Pelota, Patrimonio Cultural de la Nación

Este martes, 19 de octubre, la pelota, el más popular de los deportes en Cuba, será proclamada Patrimonio Cultural de la Nación, en el  estadio Palmar de Junco.

Equipo Cuba, segundo lugar en el primer Clásico Mundial de Béisbol.
En 2006, Cuba alistó a sus mejores peloteros de la serie nacional de béisbol para enfrentar el mayor reto de su historia hasta ese momento: el primer Clásico Mundial, donde ocupó la segunda posición. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 2150

La pelota, el más popular de los deportes en Cuba, forma parte de nuestra identidad, se refleja prácticamente en todas las manifestaciones artísticas del país e, incluso, en el hablar cotidiano. Y, aunque no atraviesa por su mejor momento, cuántas alegrías nos ha proporcionado en más de un siglo en todos los niveles y en diferentes plazas en Cuba, los Estados Unidos, Asia y Latinoamérica.

Por eso aplaudo la idea de que este 19 de octubre, en el vetusto estadio yumurino Palmar de Junco, sea proclamada Patrimonio Cultural de la Nación.

Estadio Palmar del Junco.
Estadio Palmar del Junco. (Foto: Tomada de la edición digital del periódico Trabajadores)

El reconocido periodista ya desaparecido, Elio Menéndez, escribió en una ocasión: «La pelota en Cuba es una síntesis de talento natural y ganas de brindar un espectáculo. No puede decirse que es solo un deporte, es la prolongación cultural de un país, es lo que no perdonaría la gente que no tuviéramos».

Difícilmente exista un cubano que no haya acudido a una frase beisbolera en determinado momento. Cuando alguien come demasiado, es posible que le digan: «Oiga, usted es cuarto bate». Desaprobar un examen significa «poncharse»; si alguien es sorprendido en una situación embarazosa, a ese «lo cogieron fuera de base»; y  si llegas a una casa de improvisto, tal vez exclamen: «Este cayó de fly».

Cuando a usted lo ponen en una disyuntiva difícil de decidir, está «en tres y dos», frase que da título a una película de Rolando Díaz, producida por el ICAIC en 1985. En mis tiempos de estudiante, si  por alguna razón un profesor sustituía a otro para impartir la clase ese día, se afirmaba que estaba de «emergente».

.
Martín Dihigo, pelotero cubano.
Martín Dihigo, el Inmortal. (Foto: Tomada de Internet)

Grandes exponentes de la literatura cubana no estuvieron ajenos a la pelota. Nicolás Guillén, nuestro Poeta Nacional; Alejo Carpentier, Roberto Fernández Retamar, Rubén Martínez Villena, Carilda Oliver, José Lezama Lima y Leonardo Padura, para no hacer más larga la lista, abordaron el tema en poesía o prosa.

Nicolás Guillén, Poeta Nacional de Cuba.
En la obra de Nicolás Guillén hay varias alusiones al béisbol, como en la antológica Elegía por Martín Dihigo. (Foto: Tomada de Internet)

En la obra de Nicolás Guillén hay varias alusiones a la pelota, como en la antológica Elegía por Martín Dihigo, con aquellos versos dedicados a la muerte de uno de sus ídolos: «Con la fuerte cabeza reclinada / en su guante de pitcher va Dihigo. / El rostro de ceniza (la muerte de los negros) / y los ojos cerrados persiguiendo / una blanca pelota, ya la última».

En la colección Obra Poética (Tomo II), Guillén ofrece un extenso poema que titula Deportes, en el cual escribe: «Niño, jugué al béisbol. / Amé a Rubén Darío, es cierto, / con sus violetas rosas / sobre todas las cosas. /  Él fue mi rey, mi sol./ Pero allá en lo más alto de mi sueño / un sitio puro y verde guardé siempre / para Méndez, el pitcher —mi otro dueño».

Roberto Fernández Retamar en su poema Pío tai, rinde un  homenaje al deporte nacional, publicado en la revista Cuba, en 1966. Se trata de una declaración de afecto de su generación a todo el béisbol anterior a la Revolución.

En sus versos menciona a figuras de la pelota cubana: «Quilla» Valdés, «Mosquito» Ordeñana, «el Guajiro» Conrado Marrero, «Cocaína» García, «la Montaña Guantanamera, Roberto Ortiz, «Natilla» Jiménez, «Jiquí» Moreno, Adolfo Luque, Miguel Ángel González, Armando Marsans; José de La Caridad Méndez, «el Diamante Negro»; el inmortal Martín Dihigo y también al árbitro Amado Maestri.

