Cantarle una nana al consumidor

Respetar al consumidor, su derecho a reclamar, es respetar el dinero del pueblo, su trabajo y sacrificio...

Visto: 4806

«Derechos y deberes de los consumidores», así aparece en carteles nuevos y brillosos colocados en las puertas de casi todos los establecimientos comerciales, y luego, remarcados los acápites de la Resolución no. 54 del 2018 del Ministerio del Comercio Interior (Mincin). Ello sin descartar alguna imagen promocional que cierra con broche de oro el anuncio.

Sin embargo, ni Juan ni Pedro ni Laura ni Margarita —ni la gran mayoría de mis entrevistados para este comentario— sabían que recientemente fueron aprobadas nuevas regulaciones para asegurar sus derechos. «¿Siiií?, pues todo sigue igual», me exponían entre dudosos y alarmados.
¡Sigue todo igual...! ¿Rara? conclusión a la que llegaron quienes contestaron siguiendo el hilo de mis interrogantes e insinuaciones, que no perseguían otro fin que «calentar» el ambiente y motivar sus respuestas poniendo —con cierta ironía— el dedo sobre la llaga: ¿Le tratan amablemente en cualquier lugar y momento? ¿Recibe los productos congelados con excelente calidad? Por supuesto, siempre le colocan en bolsas de nailon lo comprado para que no tenga que llevarse los artículos en las manos…

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)

Y por teoría de las probabilidades de un reportero que se respete, enfilé mi grabadora sobre un par de clientes apurados, varias mujeres que no acostumbran salir de compras y un señor que, según me dijo, «nunca había recibido maltratos».

Luego de algunas otras preguntas «adicionales», los entrevistados me demostraron lo que ya suponía, sin sondeos exhaustivos ni planificados: la desprotección al consumidor está patentada, mucho más que las nuevas normativas.

Falta de higiene en las dos hamburgueseras ubicadas en los alrededores del parque Vidal, desabastecimiento generalizado en las shoppings, ausencia de trato amable al cliente en otras entidades, imposibilidad —por h o por b— para probar equipos eléctricos, particularmente lámparas y/o tubos de luz fría.

Me pareció justo —y oportuno, además—, buscar la contraparte teniendo en cuenta que, una vez publicado, la avalancha de reproches no se haría esperar. Revisé entonces los libros de quejas y sugerencias. Mas, una sorpresa me esperaba.

Muchos de ellos estaban vacíos o empolvados. En otros tantos yacían nobles observaciones escritas un año atrás. Por ejemplo: «es inhumano para los trabajadores y clientes que haya calor». Pero lo que más llamó mi atención fueron aquellos libros donde pululaban elogios, tales como «extraordinario servicio», «intachable equipo de trabajo», «abundante surtido», «agradecida enormemente», etc.

Contradictoria calificación la de esos clientes, que me figuro —con toda la suspicacia del mundo— hayan tenido, como compradores, más de un par de desencuentros.

Sí, que tire la primera piedra el cubano que no se haya disgustado con el incumplimiento de los horarios de servicios, el que no haya sido engañado con el gramaje de su cuota mensual. ¿Quién no se ha sentido vulnerado en los guardabolsos, en su mayoría pequeños y siempre abarrotados? ¿Cómo reaccionar cuando pagamos los servicios de Etecsa en moneda dura, y estos no tienen la calidad requerida? ¿Cuánto se dilatan los trámites burocráticos en bufetes y notarías, aun sabiendo que en los contratos se fijan plazos máximos? La lista resulta interminable.

Tragamos decepciones como mansas palomas o, exaltados, arremetemos contra quien no tiene la culpa. Por otro lado, cuando algunos «valientes» se disponen a luchar por la «causa» en los momentos y lugares apropiados, terminan declinando, derrotados por el burocratismo. Así, nada más parecido al forcejeo entre comprador y vendedor sobre una cuerda floja, que casi siempre se rompe por el lado más débil.

Estas situaciones de desprotección al consumidor no son privativas del sector estatal, pues ocurren en los negocios por cuenta propia, que no quedan al margen. Ellos también han de cumplir estrictamente las regulaciones establecidas.

