Ahorrar sin dejar de hacer

En tiempos de contingencia energética, resulta imprescindible la colaboración de todos para economizar sin renunciar al desarrollo.

Visto: 2561
Ahorro de enrgía
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Meses cálidos en pleno invierno, ajenos a las habituales temperaturas que caracterizan la actual temporada del año, obligan a hacer un mayor uso de ventiladores y aires acondicionados en el hogar, lo cual —unido a otras causas— incide, por estos días, en el incemento del consumo eléctrico en Villa Clara, en el horario de máxima demanda.

La situación se torna difícil en momentos en que el país exige ahorrar el petróleo usado en la generación eléctrica, ante el constante asedio a navieras encargadas de su traslado a Cuba. Todo ello, producto de la hostil política de los Estados Unidos contra la isla, empeñado en debilitarnos y provocar el descontento popular ante los altibajos con el combustible.

Esta situación exige trazar estrategias para no dejar de producir bienes y servicios, potenciar las exportaciones, sustituir importaciones, y continuar las inversiones en aras del desarrollo.

Aun cuando resultan de obligatorio cumplimiento las medidas que con este objetivo fueron implementadas por la máxima dirección del país, tras la tensa situación afrontada entre los meses de septiembre y octubre del 2019, el sector residencial —que consume más del 51 % de la electricidad destinada a la provincia— es el máximo responsable del incremento registrado en el segundo mes del año.

Según datos aportados por la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía (ONURE), hasta el pasado 16 de febrero, de un plan de 55 851 MWh, Villa Clara se excedió en un 2,9 %, equivalente a unas 488 toneladas de petróleo, al aumentar el consumo en el pico diurno —de 11:00 a.m. a 1:00 p.m.—, con una menor incidencia en el nocturno. Incurrieron en ello los municipios de Santo Domingo, Remedios, Placetas, Sagua la Grande y Santa Clara.

Como otra causa de los excesos, la ONURE destacó el déficit de gas licuado doméstico destinado a la población, prestación a la que se acogen más de 100 000 clientes. Tal circunstancia conlleva a hacer un mayor uso de la hornilla eléctrica para la cocción de alimentos. De estabilizarse el servicio de este combustible, la provincia economizaría unos 7 MWh diarios, en los horarios de alto consumo.

Ante el actual contexto, especialistas de Economía y Planificación, tienen la encomienda de visitar a los trabajadores no estatales —altos consumidores—, para que desplacen el proceso productivo fuera del horario pico, así como a propietarios de hostales, para incorporarlos al ahorro.

En los empeños por disminuir los excesos se han sumado los pioneros, incorporados a las patrullas clic, y representantes de organizaciones de masas del barrio, a fin de tomar conciencia sobre la urgencia de economizar, de acuerdo con las exigencias del momento.

Es importante recordar que la generación de electricidad en Cuba, procede, fundamentalmente, de la quema de combustible fósil, un recurso no renovable, aun cuando el país da pasos en el cambio de su matriz energética, a corto, mediano y largo plazos.

Cuando ocurre un sobregiro y no hay combustible para producir más electricidad y estabilizar el sistema, no queda otra alternativa que cubrir la demanda con el destinado a sectores de la economía, para que el pueblo no prescinda de ella, y evitar los molestos apagones.

Si de ahorro se trata, quedan muchas potencialidades por explotar en el hogar, entre ellas, aprovechar la luz natural, siempre que sea posible realizar las actividades domésticas fuera del pico eléctrico, así como no usar el televisor como radio, evitar abrir con frecuencia el refrigerador, encender los aires acondicionados después de las 10:00 p.m. y pasarlo a la posición de ventilador si sentimos frío.

Insiste la ONURE en que la mejor forma de saber si ahorramos en casa radica en comparar la factura eléctrica del mes en curso con la del anterior. La reducción de 3 kWh por vivienda, equivale a un litro de combustible diésel.

Una participación consciente y activa de la población en estos empeños ayudaría a reducir los gastos en que incurre el país para mantener servicios vitales, sin dejar de hacer ni renunciar a las comodidades que ofrece la electricidad, aun en tiempos de contingencia.

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Pool

    Creo que en la primera parte del artículo está bien clara la causa del aumento de consumo eléctrico en el horario de 11 am a 1 pm.
    Esa es la llamada hora de almuerzo, y coincide con la parada laboral dedicada a estos fines.
    Se analiza que debido a problemas con el gas licuado, aumenta el uso de la hornilla eléctrica en el sector residencial.
    Yo añadiría otro “problemita” peor. Debido a la ausencia de resistencias de recambio para estas hornillas eléctricas, están floreciendo de nuevo las hornillas confeccionadas con alambre de nicróm sobre base de cerámica, que son mucho menos eficientes, y casi el doble de consumidoras.
    Al desaparecer poco a poco los comedores obreros, gran parte de los trabajadores se desplaza a sus hogares para almorzar, lo cual es casi una obligación ante una gastronomía muy desmejorada en cuanto a variedades y calidad de ofertas.
    A muchos nos gusta escuchar noticias y, debido a la poca o ninguna comercialización de radios en la red de mercados, muchos tienen que acudir a la televisión para ello.
    Vayan sumando la cantidad de electricidad que se consume en demasía por todo lo que he dicho hasta ahora.
    Si ese 2,9 % por encima de los planes no se ha elevado aún más, es porque a pesar de hacer calor, muchos hogares no cuentan con ventiladores o equipos acondicionadores de aire, o el calor no es tan agotador como para recurrir al uso de estos aparatos.
    Coincido con el texto del artículo en la importancia del uso de hornillas eléctricas en este horario. Y creo que eso es la causa principal de los indicadores negativos.
    Considero que todas las medidas que se tomen para evitar este uso aumentado de dichas hornillas, harán descender de manera significativa el consumo de electricidad en ese horario.
    Porque se habla del uso de hornillas en el sector residencial, pero al falta también el gas licuado en el sector estatal, muchas unidades gastronómicas acuden al uso de hornillas -industriales y artesanales- para la cocción de sus productos. Y esto último he podido verlo con mis propios ojos.

  • Paco

    Me gusta la ilustración gráfica pero las consecuencias del apagón empresarial las van a sentir a largo plazo. Muchos recursos para los privados que no resuelven casi nada, mientras ganan mucho, sin embargo para las empresas que pueden garantizar los servicios elementales sólo el olvido con materiales, combustible, materiales de primer orden para garantizar la economía del país y poco salario para los que producen y brindan servicios.
    Así el país va en caida sin posibilidades de recuperación, ojalá alguien se ponga los espejuelos ...