Autoabastecimiento, con todos y para todos

Para bajar los precios y llevar al caldero una comida sana hay que aumentar la producción; y para ello el autoabastecimiento local constituye la carta de triunfo y la posibilidad de contribuir todos, desde nuestro pedacito

Claudia Yera Jaime
Visto: 4570

Llevar comida a la mesa deviene una de las principales preocupaciones del cubano que se enfrenta, en múltiples ocasiones, a mercados desabastecidos y cae en el desconcierto y la especulación.

Pero la solución de la tensa situación alimentaria no está en el acaparamiento ni en las campañitas desacreditantes; para recoger hay que sembrar, de ahí que impere explotar al máximo las tierras, producir y proveer con agilidad los puestos de expendio de viandas, granos, frutas y hortalizas.

La tarea demanda el trabajo mancomunado de los polos productivos y del sector cooperativo y campesino, y requiere «además de recursos materiales y financieros, organización, voluntad, inteligencia y el entendimiento de todos los participantes, unido a la integralidad en los análisis para planificar de manera local una producción continua, diversificada, con calidad y suficiente para satisfacer las necesidades de la población», asegura Yanisbel Sánchez Rodríguez, directora general del Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical.

Se trata de fortalecer el programa de autoabastecimiento local en cada municipio: el objetivo supremo es lograr la entrega de 30 libras percápitas mensuales a partir del resultado de las cosechas propias de cada territorio, mas para lograrlo queda un arduo camino por andar. De momento a Acopio, empresa encargada de rectorar el acarreo, le corresponde lograr un acertado encadenamiento productivo para que cada villaclareño tenga a su disposición los alimentos que precise.

Importancia vital, para hacer realidad estos propósitos, tiene el programa de la agricultura familiar que fomenta el trabajo socialmente útil y el aporte a partir de la producción desde los patios y áreas cercanas al hogar.

Sobran razones para impulsar el autoabastecimiento: si se tienen los cultivos en la demarcación municipal no se necesita destinar grandes cantidades de combustible a trasladarlos, e incluso hay lugares  en los que se pueden abastecer los puestos de venta, o llegar a los de acarreo mediante la tracción animal.

Además, se evitará el maltrato, por transporte, de los alimentos y estos llegarán a manos del cliente con mayor frescura y calidad; contribuyendo a disminuir las insatisfacciones por la no correspondencia de la calidad con los precios y la irregularidad y demora de los ciclos de distribución.

En la meta de multiplicar las producciones acercarse a quienes labran los suelos deviene también prioridad: «hay que escucharlos, conocer sus necesidades y sus potenciales productivos para eliminar brechas; aún persisten incumplimientos en las cifras contratadas, desvíos de las producciones, lo que lleva un  análisis sistemático y prontas soluciones», declara Rosendo Pérez González, funcionario del Comité Provincial del PCC que atiende la Agricultura.

Este acercamiento entre los involucrados también contribuye a que el campesino no se quede con sus producciones acarreadas, fenómeno que ha disminuido en la provincia y se debe erradicar, al igual que las deudas. «Hoy en Villa Clara están creadas todas las condiciones para que Acopio recoja y pague en tiempo las mercancías», añadió Pérez González.

Otra de las buenas nuevas del abastecimiento local es el trabajo con la agroecología en la elaboración y empleo de biofertilizantes y bioplaguicidas que se producen en el Sistema de la Agricultura, son más favorables para la salud humana y contribuyen sustancialmente a disminuir importaciones; y más cuando el país solo puede comprar de un 30 a un 35 por ciento de los químicos que urgen en los sembrados.

La provincia tiene a su favor el apoyo del INIVIT en la producción de vitroplantas y semillas para obtener cosechas de calidad y continuar el fomento de la agricultura urbana, suburbana y familiar.

Según Pérez González, Villa Clara cuenta con territorios grandes productores de determinados cultivos en los que hay un mayor déficit del resto de los alimentos; como por ejemplo Encrucijada y Ranchuelo que tienen mucha caña y granos; y el caso de Sagua la Grande, con gran nivel poblacional y poca superficie dedicada a la agricultura.

De ahí que los tres municipios estén entre los de menor cantidad de libras percápitas; por lo que requieren de una mirada priorizada por parte de las autoridades del Gobierno, el Partido y la Agricultura.

Como ve, para bajar los precios y llevar al caldero una comida sana hay que aumentar la producción; y para ello el autoabastecimiento local constituye la carta de triunfo y la posibilidad de contribuir todos, desde nuestro pedacito, al rendimiento y sostenibilidad de los cultivos y, por ende, la nación.

