Juantorena con el corazón

El 29 de julio de 1976, al imponerse en la vuelta al óvalo, el cubano Alberto Juantorena consumó una de las más grandes hazañas en la historia de las Olimpiadas.

Juantorena, autor de un doblete único en la historia de las Olimpiadas. (Foto: Tomada de Internet
Visto: 507

El tiempo pasa tan rápido que me parece que fue ayer cuando disfrutamos una hazaña inédita en la historia de los Juegos Olímpicos, protagonizada por el cubano Alberto Juantorena.

La proeza se consumó un día como hoy, hace 45 años, al imponerse en la vuelta al óvalo en la Olimpiada de Montreal 1976,  triunfo que le permitió al santiaguero entrar en la historia al ganar los 400 y 800 metros planos en una misma cita estival

En aquella época se consideraba a los 400 metros planos como la última carrera de la velocidad y los 800 como la primera de medio fondo.

Por su manera de correr, lo llamaban El Elegante de las pistas. (Foto: Toma del Internet)

Los que disfrutamos al ver al Elegante de las Pistas entrar primero a la meta aquel 25 de julio de 1976, escuchamos también una narración inolvidable con aquella voz inconfundible del desaparecido Héctor Rodríguez, exclamando: «¡Ahí viene Juantorena con el corazón!, ¡Juantorena!, ¡Juantorena!...»

Al principio muchos no estaban de acuerdo con que Juantorena corriera los 800 metros, por el poco tiempo que llevaba desempeñándose en esa distancia, incluso el propio Juantorena no estaba de acuerdo.

En las eliminatorias el santiaguero registró 1 minuto, 47 segundos y 15 centésimas. Un día más tarde en la semifinal registró 1.45.88 y en la final estableció récord mundial, con 1.43.50, que además de ser primacía del orbe, fue también la primera medalla de Cuba en la Olimpiada de Montreal y el primer título para el atletismo cubano en toda la historia de las citas estivales.

Todavía no se habían acabado las emociones, cuando Juantorena salió a competir en los 400 metros planos y en la primera eliminatoria entró en el tercer lugar con 47 segundos y 89 centésimas. Ese mismo día entra segundo en la serie 2 con 45,92.

Tras el descanso del 27 de julio, entró primero en una de las semifinales, con 45.10 y el 29 de julio conquistó la presea dorada, con tiempo de 44.26, que unido a su desempeño en el relevo largo 4X400, lo llevó a correr nueve veces en la confrontación deportiva más importante del planeta.

De esa manera, el 29 de julio, hace este jueves 45 años, Alberto Juantorena entró en la historia como el único corredor que en una misma Olimpiada ha triunfado en 400 y 800 metros planos.

La hazaña de Juantorena llamó tanto la atención de los expertos que la Asociación Internacional de la Prensa Deportiva (AIPS) lo consideró en 1976 y 1977, el mejor del mundo.

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Petrona Peña

    A mediados y finales de los años 80 recuerdo que lo asociaban con una propuesta de los estudiantes universitarios para renunciar al estipendio estudiantil.
    Si alguien me puede aclarar la duda lo voy a agradecer porque el alzheimer me hace confundir acontecimientos.