A la moda, pero con respeto

Una gorra protege su frente del sol y aprisiona el cabello natural con mechas californianas; la camiseta top cubre parcialmente el pecho, y unos tenis Converse piden —como se dice— azúcar para que el short cachetero baje y cubra, al menos, las nalgas.

Visto: 1546

Sin duda, Meily apuesta por una moda de toques modernos e irreverentes, propios de sus 17 años. Mas, los minipantalones —antes pequeños y ajustados para resaltar piernas y muslos— aparecen ahora más holgados, hechos de mezclilla, algodón, nailon o licra, pero siempre dejando parte de los glúteos al descubierto.

Su estilo fresco no es específicamente para la playa o la piscina. Lo usa mientras recorre el parque Vidal, va a Coppelia o asiste a Educación Física en la escuela. Al hospital no la dejaron entrar hace unos días por su falta de pudor. La madre protestó muy ofendida, pues la prenda de su hija le había costado todo un salario.

«Es lo que se usa», esgrimen; «son cómodos y no dan calor», pero realmente rozan el mal gusto y la insensatez. Cada cual elige cómo cubrir su cuerpo, mas, subastar la carne en pos de miradas indiscretas nunca debe ser una opción.

«Lo que no se exhibe, no se vende», dicen algunas. ¿Y acaso somos animales sacrificados para vendernos por piezas?

La belleza y la dignidad no han de sucumbir ante la moda —ojalá fugaz—, que denota arencia espiritual y falta de seguridad. Se trata de ser consecuentes y dejar la desnudez para un completo goce físico y descubridor entre las sábanas.

«La elegancia del vestido, la grande y verdadera, está en la altivez y fortaleza del alma», escribió Martí, y es que realmente el exhibicionismo mata la virtud y nos ofrece vulgares.

No se trata de renunciar a la coquetería, a ser arriesgadas y divertidas, pero cada espacio tiene sus normas de vestir, que no deben ser transgredidas.

Tampoco implica dejar de usar los shorts tan cómodos y acordes con nuestro clima, sino cubrir con ellos parcialmente las piernas, usarlos a más de una cuarta debajo de la cintura, dejarle un poco más de «trabajo» a la imaginación.

Nos toca —sin feminismos ni extremos— seguir luchando por defender nuestra posición en una sociedad todavía machista. Para ello, debemos valorarnos por nuestras cualidades espirituales, no descuidar lo externo ni dar pie a la falta de respeto, al piropo pasado de tono y a la insolencia.

La buena educación en el vestir debe inculcarse desde la cuna y fomentarse en cada centro educacional, para aprender, desde niñas, a darnos con respeto a los ojos de todos. Solo así podremos disfrutar, al máximo, de amor, sensualidad, erotismo y belleza.

Se han publicado 7 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Guillermo

    Ya no soy tan joven, aunque todavia miro, y es cierto que me gusta imaginar, descubrir siempre es apasionante cuando ocurre en su momento, ya no hago piropos, es que no sé cómo se hacen los piropos de hoy en una sociedad cada vez más práctica y hasta mercantil en algunas ocasiones, aunque sé que muchas veces la moda se dicta como norma social y que por ella somos juzgados, también sé, por ser hombre, tener 3 hijas y por la experiencia, que muchas veces la moda genera miradas no para apreciar la belleza de la prenda o la figura que la viste, sino con intenciones lascivas, defiendo también que nada da derecho a ser ofensivo ni a mostrar comportamientos vulgares con las féminas, pero creo que lo que sucede hoy, es una tendencia que desgraciadamente hemos creado nosotros mismos, la defensa de los derechos inalienables de las mujeres nunca será suficiente, y es cierto que aún la sociedad nuestra es machista y que falta mucho por hacer, pero exhibir el cuerpo no te hace más valiosa o valioso, no condeno para nada la forma de vestir de cada quien, pero si creo que en ocasiones es necesaria moderación, afirmo que de alguna forma somos responsables por que no logro olvidar una anecdota que ahora comparto; en una ocasión fui a un lugar; "de cuyo nombre no quiero acordarme", a hacer un trámite de rutina y en la puerta un cartel prohibía "la entrada en shores, camisetas y chanqletas", lo pongo literal , tal como estaba en el cartel, vestía yo una bermuda de mezclilla por debajo de las rodillas, un pullover y unas sandalias, no eran "shores, camisetas y chanqletas", sin embargo no me dejaron entrar, entendí y cuando ya me disponía a retirarme llegó una muchacha con un short; no tan corto como el del artículo, pero muy por encima de las rodillas, una de esas blusitas de tirantes y una chancleticas "Dupé", no sé si es así como se escribe, y para mi sorpresa entró "como perro por su casa", le pregunté a quien me bloqueo el paso; una mujer, y la respuesta fue tajante; ella es mujer, evidentemente eso lo sabía, lo que no sabía, ya que no le decía en el cartel, que la prohibición era sólo para hombres.