Se han publicado 6 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Raidel Lopez Aparicio

    Es verdad que llevar la comida supuestamente (sana), a la mesa es uno de los grandes retos y preocupaciones de los cubanos que tienen la obligacion y la responsabilidad del sustento de la familia, es como dice Pantera, el que no mantiene una familia, no sabe lo que es la vida,porque independiente le los desabastecimiento en las redes de mercado, el salario con su muy poca capacidad de compra no alcanza para satisfacer las nececidades basicas de la familia y ni hablar de los pensionados, que yo pienso , que si no tienen a alguien que los ayude, no me imagino como o en que condiciones de seguridad alimentaria subsistan el mes, es muy dificil con un salario medio de 500.00 pesos lograr alimenter adecuadamente a una familia.Segun datos aportados por la Agricultura, el 80 porciento de las producciones son del Sector Privado, que pasa con las Entidades Estatales que son los grandes tenedores de tierra, en su mayoria perdidas de marabu,si no logran ponerlas a producir es dificil llegar a las 30 libras percapitas por consumidor.
    Con relacion a este tema, quisiera abordar lo insano de todo lo que el cubano consume, ya que casi la totalidad de los productos, estan siendo madurados con quimicos que son altamente perjudiciales para la salud,pero tampoco veo a ninguna Entidad en Cuba que controle tal flegelo, y se sancione a los que infrinjan.Hasta cuando tenemos que consumir productos que hasta los cientificos planten que son dañinos, pero no hacen nada al respecto.Es muy preocupante.

    • miriela

      SI ES MUY SIERTO TE DOY LA PALABRA

  • Daniel Sanchez Gonzalez

    Las medidas que se han tomado con la distribucion de alimentos deficitarios, no van a resolver el problema, ya que nosotros los cubanos somos especialistas en colas y siempre buscaremos una alternativa para obtener varias veces las ofertas.
    Si estamos en una etapa de la economia que los alimentos escasean, que no acaban de quitar la oferta y demanda, donde el pueblo se desangra con los altos precios y en verdad estamos en un periodo especial al menos con la alimentacion, por que?, no quitan todos los alimentos de las tiendas recaudadoras de divisas y los ponen normados en las bodegas para que se reparta todo por igual y precios modicos para que de verdad lleguen a los necesitados y no pase como ahora que solo compran los que tienen mucho dinero.

  • adsum

    Hay que ver lo que hacen las CCS en Villa Clara compran productos industriales iguales a los que venden en comercio estatal y despues lo venden mucho mas baratos y obtienen muchas ganancias sin sacarlo de campo, ej compran un Galon de detegerte RINA 6.00 y los venden a 40.00 pesos mientras en la Ferreteria lo venden a 100.00, compran Sirope a peso x litro en Matanza y despues lo venden a 5 peso, y despues posiblemente compren los productos agropecuarios para cumplir el plan a particulares si sus asociados no lo tienen.

  • Carlos

    Claudia, estas tocando un tema muy sensible para la poblacion que es la alimentacion y estoy muy de acuerdo, es hora de poner los pies en la tierra y hacerla producir, somos un pais bloqueado, sin recursos financieros, entonces tenemos que utilizar nuestras alternativas y producir como producian nuestros campesinos antes y hay muy buenas experiencias lo que hace falta es voluntad. Hoy hay muchas tierras abandonadas que un tiempos atras fueron muy productivas y todo se lo achacamos al BLOQUEO y el interno, es el que mas daño nos esta haciendo,yo te invito si puedes hacer un recorrido como periodista a los centrales desactivados y vas a ver el abandono tan grande que hay, fincas de campesinos que fueron muy productivas hoy olvidadas en el tiempo, como es el caso del municipio de Cifuentes, que su economia esta en el piso pues no tiene nada, pero si tiene muy buenas tierras, ejemplo Unidad Proletaria, QUE TRISTESA LLEGAR A ESE LUGAR, solo nosotros los cubanos seremos capases de salir de esta situacion, sin tener que esperar que llegue el barco cargado de mercancia y la comida criolla que nos gusta a los cubanos si la podemos producir nosotros y utilizar la tecnica mas avanzada cuando las condiciones lo permitan en el pais.

    • milagros gomez riveros

      Eso es verdad , Cifuentes quedo muy deteriorada su economia con sus 4 centrales desactivados, apenas tiene fuente de empleo, y da lugar a que es uno de los municipio mas envejecido de la prov y del país , la Jueventud emigra para Santa Clara y otro tanto fuera de la provincia y del pais