Los tornillos que le faltan a la «Diana»

Combatir las indisciplinas sociales asociadas a los ómnibus urbanos resulta un imperativo para preservar los vehículos y garantizar el imprescindible servicio.    

Visto: 4593

Julio Díaz Sánchez, trabajador de la Facultad de Construcciones de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, asiduo lector de Vanguardia que viaja con frecuencia en la ruta 3 hasta esa casa de altos estudios, me comentaba —vía correo electrónico— cómo en una de sus travesías centró la atención en la cantidad de tornillos que le faltaban al ómnibus Diana en que viajaba.

Se trataba del carro identificado con el número 4020, con chapa 207729. En la parte trasera le habían usurpado 12 de los 32 tornillos que traía de fábrica, empleados en el sostén de barandas y asientos; una evidencia más de las indisciplinas sociales que  todavía se observan nuestra sociedad.

Ante este y otros sucesos asociados a sustracciones indebidas en las rutas que circulan por Santa Clara, me dirigí a la Unidad Empresarial de Base (UEB) Ómnibus Urbanos para indagar sobre estos hechos que atentan contra el buen estado de dichos vehículos puestos a disposición del pueblo.

En el intercambio con trabajadores de esa entidad salieron a relucir algunos problemas —por suerte, no generalizadas— que a diario ellos tienen que enfrentar en sus recorridos hacia una u otra parte de la urbe, para evitar que se afecte el buen estado técnico de los carros, pues estos garantizan su sustento y tienen gran importancia en la transportación de pasajeros.

caricatura
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Remberto Delgado Guirola, chofer de la ruta 3, mostró su preocupación por las peripecias de algunos ciclistas para  apoderarse de las chapas, quién sabe con qué propósito, cuando el ómnibus está en movimiento. Una maniobra peligrosa no siempre detectada por los conductores, y que pudiera traer consigo un lamentable accidente de tránsito.

En el caso de los tornillos —insistió el conductor—, los hurtan porque son de acero inoxidable y resultan altamente codiciados en el mercado negro.

También la usuaria Belkys Gómez Delgado se refirió a otra indisciplina no menos preocupante, de la que fue testigo.

Relató que un día en que se encontraba viajando en la ruta 200, un grupo de personas pasadas de tragos irrumpieron en la guagua con un equipo de música a todo volumen. Y por mucho que el chofer pidió colaboración, los sujetos respondieron con risas y palabras obscenas, como si la guagua fuera de su propiedad.

Precisó Belkys que existen otros espacios para escuchar la música a altos decibeles, sin molestar a otros que no desean oírla. 

Otros hechos repudiables tienen que ver con el robo de focos, que en cierto momento ocurrió en algunos de estos ómnibus, y con el rayado de paredes y asientos, lo cual afecta su estética, entre otras irregularidades que conducen al paro de los equipos por tiempo indefinido ante el déficit de piezas de repuesto que sustituyan las usurpadas. Es decir, un vehículo menos para asumir la ardua tarea del transporte urbano.

María Victoria Solís, otra trabajadora de la UEB Ómnibus Urbanos, insiste que ante indisciplinas de conductores —como la recogida excesiva de pasajeros, que provoca la rotura de puertas y quejas de la población— aplican medidas disciplinarias a quienes violan el reglamento establecido, pues aun cuando todos los pasajeros tienen premura en trasladarse, se impone el cuidado de los equipos.

Apelar a la conciencia de cada cual y tomar partido cuanto ante nuestros ojos se destruye lo que tanto cuesta al Estado para mantener este servicio, resulta un imperativo, mucho más en estos momentos en que el país transita por una difícil coyuntura económica.

Proteger las guaguas Dianas constituye un deber ciudadano, pues aun cuando el número de vehículos disponibles que circulan por las calles no cubre todas las necesidades, contar con ellas alivia la situación de los miles de santaclareños que a diario se trasladan dentro de la capital villaclareña y su entorno. 

