Verano inigualable

Patricia vive el verano diferente, con igual alegría pero menos costos; mamá y papá no tienen para financiar paseos de grandes magnitudes, pero se aseguran de crearle experiencias únicas, genuinas y cubanísimas.

Visto: 520

Patricia tiene nueve años y no conoce Varadero, no tiene idea de a qué se refieren los padres de sus amigos cuando fanfarronean que al pasar el puente «es otro mundo», que la arena es blanquísima, hay muchas tiendas, un parque de diversiones y se pueden tirar fotos bajo el agua.

(Ilustración: Martirena)

Ella vive el verano diferente, con igual alegría pero menos costos; mamá y papá no tienen para financiar paseos de grandes magnitudes, pero se aseguran de crearle experiencias únicas, genuinas y cubanísimas, que hacen que cada septiembre la pequeña escriba la mejor composición de la clase.

Y es que julio y agosto invitan a tomar por cuartel la mata de guayaba y poner un columpio en la de anoncillos, proveedora de champola y manchas que los mayores descubren ante la lavadora.

A resbalar en yagua por una cuesta empinada arriesgándose a rasparse las rodillas y dar unas cuantas vueltas de carnero. A ser campeona de suiza, pon, ula ula y fútbol, mientras la abuela reprocha que es un deporte de machos.

A tomar jugo de mango, durofríos de melón y pedir harina con huevo para el almuerzo. A llenar la vieja batea y cruzar los siete mares con una espumadera como remo, ajena a si el agua del pozo está helada y puede pescar catarro.

Después de los días feriados llegarán los primos, su madre sabrá «las gallinas pelás que caben en un saco» y no parará de escuchar «tengo hambre, ¿qué hay de comer?»; mientras ellos planean el viaje al zoológico donde criticarán a los flacos animales y los compararán con el perro patero del vecino o la cría de gallos finos que les fue prometida.

También irán a Juan «Fanguito», la playa cómplice de sus «cimarronadas» con sabor a sal, la que conocen de memoria y en la que aprenden a cazar cangrejos desde que pueden caminar y blandir un palo como arma de combate.

Allí la pequeña área de baño se parece a su batea y aunque no conoce con quiénes comparten la arena, les parecen familia y les cuentan que para lograr un castillo decente tienen que llevar los materiales hacia el muro. Allí Patricia comenzó años atrás a coleccionar conchas y caracoles, y su primo mayor contrasta cada pescado que llega a los muelles con la enorme presa de Hemingway en El viejo y el mar.

Allí, en los ratos libres, ella leerá a Salgari y su Corsario Negro e invocará al Rayo desde la cámara inflable que le sirve como bote, cuando, cansada de aprender a nadar, mire a su alrededor y vea la familia reunida, feliz, chapurreando viejas historias.

En su «Fanguito» querido no hay mesas bufé pero «venden de todo», hacen las mejores pizzas marineras y ve a su papá tomarse unos bichitos que llaman ostiones; hay siempre kake para desayunar y las noches se extienden más allá de la novela.

Allí sueña con conocer a su primer novio y documenta con selfies cada verano, etapa en la que el calor y la adrenalina dan un respiro al teléfono, destinado a ser solo cronista del momento.

Ella y los suyos viven el verano sabroso, espectacular, sin preocuparse por los últimos hitos de la moda, comprar chancletas de marca ni caros bloqueadores; gorra a la diestra y enguatada al hombro cosechan fantasías de valor inigualable.

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Lilo

    Buenos veranos esos....solo hacer una corrección, la fruta correcta es mamoncillo. Saludos

  • Yokio

    Estoy muy de acuerdo contigo, Claudia. Estoy seguro de que pudiste recrear tan vívidamente esos momentos y lugares porque los has vivido. Esos son los recuerdos que perduran.