No me preocupa que en Cuba, en estos momentos, no exista una ley que ampare al consumidor. Las autoridades del Mincin, junto con otros organismos estatales, trabajan en su confección desde hace varios años, y tal vez en cualquier momento vea la luz. En cambio, sí me inquieta la psicología de nuestra gente, que ha plantado en el ideario popular falsos mitos en torno a sus derechos.

Temo a las dudas y vacilaciones del ciudadano a la hora de hacer valer sus criterios, al miedo a la palabra, a la autocensura, porque «al final tengo que morir comprando aquí mismo».
Ningún cambio será tangible en el día a día del cubano si convertimos las obligaciones para con nosotros en letra muerta.

Respetar al consumidor, su derecho a reclamar, es respetar el dinero del pueblo, su trabajo y sacrificio, que son muchos. En la medida de que así sea, seremos buenos servidores, buenos comerciantes, y lo que es mejor, excelentes personas. Es absurdo dejar que el cartel nuevo y brilloso, a sabiendas de la pura fachada, nos «cante» una nana de autocomplacencia que ya sabemos de memoria.

Se han publicado 17 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • ulises 31

    Periodista,te invito a que visites la division tecnologica de cimex de villa clara e indagues sobre la suerte de los talleres de garantia de sagua la grande y caibarien los cuales estan siendo desactivados lentamente sin los directivos darse cuenta que han afectado dos regiones economicas importantes ademas de afectar directamente a sus trabajadores,la idea era para ahorrar combustibles y dietas pero ahora los tecnicos hacen el trabajo desde la cabecera provincial generando mas gasto de combustible y por consiguiente ahora son dos dietas por tecnico,porque salen tarde para regresar tarde y asi se otorgan dos.. los tecnicos de esos talleres tambien tienen familias que mantener.

  • Jim

    Periodista buen comentario..en cualquier parte de este mundo usted compra un equipo electrico.un tubo de lampara o cualquier otro equipo y ustef le dan un recibo el cual puede cambiar e incluso le dan el dinero si lo decean.eso es normal.pero en cuba se pierde ese respeto al consumidor .gracias .

  • yo

    vayan al mercando de oferta y demanda de Buenviaje, y vera al descaro precios puestos en la tablilla, bueno si los tiene de frente porque algunos lo ponen donde no se puede ver, pero bueno es por gusto tambien, si la tablilla dice 3.00 y ellos lo venden a 6.00, ademas sumele el maltrato si no esta de acuerdo con el pesaje o porque la mercancia esta en mal estado, y el maltrato viniendo ademas de una mujer que son la mayoria de los que venden, pero disculpando la palabra al referirme a una mujer pero son fieras, INSPECTORES, grupo de personas que no hacen nada por protegernos, a no ser que venga alguien con los pantalones o sayas bien puestas y los ponga a correr, sino ... por gusto
    y en los Pilongos ya estan tomando las lecciones a pesar de estar la policia y los inspectores, que rapido aprendieron !!!!!

  • José David

    Mi estimada Yinet:
    La (des)protección al cliente es una asignatura pendiente en Cuba casi desde que tengo uso de razón. Y soy lo suficientemente viejo para que me duela bastante. Primero tenemos que resolver el gran problema: que las personas sean realmente responsable de aquello que hacen, deshacen o destruyen, ¿Cuantas personas han ocasionado con sus acciones grandes pérdidas y tan frescas? Mientras impere la impunidad, las regulaciones serán letra muerta. Luego, la santa burocracia (!Cómo recuerdo ese clásico del cine cubano "La muerte de un burócrata"!). El nuestro es el único país, hasta donde tengo conocimiento, donde primero pago y luego consumo: Cuando pago la hamburguesa no me queda mas remedio que comerla, sirva o no, de lo contrario solo he botado mi dinero.
    No obstante, agradezco estos cometarios tuyos: Son al menos una forma de luchar contra estos males y de calentar situaciones para motivar a otros a echarse la adarga al hombro.

  • Johan

    Es como empujar la roca de Sisifo, querida Yinet.