 (MANDO COMENTARIO GRÁFICO DE MARTIRENA POR EL CORREOWEB)

  

 

Se han publicado 8 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • yo

    el cubano se ha convertido en un destructor nato, por suerte solo son algunos, pero que si afectan a la mayoria, por eso, ya que no hay quien le ponga coto a esto, porque esos que lo hacen no son capaces de cuidar nada, ya que el estado vuelve y vuelve a invertir y no les afecta, tendremos que viajar en cuartones solo con puertas y de todo de hierro, como los animales, si alguien le pusiera multas fuertes a estos que rompen la propiedad que el estado pone en sus manos para su bienestar, pero bien fuertes que se lo sientan...ya sabemos donde/.... seguro no lo vuelven a hacer.

  • meryrf

    Mano dura con la delincuencia de Santa Clara, a los que le pagan por actuar por favor tomen las medidas con los implicados. No permitamos más indisciplinas sociales en nuestra ciudad. Llegó la hora de poner orden. Hay necesidad imperiosa de cuidar los recursos del estado, Cuba lo necesita.

  • Carlos

    Constantemente estamos viendo casos de este tipo,sabemos que nuestro pais se desgasta por todas las vias existentes, educar, enseñar, persuadir... que nuestra sociedad cumpla con lo que esta establecido, lo hacemos por todos los medios masivos de comunicacion, la escuela... y las indisciplinas graves continuan en todas partes, el pueblo las puede enfrentar, pero el infractor muchas veces no ve autoridad en estos, entonces es cuando tienen que entrar en funcion la P.N.R, los inspectores con fortaleza en el brazo, pero donde estan , que no se ven a ninguna hora, y es para que esten de forma permanente en las calles, ya que se dice que son los que cuidan nuestra tranquilidad ciudadana. Hay que comenzar aplicar las leyles con rigor. Cuando se decomise un equipo de musica que lo ponen en un omnibus y se le imponga una multa elevada, todo ira cambiando, cuando se llame a contar a todos aquellos que estan haciendo indisciplinas en las calles a cualquier hora, los resultados seran otros.LA DISCIPLINA MUCHAS VECES HAY QUE IMPONRLA.

    • yo

      Carlos, yo soy futurista igual que tu, igual que los santaclareños que queremos ver nuestra ciudad bonita y que todo funcione lo mejor posible, pero el gobierno de la provincia e instituciones que puden lograrlo al parecer no les interesa mucho, ahora veo que tambien empalizaron la antigua tienda artex frente a la famosa jugueteria-museo, la ciudad de las empalizadas jajajja y de carretones,
      las guaguas que es el tema que nos ocupa que las estan destruyendo personas inescrupulosas que por falta de otras personas que deben velar por que estas personas impunemente hagan lo que les da la gana con lo que el estado pone a su disposcion, si hubiera mano dura con todas estas personas otro gallo cantaria,

  • Danay Leiva

    Es lamentable en verdad presenciar estas indisciplinas sociales o actos de vandalismos que atentan contra los recursos de nuestro país cuyo único objetivo es el logro de la satisfacción cuidadana.Cada ómnibus que se encuentra a disposición del pueblo le cuesta al país miles de dólares, es por ello que pienso que las máximas autoridades deben tomar las medidas correspondientes a tal situación en aras de mantener las conquistas logradas por esta revolución y para que los pobladores de nuestra cuidad (Santa Clara) puedan contar con el servicio que presta la Empresa de Transporte en óptimas condiciones como se merece el pueblo.

  • juanLopez

    Muy buen artículo. Solo falta mencionar que algunos de los tornillos que les faltan a las Diana son por las modificaciones que le hacen los propios choferes, por ejemplo, la Diana 4060 tiene varias modificaciones que afectan la comodidad del usuario y hasta su seguridad pues le falta la baranda en la puerta trasera. Esa baranda se la quitaron para ponerla como puerta que bloquea los dos asientos que están al lado del chofer. (dogi, el asiento, porque de los dos que debe tener tiene solo uno).

  • pirilampo

    ya todos esos problemas se resolvieron

    • Jose Alberto

      Para combatir las indisciplinas sociales, primero hay que combatir las Administrativas que permiten y recontrapermiten y no actuan, esta demostrado que la Disciplina se logra con el llamado de: A dios rogando y con el maso dando, dejemonos de tanta permisidad y empecemos a actuar que la delincuencia esta acabando con la propiedad social, seguimos con los llamados a la accion pero los que tiene que actuar parece que son sordos, mudos y ciegos.
      Jose Alberto