Carilda Oliver señaló que aunque el tiempo no le alcanzaba para escuchar la pelota, en algunas ocasiones se ponía al día del campeonato. Contó el narrador matancero Pancho Soriano que en la temporada de 2012-2013, cuando Villa Clara y los Cocodrilos de Matanzas iban a discutir el cetro, la poetisa lo llamó por teléfono y le dijo: «Oiga, parece que este año lo de Matanzas va en serio».

El béisbol estuvo presente en la historia patria. Más de una veintena de peloteros mambises cambiaron los bates y pelotas por los machetes y fusiles para irse a la manigua.  Carlos Maciá Padrón, quien llegó a alcanzar los grados de coronel, fue el  protagonista del primer juego sin jits ni carreras en la historia de la pelota cubana, hazaña que rubricó frente a  los Carmelitas del Fe, 38 carreras a cero, el 13 de febrero de 1887.

Carlos Marciá, pelotero y mambí cubano.
Carlos Maciá, quien llegó a alcanzar los grados de coronel fue el autor del primer juego sin jits ni carreras en la historia de la pelota cubana. (Foto: Tomada de Internet)
Emilio Sabourín, pelotero y mambí cubano.
Sabourín afirmó en una ocasión: «Los deberes de la patria son inseparables de un buen atleta». (Foto: Tomada de Internet)

Ricardo Cabaleiro, uno de los mambises exaltados al Salón de la Fama del Béisbol Cubano, combatió a las órdenes de Antonio Maceo, alcanzó el grado de capitán y en febrero de 1892 conectó tres jonrones en un juego.

Entre los altos oficiales del ejército mambí, el general Juan Bruno Zayas sentía preferencia por la pelota. De esa predilección hay una anécdota de cuando estudiaba el bachillerato.

Un grupo de amigos de la juventud pretendía organizar un club de béisbol y para ello decidieron ponerle nombre al conjunto. Juan Bruno sugiere e insiste que se le ponga por nombre «Cuba». Los muchachos le preguntan el porqué y él respondió: «Por el vital motivo de que solo así habrá ocasión de gritar en las mismas barbas de los españoles: ¡Viva Cuba!».

Figura emblemática de esa época es Emilio Sabourín, participante en el conocido juego celebrado en el Palmar de Junco, el 27 de diciembre de 1874. Sabourín fue acusado por sus ideas y enviado a La Cabaña a cumplir presidio. Más tarde, junto a un centenar de patriotas cubanos —entre ellos el insigne Juan Gualberto Gómez—, es trasladado al Castillo del Hacho, cárcel enclavada en Ceuta, África, donde enfermó de los pulmones y murió en julio de 1897.

En un artículo dedicado a la memoria del patriota-pelotero, escribió Juan Gualberto Gómez el 16 de octubre de 1918: «Más que todo, me dejó el convencimiento de que había amado entrañablemente y acaso por igual, estas tres cosas: el béisbol, su familia y la patria».

Se han publicado 8 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Alex

    Es lamentable, por los cubanos revolucionarios y aficionados al béisbol de nuestra patria, qué esté como está........,.es muy lamentable ojalá lo rescaten jugando series nacionales de 90 juegos y selectiva de 42 juegos, vamos a ser favorecidos todos, ojalá Jesús Torriente el pitcher matancero qué en un evento internacional le ganó 2 veces seguidas a los EU, eso no lo ha echo otro pitcher en Cuba?? Y hasta los directivos del deporte en Matanzas lo tienen olvidado y no es ahora por la Pandemia hace mucho tiempo atrás???? Es una falta de respeto a ese lanzador, viva el Palmar de Junco? Gracias

  • Carlos Anibal

    Buenas Noches. Muy buena reseña hace Osvaldo sobre los lazos del beisbol y la cultura, en su amplia acepcion que incluye valores patrios. Yo tengo tres cosas en el tintero.
    Una es que en epocas recientes, tambien peloteros estuvieron vinculados a la defensa de nuestra revolucion y nuestra Patria. Me viene a la mente ese gigante que fue Owen Blandino.
    La segunda es que hay una fuerza adicional ahora para tener en la provincia un museo, salon o como deba llamarse de la historia de nuestro beisbol, historia hecha por peloteros y que no debemos dejar que desaparesca.
    Lo tercero es que antes de la proeza de Torriente de ganarle 2 veces a un equipo fuerte como el de EEUU, Modesto Verdura en Sau Pablo lo logro. Y quizas en los topes cuando el beisbol proffesional nuestro hacia juegos contra equipos. De grandes ligas, pudo pasar, pero de ese beisbol no conozco nada.

