«Dime»

El fenómeno de los malos tratos en el sector gastronómico, y de los servicios en general, aún se sufre dentro de la sociedad cubana actual.

Visto: 449

Mi estómago pedía a gritos algún refrigerio, cuando divisé un pequeño establecimiento de comida rápida con sus ofertas en una tablilla. Un hombre ya recibía los servicios de una joven dependienta, cuya belleza quedaba opacada bajo una seriedad de espanto.

Luego de servirle al cliente fijó sus ojos en mí, y a rajatabla espetó un seco y frío: «Dime». No supe qué decirle. Las ganas de comer se me desaparecieron por unos segundos ante aquel desabrido «saludo» que me amargó, de cierta forma, el comienzo del día.

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)

«¡Buenos días!», le respondí mirando directo a sus ojos, para ver si rectificaba su falta de educación y mejoraba el trato. No resultó. Su «Dime» lo tenía tan arraigado que no atinaba otro modo de acercarse a los clientes.

Ella no es la primera persona que he conocido con la mala costumbre de recibir a los usuarios con el susodicho imperativo. Es como un mal hábito extendido entre algunos trabajadores de los servicios que, al parecer, se les dificulta sobremanera saludar formalmente.

Hay usuarios que alegan no molestarles ese «recibimiento», pues lo más importante debe ser los alimentos bien elaborado. Buen estómago hay que tener para disfrutar con gusto un manjar después de un tratamiento tan amargo.

El fenómeno de los malos tratos en el sector gastronómico, y de los servicios en general, no es nuevo. Sin embargo, no debe verse como algo normal pues sería aceptar la pésima atención cual si fuera una tradición popular. Al contrario, debería de erradicarse como al mosquito Aedes Aegypti.

En ese «Dime» de la muchacha no solo se aprecia su mala educación y total desconocimiento de cómo tratar a un cliente; también, alerta sobre la marcada pérdida de valores humanos que ha venido sufriendo la sociedad cubana de un tiempo a la actualidad.

Las causas que llevan al comportamiento de la joven dependiente pueden ser diversas, pero sin dudas en ello incide sobremanera el papel de su familia, con el apoyo de la escuela y la comunidad. ¿Quién o quiénes fallaron?

Por otra parte, ¿acaso el administrador, gerente o dueño del local donde la susodicha trabaja no la exigido con más ahínco cómo debe tratar a la clientela? Nadie sabe. Tal vez, al mismo responsable del local le interese reclamarle más por la venta y el dinero, que por la buena atención.

La cuestión no radica en buscar responsables por el errático comportamiento de la joven, si no de tratar de educar a nuestros niños y jóvenes con amor, respeto y el buen ejemplo.

«Dime», insistió la muchacha con más cara de pocos amigos. La miré nuevamente a los ojos, y con el esbozo de una sonrisa le contesté: «¡Sí, tengo mucho que decirle, pero por ahora solo deme un pan con tortilla, si es tan amable, por favor».

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • SaraL

    Y que nadie piense que solo pasa en los establecimientos estatales, en los particulares tambien, y con bastante frecuencia, a veces hasta delante del dueño. y que me dicen de los que de tan amables que son te tratan de mi vida, mi amor, mi cariño como si te conocieran de toda la vida?

  • yo

    oiga cuando ud entra a un establecimiento a comer algo y la cra o cro te recibe con un buen dia, que ud desea, se come hasta una hamburguesa fria, jaja bueno es un decir claro, pero es asi.

  • Danai

    Coincido completamente con el periodista y los comentarios. Es extraordinario que cuando alguna dependiente, o incluso cualquier persona que brinda servicio al público, te trata adecuadamente, de una forma agradable uno se siente sorprendido, cuando esa debería ser la generalidad. Y lo peor es que ya no criticamos esta situación de frente al problema porque en la mayoría de los casos no se resuelve ni por los directivos ni por la persona en cuestión que debería tomar conciencia de su maltrato.

    • Joseph

      Buenos dias .coincido con usted francis en su articulo.estan perdidos completamente esos valores .y que me dice usted de los buenos dias.gracias.estuve en el parkview frente al parque vidal con mi flia y estuve por 10 minutos con la puerta abierta paso cinco personas y nadie me dio las gracias.solo la sexta una anciana entrada en cana me dio los buenos dias y gracias senor .pero le explique a mi flia mas jovenes la perdidas de esa costumbres que son esenciales en toda sociedad.gracias