¿Qué sientes?

La violencia de género ha calado profundo dentro de la sociedad en muchas partes del mundo. Con esta crónica, el autor reflexiona sobre ese fenómeno, el cual merece mayor enfrentamiento y toma de conciencia por parte de todas las personas.

(Caricatura: Alfredo Martirena)
Visto: 2113

¿Qué sientes cuándo maltratas a una mujer? Sí, te pregunto a ti, que la golpeas, le gritas a diario, la humillas y la reduces casi a nada. ¿Acaso te hace más poderoso, más implacable, se afianza tu imagen de hombre? Siento curiosidad. Jamás he maltratado a una mujer. Por favor, dime qué sientes.

Lo sé, no nos conocemos ni sé cómo piensas; pero, hablemos un poco al respecto, como iguales, de tú a tú, sin tapujos ni medias palabras. ¿Cuánto sientes al lastimarla? Quisiera saberlo porque jamás lo he hecho. No sé cómo hacerlo. Nunca he tenido ese impulso.

Tal vez de pequeño me inculcaron que a las niñas se les dan besitos y abrazos, y a las madres se las ama. Yo amé a mi madre. ¿Y tú? ¡Claro! Cómo no amar a quien te trajo al mundo. ¿Imaginas que alguien le haga daño? Por supuesto. Yo también la defendería, ¡con todas mis fuerzas!

Me parece hermoso utilizar nuestra fortaleza para defender a madres, esposa, hijas, hermanas, tías, abuelas, cuñadas, vecinas, amigas, compañeras de estudio, de trabajo, desconocidas mujeres… ¿No crees? Pero, bueno, no vine a hablar de ello. Quiero que me digas lo que sientes cuando maltratas a una mujer.

No te debe ser difícil explicármelo. Estás acostumbrado a ofenderla, insultarla, chantajearla, amenazarla, burlarte de ella, ridiculizarla, prohibirle hacer cosas, aislarla de su familia y amigos… Sí, tú mismo. ¿Por qué lo niegas? ¡Ah!, entiendo. Lo que sucede es que ves como normal la manera en que te comportas con ella.

¿Recuerdas cuando «bromeaste» diciéndole que dejara de comer, que parecía una vaca; o aquella vez, cuando le tiraste el plato al piso porque el arroz le quedó un poquito subido de sal; o el día en que sus mejores amigas fueron a buscarla para compartir juntas y les dijiste que tu mujer no podía salir, y ella pasó llorando toda la noche porque la privaste de disfrutar de un momento agradable? ¡Claro!, para ti es algo normal.

Pero, bueno, lo que me interesa: ¿Qué sientes al herirla? Realmente me mata la curiosidad, porque no sé qué sensaciones experimentas al hacerle daño a un ser tan hermoso y especial. Sí, así mismo. ¿No te has dado cuenta de que todas las mujeres son hermosas y especiales? ¡Claro que sí, hombre!

Solo obsérvalas trabajar a diario, encargarse de los muchachos, de la casa, aportar económicamente al sostén del hogar, lidiar con miles de problemas, no detenerse ante los obstáculos, cómo se preocupan por los seres que la rodean, cómo educan a los hijos, la capacidad que tienen de enfrentarse al mundo y a la vez lucir bellas, incluso sin maquillaje.

¡Ah! ¿No habías reparado en esas cualidades? Imagino. Para ti las mujeres no son como nosotros, los hombres. Pero, para mí sí. Mira, somos tan diferentes como iguales, con los mismos derechos a decidir sobre su vida, a elegir su camino, a trabajar en lo que deseen, a vestir como les agrade, a expresarse sobre cualquier tema. ¡A vivir!

¿Te imaginas si no existiesen? Debe ser terrible un mundo sin mujeres. Aunque a veces para ti ella no exista. Sí. Te he visto ignorarla, no hablarle durante varios días, dejarla con la palabra en la boca, regresar tardísimo a casa y ni siquiera un saludo cuando llegas. ¿Te das cuenta?

Bueno, olvida eso. Dime, ¿qué sientes cuando maltratas a la madre de tus hijos, a tu compañera de la vida, a la mujer que te da todo el cariño y el amor del mundo? ¿Por qué callas? Deseo saberlo, tú puedes explicármelo… ¿Cómo? ¿Vergüenza? Por favor, repítemelo… ¡Ah!, ¿que sientes vergüenza de ti mismo?

Sí. Lo sé.  Era la única respuesta que necesitaba escuchar.

Se han publicado 7 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Pedro Diego Perez Morales

    No se ha podido ver en la prensa las variedades de productos que se va vender a los mayores de 65 años pero hasta AHORA han vendido 3 productos caros con calidad pesima.
    La mortadella es sangre molida con otras sustancias poco conocidas; la masa de croquetas no es apta para la 3ra edad y hoy domingo dieron una bolsa de suero de leche que siempre se había usado para cerdos.
    Me da pena escribir sobre este tema porque pienso que él presidente no sabe nada.
    Gracias por dejarme escribir y crei que hay mano negra detrás de esto.

  • Kenia Ovara

    Hermoso! Gracias cro.

    • Francisnet Díaz

      Por nada, Kenia. Un placer y un deber.

  • Katy

    muy hermoso el mensaje, ojalá y le llegara en el fondo a todos los que al parecer nacieron de la nada porque el que valora verdaderamente a su madre no hace cosa semejante.

    • Francianet Díaz

      ¡Gracias, Katy! Ojalá todos loa hombres respetaran a las mujeres. Saludos.

  • Mary Lenia

    Francis, como siempre, me impresionas con tus escritos. Yo seguiré "pinchando" enseguida en los escritos que lleven tu nombre.

  • Alina

    Sencillamente hermoso escrito. Gracias.