  • Julio Cesar Mazo Castellon

    Buenas tengan todos los Civerlectores del periodico, al igual que ustedes me sorprende la falta de "pudor femenino" de la juventud cubana, no solo es realidad la mala actitud frente a las modas, sino la escaza comprencion de las personas cuando no denotan el lugar, ni el momento para usar una prenda de vestir correctamente, soy casado hace 8 años y tengo 23 años, podran imaginarse lo demas, pero no me hace menos critico cuando a la hora de decirle a mi esposa -"no te descubras tanto que todos te miran y luego deviene las deificultades en la calle ok"...vivo a diario con la tematica en cuestion muy particularmente, y nunca me canso de criticar esa forma de vestir del cubano tipico(por favor, cubano no define generro en este caso). no es menos cierto como dice el subcriptor anterior Guillermo que aunque critique, señores hay que mirar porque uno siempre como "varon" lo hace, estoy ciendo lo mas franco y realista posible para que no ocurran malos entendidos, no es malo para nada decirle algo agradable, hasta chistoso, pero sin rondar tan siquiera la falta de respeto ni la insolencia como cita la señorita Meily en su comentario, pero sin dudas Cuba necesita un cambio radical en la moda, porque vivamos en un pais tropical no significa que handemos de arriba para abajo semidesnudos.

  • Alex

    Soy de los que piensa que por vestirse de esa forma no las dejen entrar a muchos lugares públicos por respeto pero hasta cuándo el machismo y en Santa Clara más nadie tiene derecho a difamar de una joven por su forma de vestir ni a faltarle el respeto cada ser humano es dueño de si mismo y se viste como le guste y no debe ser juzgado por eso y vuelvo a repetir hay muchos lugares a los que no podrán entrar de acuerdo pero caminar por nuestras calles nada tiene de malo abajo el machismo que tanto daño hace y ha hecho a nuestra sociedad hasta el punto de ver a hombres golpear en plena calle de Santa Clara a indefensas mujeres y nadie hacer nada creo eso es peor que ponerse una blusita descotada sin nada abajo y un short bien corto.

