Siempre por más

El calendario señala 12 meses de senderos espinosos y cuesta arriba, de encrucijadas escabrosas, pero no infranqueables si aunamos esfuerzos.

Visto: 4305

El 2019 será un año de peliagudos dilemas económicos durante el cual la prudencia, el ahorro y la planificación efectiva de los gastos deberán regir nuestras inversiones, tanto dentro del hogar como a nivel de país.

Estamos llamados a «no gastar más de lo que ingresemos y no asumir compromisos que no podemos honrar. Asimismo, detener y solucionar la cadena de impagos», según declaraciones del Presidente cubano.

Ilustración de Alfredo Martirena sobre desarrollo económico.
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Así transcurrirá un año de pujanza colectiva que nos pondrá a prueba pese a los posibles déficits; mas, la escasez de productos básicos no devendrá inconveniente que nos quite por mucho tiempo el sueño.

La gestión gubernamental se orientará «con mayor ímpetu a la exigencia de la calidad en los servicios y a evitar que sus insuficiencias provoquen molestias e irritación a la población».

Claro, ello dependerá de un gigantesco acopio de esfuerzos, de cambios de perspectiva para tajar la burocracia y los caducos modos de ser y hacer, que estancan el desempeño de los principales actores económicos.

«Necesitamos una actitud más proactiva, inteligente y concreta de los dirigentes impulsando —no trabando ni demorando— soluciones seguras y particulares a los problemas, con la búsqueda continua e intensa de respuestas ágiles y eficientes», reafirmó Díaz-Canel.

Nos corresponde, desde cada puesto de trabajo, aportar más, ser efectivos, rentables, innovadores, oportunos generadores de soluciones para invertir solo en lo necesario.

Pero los retos no derivarán solo del ámbito económico; 2018 será un precedente que quedará en la historia como un año de férreas demostraciones de continuidad y consenso. ¿Ruptura en nuestro país?, solo de los dogmas, formalismos y las arbitrariedades, de eso no queda duda.

Festejamos este Primero de Enero el aniversario 60 del triunfo de la Revolución, y con esa misma efervescencia asumiremos un febrero de referendo y reafirmación popular, un mes con sabor a democracia,  inclusión y dignidad.

A las urnas nos moverá una nueva constitución al estilo de los hombres y mujeres del siglo xxi, una carta magna, refrendada y perfeccionada por millones de cubanos, que generará leyes de desarrollo a su imagen tan avanzada y contemporánea.

El calendario señala 12 meses de senderos espinosos y cuesta arriba, de encrucijadas escabrosas, pero no infranqueables si aunamos esfuerzos, convocamos al intercambio moral, material e intelectual. «Escuchar, argumentar, aclarar, destrabar y solucionar problemas; atender quejas, incomprensiones y desaciertos», constituirá tarea prioritaria.

El restablecimiento de la credibilidad financiera, la creación de las bases de una economía sustentable, la consagración política y revolucionaria serán la máxima de los muchos y colectivos esfuerzos. Somos Cuba, y este 2019 seguiremos siempre por más.

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Osmany De Armas Matienzo

    Un tema muy polémico, digno para debatir más profundamente. En la actualidad el trabajador común pasa mucho trabajo para llevar un plato de comida a la mesa de su familia, mientras otros viven en la abundancia sin ni siquiera aportar una gota de sudor por nuestra economía., y esto lo saben las maximas autoridades del país. No creo que nada cambie para el 2019 en este sentido. Todos o en su inmensa mayoría aunque estemos llamados a hacer lo que nos toca en nuestro puesto de trabajo, vemos como a pesar de nuestros esfuerzos todo sigue igual. y esto trae desaliento y falta de motivación.

  • Guillermo

    Hace poco comenté algo sobre este artículo y no fue publicado, como no tenía contenido ofensivo debo pensar que no se envío bien, me referí a la realidad de un nuevo año duro y aseguré que sería mucho más duro para los que trabajamos vinculados al estado, ya que un grupo de personas que trabajan por cuenta propia de seguro tendrán menos dificultades y otros que no trabajan en ningún lugar y no tienen dificultades alguna, pero lo que más enfaticé es en la cantidad de personas con cargos estatales como gerentes o directores de algo que según su salario deberían pasar igual penurias que el resto de sus subordinados y de los que; sin embargo, se ven con bastante frecuencia fotos en las redes disfrutando de un grupo de opciones en hoteles y similares a las que la mayoría de quienes trabajamos no podemos acceder y lo más triste sucede a ojos de todos, sin que nadie pregunte nada, me parece que en alguna oportunidad se habló de acabar con las gratuidades, pero ¿sería para todos?, y creo que deban ser gratuidades, por que de lo contrario; ¿de dónde sacan el dinero?. Espero que en esta oportunidad mi comentario sea bien enviado.