  • yo

    como dijo la diputada villaclareña en una sesion del parlamento, se instruyó la 54 para la proteccion al consumidor pero quien la hace cumplir, fue por gusto, se gasto tiempo y energias

  • Elixer

    Muy bueno tu comentario,y quiero ser optimista y pensar que eso un dia se va acabar,pero es muy difícil,si usted es engañado por lo general no hay un jefe o algún inspector a quien reclamar y otra causa que no podemos tapar es la corrupción generalizada que existe

  • yo

    ayer 23-12 mercado de oferta y demanda en Buenviaje, pense comprar guayabas jajaj mire la tablilla 2.50 la libra, no obstante por experiencia le pregunte a la vendedora y me dijo a 8.00 la libra, a 2.50 es la podrida, como le dije a una sra que estaba mirando la tablilla, ni se moleste en mirarla que los precios son los que ellos te dicen.
    entonces para que esta la famosa Resolución no. 54 del 2018 del Ministerio del Comercio Interior (Mincin)???? donde estan los inspectores???
    por favor alguien que de respuesta, !!!

  • Lector

    Una vez más muchas gracias Yinet por tan valiosos puntos de vistas y sin tapujos. Eres excelente periodista. Sigue así!!!

  • Deibys

    El sábado 22 en el Mercado El ladrillito, de Placetas, las personas que estaban desde el dia anterior no alcanzaron carne de cerdo, por la simple razón de que salía por detrás, las personas llamaban al administrador que sabiamos que estaba pero que no salió. Entonces si el administrador no nos protege ¿QUIËN? Estamos en un braco a la deriba

  • Luis manuel Rodríguez matos

    Bueno yo quiero decir y preguntar si la resolución 54 está vigente para la cadena de tiendas Panamericana hoy llamada cadena de tiendas,Sime porque yo vengo planteando deses mayo del 2018 un problema que ya no se si llamarlo problema o es cotidiano ducha problemática la,falta,de bolsas de Nailon las llamadas ja ja en dicha tienda en bejucal mayabeque la tienda Panamericana, a la entrada,del pueblo de bejucal la,falta de bola a es reiterativo y muchas veces hay que llevarse el producto en la mano o en una caja de cartón y digo donde,está la protección al consumidor en dicha tienda,? La resolución 54 es inmune para dichos funcionarios de dicha,cadena en bejucal espero algún día el pueblo de bejucal puede abrace sus,producto a casa en una bolsa Nailon y podamos decir ya no somos maltratado en dicha,entidad Saludos y espero se,resuelta la problemática en dicho pueblo .

    • yinet

      Querido lector, por supuesto que las nuevas regulaciones están vigentes, o al menos debieran estarlo, en cada rincón de nuestro país. Incluso, los trabajadores por cuenta propia debieran regirse por estas leyes. Mas lamentablemente, otro gallo canta, como decimos al buen cubano. Debemos exigir lo que por derecho nos corresponde a través de los diferentes canales. Que el cansancio no nos frene. Saludos para usted.

  • pepe

    por ejemplo Calabazar d sagua te propone la tabla de información la carne de Puerco a 16 pesos libra luego al pagar el vendedor te pide 30 pesos (todo es la fachada y el estado lo sabe es lo mas jodido

  • yo

    mercado de oferta y demanda 6 de enero 2019, muy bien surtidos pero, donde pusieron las tablillas de los precios!!!!!!!! una sola y casi no se veia, los precios por las nubes, los inspectores bien con sus uniformes amarillo CONVERSANDO , sin otro comentario
    los pilongos cerrados, una calle llena de tarimas lleno de bicicletas y motos, tanto que criticaron el sandino y ayer lo retomaron.
    quizas algun dia el gobierno de SantaClara, el MINCIN y no se cuantos organismos mas se dignen a darle respuesta al pueblo,

  • Victor Barbaro

    Buenos días he leído vuestro artículo muy interesante,saludos de España felices fiestas.

  • Guillermo

    Yinet como siempre, excelente artículo, valiente y sin palabras rebuscadas, las preguntas que debemos hacernos todos son: ¿dónde están las autoridades políticas, adminitrativas y de Orden interior?, ¿comprarán en los mismos centros que el resto del pueblo?, mi segunda pregunta se debe a que "no deben conocer lo que pasa", y aunque no lo creo, sería la única forma de justificar tanta ineptitud y tanto desprecio por el sentir nuestro.

    • yinet

      Gracias, Guillermo, siempre al tanto de nuestros comentarios. Nuestras preguntas son las mismas que las suyas, lamentablemente. Insistir, insistir, insistir. Me figuro que algún día veremos los frutos, por el bien de todos los cubanos. Saludos a usted.