricaron una en el capítulo de apertura, en las velocísimas piernas de Wilfredo Sánchez; pero en el cierre del cuarto, el tercer bate John Grubb igualó el marcador, al botarle la pelota al inolvidable serpentinero espirituano.

A partir de ese momento se sucedieron los ceros en la pizarra hasta que en el onceno acto Cuba fabricó las dos anotaciones que le permitieron dar el primer golpe (3 a 1). Con un out, Lázaro Pérez disparó cañonazo y Vicente Díaz corrió por él en primera; Ramón Hechavarría de emergente por Tony González recibió base por bolas, entonces Servio Borges, tal como hizo en Dominicana 69 con el Curro Pérez, dejó batear a Huelga, quien rompió el empate con sencillo al bosque izquierdo. La puntilla la clavó Wilfredo Sánchez con inatrapable a la pradera central.

En la mitad final del onceno, Huelga retiró por la vía de los strikes a Sam Ewing y David Roberts, cuarto y quinto bates, respectivamente, con sus ponches 12 y 13, para sellar el importante primer triunfo.

Tras su colosal faena, declaró que se sentía algo cansado, pero que si su brazo hacía falta nuevamente para trabajar, echaría el resto en cada lanzamiento. El brazo hizo falta, y 48 horas después volvió a la carga frente a Estados Unidos para asegurar la victoria en el memorable play off.

Dos estelares zurdos, Santiago Changa Mederos y Richard Troedson fueron los iniciadores del choque que resultaría decisivo.

Apenas un out pudo sacar el norteamericano, quien saltó del box luego de tolerar cuatro carreras en el mismo primer inning. Tampoco Changa se mantuvo mucho tiempo en la lomita, explotó en el tercero, luego de permitir dos anotaciones. Su relevo Manuel Hurtado caminó hasta el quinto, cuando los estadounidenses se acercaron, 4 a 3 y llenaron las bases.

Servio no lo pensó dos veces y llamó a Huelga, que sacó el out que faltaba para impedir el empate, y en el final de esa entrada Cuba rubricó su quinta y última carrera frente a los envíos del relevista Michael Caldwell.

Entretanto, Huelga en cuatro capítulos y un tercio de actuación limitó el gasto ofensivo de la tanda rival a un solitario incogible de Sam Ewing con dos outs en el octavo.

El noveno lo terminó con paso chévere, pues retiró al inicialista John Walthan en roletazo, al emergente Roger Schmuck en foul fly y cerró con broche de oro sirviéndole un ponche a William Stearn. De esta manera concretó su segundo triunfo (5 a 3) ante los norteamericanos, con solo un día de asueto, para darle a Cuba su décimo título mundial en el béisbol.

Si el héroe en Quisqueya fue Curro Pérez, en condiciones similares José Antonio Huelga rememoró lo ocurrido antes, en 1969. Así, el 4 de diciembre de 1970, a la pelota cubana le había nacido otro héroe, el Héroe de Cartagena, como lo catalogó el líder histórico de nuestra Revolución, Fidel Castro Ruz.

Fidel, Huelga (al centro) y el mánager Servio Borges (a la derecha). (Foto: Periódico Juventud Rebelde)

XVIII Campeonato Mundial, Colombia 1970:

Lázaro Pérez Agramonte, Ramón Hechavarría Yate, Felipe Sarduy Carrillo, Agustín Marquetti Moinelo, Félix Isasi Mestre, Urbano González Basanta, Antonio González Ferrer, Rodolfo Puente Zamora, Vicente Díaz Martínez, Armando Capiró Laferté, Raúl Reyes Barbón, Fermín Laffita Pelipiche, Rigoberto Rosique Gía, Wilfredo Sánchez González, José Antonio Huelga Ordaz, Santiago Mederos Iglesias, Gaspar Legón López, Manuel Hurtado González, Oscar Romero Albert, Emilio Salgado Quesada. Director: Servio Tulio Borges Suárez.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Orlando Alvarez Nuñez

    Que clase de lanzador, que valentía y decisión de este gigante, era muy pequeño pero recuerdo está final contra EE.UU y la otra contra Mineros donde su labor fue fenomenal y fundamental para q Azucareros quedara campeón.

    • Mayito-Tomas

      Que equipo, y en Cuba quedaban jugadores para hacer por lo menos dos equipos más.

  • Carlos Anibal

    BN. Este articulo es una joya de enseñanza. No descubro nada si digo que era otro beisbol y para mi gusto, el que prefiero. Ahora solo es un recuerdo. Yo tuve la oportunidad de ver a Huelga, y se lo agradesco a macho colas. He referido aqui el episodio y no abuso repitiendolo. Lanzador guapo, retador como vinent, tiene el mejor pcl de los historicos. Un dia conversando con un segundo o tercer ss de industriales, me confeso que nunca le pudo conectar por que tenia una " bola pesada" . El juego que describe magistralmente Osvaldo no pude oirlo, pues tenia examen de Calculo III, me perdi un juego historico, igual pienso, como el quisqueya que si lo segui completo. A Huelga se le recuerda por el ponche a Urbano en un juego de estrella en record de extrainning. Ponchar a Urbano era una proeza. Felix Julio recrea un duelo entre shanga y huelga, como antitesis ambos de disfrutar la vida pero identicos en la voluntad y empeño en ganar y en el fin tragico que tuvieron.
    Sobre aquel beisbol : el abridor debia trabajar hasta el final, abria o relevaba, se le exigia efectividad. Todo lo cumplia Huelga.
    20 jugadores solamente y si se usaba el emergente y el cambio. 6 lanzadores, pero todos estelares. Y en el equipo no estan todas las figuras, pero todos los que estan lo eran. Huelga tiro completo 11 innin y 2 dias despues releva.
    Servio tuvo suerte porque era audas. Hizo jugadas que no eran convencionales y le salieron casi siempre bien. A su favor, peloteros como Huelga que lo entregaban todo. Gracias periodista por este recuerdo

    • Pedro Nolasco

      Efectivamente, era otro beisbol, otro espíritu, otro c....orazón.
      Osvaldo, al narrar, no mencionó jugadores, habló de verdaderos leones: Lázaro, Echevarría, Wilfredo, pero sus brazos y sus piernas eran como los de hoy; quizás con menos formación académica, menos medicina deportiva y menos atenciones porque vivían en los Estadios y viajaban en guaguas checas. Pero parece que la magia estaba en ponerse de verdad el uniforme y apretarse el cinturón.
      Punto a parte para ServioBorges, parece un niño en la foto del artículo, pero le apodaron el Magovy realmente hzo magi, asesorado por Natilla Jiménez y buenos coachs. Magia que duró .hasta que lo fueron subiendo y lo sentaron tras el fatídico buró con un cargo de Jefe de Todos los Deportes con Pelota.
      Cuando dejó de pisar el terremp perdió la magia. ! Si, eran otros tiempos!
      Nota: Ese año yo tambien era estudiante: Ingenieria Civil por CPT.