    • Gerardo Machado Rodríguez

      Buenos días a todos los foristas, aclarando a Alex y coincidiendo con Carlos Anibal, hasta donde conozco, el primer lanzador en ganarle a un equipo de Estados Unidos en dos ocasiones en un mismo campeonato, como dice Carlos Anibal fué Modesto Verdura en los panamericanos de Sao Paulo en 1963, después en 1967 en los panamericanos de Canadá, como dice Alex, Jesús Chucho Torriente los derrotó dos veces y el último en hacerlo fué José Antonio Huelga en el mundial de Cartagena en 1970, en ese campeonato como se conoce Huelga derrotó al equipo americano en el primer juego del Playoff a Bort Huston en doce entradas 3 x 1 y 48 horas después en el segundo juego que abrió Santiago Changa Mederos, relevó a Manuel Hurtado, que había relevado a su vez a Changa y ganó 5 carreras por 3, de niño oí ese juego y recuerdo, según los narradores que había llovido mucho y para secar el terreno y jugar regaron gasolina y le prendieron fuego, en ese juego, si mal no recuerdo Wilfredo Sánchez, Rigoberto Rosique y Félix Isasi tocaron la bola y se envasaron y Armando Capiró conectó doblete, estoy abusando de la memoria, tal vez si Osvaldo se motiva y así lo entiende, pudiera ahondar más en el tema y si he cometido alguna pifia, por favor rectificarla, la hazaña de Huelga desde mi modesta opinión es una, si no la más grande realizada por un lanzador cubano, por algo nuestro comandante en jefe lo bautizó como el héroe de Cartagena, saludos para todos los forista.

    • Pedro Nolasco

      Me uno a los elogios que hacen Uds al articulo de Osvaldo. Sin pecar de provincialista, es mucho mas sustancioso que lo que he oido hasta ahora alrededor sobre lo hecho en el Palmar de Junco.

  • PEDRO LUIS BOFILL PÉREZ

    Bnas tardes, excelente reseña de Osvaldo refutando magistralmente tantas opiniones tristes, nacidas de la espiral gris que sacude la actualidad de nuestro pasatiempo nacional, para demostrar la esencia de esta proclamación.
    Saludos.

  • Carlos Anibal

    BN. Una vez mas coincido con Gerardo en su valoracion de Huelga. He narrado ya aqui esta anecdota, pero aprovecho mis casi 70 para repetirla como algo natural. Siendo alumno de Macho Colas en la UC Marta Abreu, el conjunto de las villas fue a entrenar al terreno de la universidad y coincidian las dos actividades en tiempo y espacio. Macho nos agrupo en un momento y nos llamo la atencion sobre un "NOVATO" que iba a realizar su practica de pitcheo ( se bateaba ) y repetia fijense en ese novato, que del se va hablar mucho despues. Huelga ya desde novato era un fuera de serie. Ademas de la hombrada que narra Gerardo, juego que me perdi, por estar cursando ingenieria que requeria mucho estudio, yo recuerdo un ponche a Urbano en un juego a extrinning, como en el 19. Ponchar a Urbano era mas dificil que a Cepeda en sus mejores tiempos.
    Y si las narraciones de Felix Juliio son exactas, hasta en resacas despiadadas lanzaba juegos de leyenda.De los grandes es el de pcl mas bajo, y este es un indice mas del lanzador que del equipo.
    Este ejemplo muestra la necesidad de nuestra (s) sala de historias del beisbol, con el tiempo se pierde parte de la historia patrimonial.

    • Osvaldo Rojas Garay

      Saludos Carlos Aníbal, tengo escrito un libro sobre José Antonio Huelga, pero debido a que este año no se celebró la feria del libro, debido a la Covid , no pudo ser presentado, aunque el año pasado se hizo una presentación en La Habana y otra en Sancti Spíritus. En el libro escribí algunas cosas de las que usted menciona.

    • Pedro Nolasco

      Aprovecho lo dicho por Carlos Anibal para preguntar sobre Macho Colas.
      Para los que no vivieron aquellos primeros años de Series Nacionales les cuento que Reinaldo Díaz (a) por sobre nombre Macho Colas era ya un pelotero hecho que se integró a los primeros equipos y trajo su experiencia y su desempeño inteligewnte y pimentoso.
      Jugaba las posiciones del cuadro y era un bateador ligero y de tacto. También fue Director Técnico y a la vez jugador del equipo de Santa Clara .
      Durante muchos años fue profesor y entrenador en el SEDER de la Universidad Central donde se hizo querer por todos en virtud de sus conocimientos y su buen caracter.
      Si no ha fallecido, debe andar por los 90 años. Si alguien sabe de él, por favor que aporte esa informacion.
      Saludos