Lidiar con las fuentes de información

Para quienes ejercemos el hermoso oficio del periodismo, ese constante batallar con las fuentes de información constituye uno de los retos actuales para ganar en credibilidad.

Visto: 721

Existen fuentes de información muy escurridizas. Otras, no tanto. De las primeras, sobran ejemplos. De las segundas, escasean. Llegar a todas en busca de los datos necesarios para esclarecer rumores callejeros, es uno de los retos de los periodistas en estos tiempos.

Por idiosincrasia —diría yo— el cubano siempre quiere «estar en todas». Ávido de recibir la última noticia, de saber cuanto acontece, de conocer lo más reciente, pregunta aquí y allá, y ahí mismo echa a correr cualquier «bola», o crea otra a su manera porque, según él, «cuan-do el río suena, agua trae».

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)

Ahora, por ejemplo, habla de tasas ficticias de cambio del CUC, de supuestos casos de coronavirus, de violencia policial, de alzas de precios de algunos productos en el mercado, etc. Todo un maremoto de temas que usted puede escuchar por doquier.

De ahí el compromiso y la obligación que tienen las fuentes oficiales de proporcionar información fidedigna a los periodistas, y así estrechar sus vínculos con la prensa. Se trata de cumplir ambos el rol social que les pertenece, en aras de darle al pueblo lo que por constitución le pertenece: el derecho al acceso a la información pública y a recibir información veraz, objetiva y oportuna.

Sobre el tema, el gremio periodístico ha debatido incontables veces y en variados escenarios. Sin embargo, todavía existen organismos, cuyos directivos deben consultar a sus superiores antes de ofrecer los imprescindibles datos al periodista, que luego redactará una entrevista o reportaje de acuerdo con la importancia o repercusión de los hechos.

Muchas veces debemos insistir por vía telefónica, para mediante las secretarias o comunicado-res de las empresas concertar el momento del encuentro con la persona que tiene en su poder la información que necesitamos. El proceso se ex-tiende, y el lector, oyente o televidente, continúa a la espera de la noticia, ya demasiado dilatada en el tiempo.

En la actualidad, cuando los canales informativos se han ampliado con el acceso a Internet, no valen las posturas evasivas retrógradas de algunos jefes. A la velocidad de la luz cualquier ciudadano conecta-do se entera de los acontecimientos de su entorno social, antes de que el periódico, la radio o la televisión los publique. Esmerarse «por ir delante de la noticia» —como se dice— es empeño cotidiano del periodista en su misión de investigar y descubrir temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, jerarquizarlos y publicarlos, con el respeto por la verdad y el rigor en la búsqueda de la información fidedigna y verificable. Mas, no es tarea fácil.

Para quienes ejercemos el hermoso oficio del periodismo, ese constante batallar con las fuentes de información constituye uno de los retos actuales para ganar en credibilidad. Falta que estas —de una vez y por todas— cumplan con lo que es su deber, pero también obligación. Para que la verdad se abra paso, para que la agenda pública y la mediática coincidan, oportunamente, sin contradicciones ni vacíos informativos —que muy bien saben aprovechar enemigos confesos e insidiosos coterráneos—, para que no surjan «bolas» o para que no que sigan creciendo, como las de nieve, cuesta abajo y sin freno.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • GACMTZ

    Coincido con lo planteado en el artículo, pero esto hay que denunciarlo, es decir quien no quiere dar la información oportuna, cuestionar a este directivo que esconde algo, y que por algún motivo no quiere que salga a la luz los problemas de los cuales él es responsable, a causa de su incompetencia, o de voluntad de resolver los problemas, por los cual el recibe un salario. Otro problema que me quiero referir que este es completamente de la prensa, es que no todo lo que sucede se publica, recientemente tenemos el caso de las candongas, que debido a las medidas que se están aplicando, las cuales el pueblo apoya, hubo una manifestación de los candongueros, digo así porque muchos de ellos ni son “TCP”, por no estar legalizados con su correspondiente Patente, y que los que la tienen no le da autorización hacer lo que estaban haciendo, es decir vender productos que son de importación o de producción nacional estatal. Repito estas medidas contra las ilegalidades la mayoría de la población las apoya, sin embargo, no se publica que ellos planteaban, que estoy seguro que no tenían razón y cuál fue la repuesta que se le dio por las autoridades competentes. En la calle el comentario que se escucha es que le dieron un tiempo más, cual es la verdad, no la sabemos, todo eso da que por internet la mafia cubana-americana difunda lo que le viene en gana, de lo cual, aunque sean pocos, los hay personas que le creen, este es un tema que a mi entender se debe revisar. Saludos y gracias por publicarme

    Gustavo

    • ORO

      De acuerdo Gustavo, lo de la candonga sonó tanto como Erick Cimafunk, los resultados de la "peregrinación" al gobierno y al partido tomó dimensiones astronómicas en el dime que te diré callejero, a juzgar por los comentarios de los participantes y seguidores las autoridades de la provincia bajaron la cabeza pues ellos tenían la razón 100%, y yo estoy seguro que no fue así, pero la prensa radial y escrita nada dijo al respecto, estamos a 24 de marzo y el pueblo desconoce la verdad, no sabemos hasta cuando el nuevo plazo, no sabemos que se puede y que no se puede vender, conocemos de la intervención de los inspectores, pero nada de divulgar la realidad, será tan dificil para la prensa de esta provincia gestionar la verdad, o si la tienen compartirla con el pueblo.

  • Paco

    Es un tema complicado hace unos años atrás, ahora no tanto porque los periodistas logran las entrevistas de los representantes de las entidades a cualquier nivel en tiempo mínimo. Pongo el ejemplo del Banco y sus dependencias hace unos años que para publicar su críterio en los medios locales le consumía a cualquier periodista unos cuantos días, para no escribir semanas, y pido a los periodistas que llevan algun tiempo en estos medios que describan el procedimiento para publicar cualquier noticia que implicara entrevistar a un dirigente del BCC a cualquier nivel.

    Sobre el nivel de desinformación de las entidades con la prensa considero que tiene que ver con la agilidad y veracidad con que los organismos centrales transfieran las informaciones imprescindibles que deben ser inmediatas a sus representaciones a los distintos niveles.

    En el caso de lo que se transmite en tiempo real por las redes sociales, que tiene sus matices, mi críterio personal es que los medios de prensa que representan al gobierno deben unirse en la investigación inmediata para pronunciarse con la "verdad comprobada" antes de los oportunistas que "fabrican verdades sin críterios sólidos" y sólo así se gana la guerra mediática con la verdad como escudo porque cuando se deja el margen a la duda no somos creíbles.

    Como la fuente de la información puede venir de los comentarios de los lectores de los medios digitales les pido que sean ágiles a la hora de publicar el críterio de estas personas para propiciar el intercambio en los foros y que aunque se puedan dar por cerrados los comentarios se debe tener en cuenta que cualquier comentario que reinicie el debate debe darse a conocer aunque el tema haya sido muy problemático y al críterio de los moderadores no deba proseguir porque no hay mejor comentario que el que no se hace y mejor discusión que la que se cierra al debate.

    Añado, para mi satisfacción, que en "Vanguardia Digital" he leído comentarios de temas que para buen entendedor deben quedar cerrados y sin réplicas y sin embargo se ha seguido propiciado el debate con todas partes implicadas con el mayor respeto a todas las opiniones surgidas y han quedado cerrados sin que quede picazón alguna.

  • mraia

    Le pudieran mandar esto a la ministra de educacion cubana ena elsa velazquez coibella #cierrenescuelacubaya