    • Julio Cesar Mazo Castellon

      Buenas tengan todos, Alex, no es cuestion de "MACHISMO", porque tambien existe el "FEMINISMO" o sea la contraparte a esa conducta de status sicologica de "machismo", eso explica que sin darte cuenta en tu comentario y me disculpas, estas ciendo "feminista" que es igual o peor que ser machista, porque tanto que reclaman y se olvidan de que tambien lo hacen, por supuesto el feminismo es mas tolerable por una sociedad nacional que conoce mas de futbol soccer y basseball que de otras cosas, es una conducta psicologica que por demas esta igual o casi igual de mal que el machsimo lo que por los años impresederos de nuestra humanidad el "hombre" siempre ha sido el mas criticado por su apariencia grotesca y de trabajo , las mujeres no tanto porque desde que tengo memoria he sabido que las mujeres son sencibles, hasta para cambios tan poco suceptibles como cambiar una silla de lugar.P or cierto Alex sin molestarte mas el feminismo es un conjunto heterogéneo de movimientos políticos, culturales, económicos y sociales que tienen como objetivo la liberación de la mujer y reivindicación de los derechos de las mujeres, así como cuestionar la dominación y la violencia de los varones sobre las mujeres y la asignación de roles sociales según el género.La influencia del feminismo ha conseguido cambios en ámbitos como el voto femenino, la igualdad ante la ley o los derechos reproductivos, entre muchos otros. En su vertiente intelectual, la teoría feminista también ha influenciado la teoría crítica, dando lugar a los estudios de género, así como a subdisciplinas de ciencias sociales y de estudios de las ciencias naturales, pero el llamado "machismo" realmente es una expresión derivada de la palabra macho, definido como aquella actitud o manera de pensar de quien sostiene que el varón es por naturaleza superior a la mujer.El machismo es una ideología que engloba el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a promover la negación de la mujer como sujeto indiferentemente de la cultura, tradición, folclore o contexto.[cita requerida] Para referirse a tal negación del sujeto, existen distintas variantes que dependen del ámbito que se refiera, algunos son familiares (estructuras familiares patriarcales, es decir dominación masculina), sexuales (promoción de la inferioridad de la sexualidad femenina como sujeto pasivo o negación del deseo femenino), económicas (infravaloración de la actividad laboral, trabajadoras de segunda fila), legislativas (no representación de la mujer en las leyes y por tanto, no legitimación de su condición de ciudadanas, leyes que no promuevan la protección de la mujer ni sus necesidades), intelectuales (inferioridad en inteligencia, en capacidad matemática, en capacidad objetiva, en lógica, en análisis y tratada como astucia, maldad, subjetiva, poco coeficiente intelectual), anatómicas (poca importancia al parto, poco papel en la reproductividad biológica), lingüísticas (no representación de la mujer en el lenguaje), históricas (ocultación de mujeres importantes dentro de la historia de la humanidad), culturales (representación de la mujer en los medios de comunicación como un cuerpo haciendo de ella misma un objeto en vez de un ser humano, espectaculación), académicas (poca importancia a estudios de género, no reconocimiento de la importancia del tocado feminismo), etc.Algunos críticos consideran también machismo la discriminación contra otros grupos sociales, como en el caso de varones homosexuales, como no "masculino".Esto podría considerarse como una actitud misógina ya que implica un rechazo de todo aquello que no sea lo considerado masculino.Una definición de algunos movimientos feministas lo define como "el conjunto de actitudes y prácticas aprendidas sexistas llevadas a cabo en pro del mantenimiento de órdenes sociales en que las mujeres son sometidas o discriminadas".[2] Se considera el machismo como causante principal de comportamientos heterosexistas u homofóbicos.[cita requerida] Aquella conducta permea distintos niveles de la sociedad desde la niñez temprana hasta la adultez con iniciaciones de fraternidades y otras presiones de los llamados grupos. También existe una rica tradición literaria que prolifera la imagen machista mediante el desdén o maltrato de las mujeres como en las diversas obras del tema de Don Juan Tenorio.En América Latina hay autores que identifican el machismo con la "otra cara del marianismo".No obstante todo lo anterior, es de señalar que en la cultura náhuatl la expresión Macho (que no tiene nada que ver este uso con la derivación del latín "mascŭlus" y del significado de la palabra macho en español), quiere decir, traducido al castellano, ejemplar, es decir, digno de ser imitado, de allí que en México se preste a confusión el uso de aquella palabra si no va acompañada de mayores precisiones. La etimología de la palabra macho en castellano proviene del latín "mascŭlus" y es un diminutivo que se aplicaba a los cachorros de sexo masculino. En latín vulgar, este diminutivo se convirtió en masclu, "mascŭlus", que tenía el sentido de ‘pequeño macho’ o ‘machito’ en el español de hoy.Alex mi posicion frente al "machismo es la misma que la tuya, pero no pude evitar decir esto.

    • Miguel

      Saludos a todos: No coincido con Alexis, para estar al a moda no hay que vestir como muchos jóvenes, se hace hasta desagradable a la vista, ver niñas de tan solo 10 o 12 años vestidas con un chors más que corto y una blusa que enseña todas sus partes. Lo que atrae y emociona de las mujeres es precisamente aquello que no es perceptible a la vista, debemos dar paso a la imaginación y poder descubrir todo lo bello de la mujer, mientras que con un chors corto y una blusa corta toda la emoción se echa por la borda

  • Mendive

    ¿Cuál es el límite de la degradación humana? ¿Puede una mujer exigir respeto si lleva sus nalgas al aire? ¿Qué valor tiene aquello que decía Martí: "... la falta de honor o pudor es siempre detestable, pero en la mujer que creemos urna y hogar natural de ellas es abominable… "? no hay ni habrá cultura en el mundo que pueda justificar semejante inmoralidad. Y que se sepa me gustan tantos las mujeres como al que más. Saludos

  • José David

    Creo que el respeto va siempre de la mano de la modestia y la sencillez. cuando una persona va por las calles enseñando sus atributos personales, (Y, creánme, no siempre muy agradables que digamos), está dejando de ser sencillo y modesto, por tanto incita al irrespeto. Ya no puedo peinar ni las canas, por que el cabello casi no existe, pero en mi juventud disfruté plenamente del erotismo de una moda provocadora pero para nada obsena y puedo aegurarles eran emociones muy intensas, en cuanto la imaginación nos hacía volar. Así mismo se exigía respeto en el vestir en aquellos lugares que lo ameritarna de acuero con su objeto social.