Cuando la sensibilidad no debiera faltar

Son tiempos duros, distintos a cualquier otro, y hasta un gramo de sensibilidad se agradece.

Visto: 3937

Ahora más que nunca se necesita de la sensibilidad, pues son tiempos difíciles, en los cuales una sonrisa, un gesto amable y unos buenos días se agradecen de manera infinita.

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)

Son muchos los ejemplos de ese accionar humano, como cuando al anciano se le llevan los alimentos a la casa o se le traen las medicinas al hogar para evitar salga a la calle ante el peligro real del contagio.

Con los médicos también existen esos actos que enaltecen a quienes los practican, cuando se le da facilidades en las colas y otros lugares públicos, a sabiendas que su labor de salvar vidas les resta tiempo para otras gestiones.

Por eso, cuando sucede lo contrario y la indiferencia predomina por encima del altruismo, hay dolor y hasta cierto grado de frustración en aquellos de los que tanto dependemos para seguir vivos cuando todo pase.

Cada cual pudiera tener su propio ejemplo negativo. Ese que tanto lacera. Aunque, por suerte, sean los menos, pues entre los villaclareños predomina la solidaridad por encima de otros bajos sentimientos.

No existe ningún reglamento que regule esas actitudes de ayudar al prójimo. Ni creo sea necesario. Pero son tiempos duros, distintos a cualquier otro, y hasta un gramo de sensibilidad se agradece.

Tal vez, cuando a nuestros médicos o algún otro personal, como esos profesores universitarios y demás docentes que trabajan en los centros de aislamiento, se les niegue esa posibilidad, ya sea por la dependienta o la cola misma, debiéramos pensar en cuánto de grande y bueno aportan para vencer a la peligrosa COVID-19. Estoy seguro de que otra sería la reacción, pues en esos valores nos educaron.

Los aplausos de las 9:00 de la noche siguen siendo necesarios, pero tampoco debe faltar mayor apoyo a nuestros profesionales de la Salud en acciones cotidianas, que poco cuestan y mucho de alegría dan.

Hace poco un amigo cumplió años y la hija le escribió bellas palabras al padre amoroso. Ese amigo, con la vista empañada, me comentó que ni en día tan especial podía compartir con ella, pues padecía de una enfermedad autoinmune y tenía que protegerla.

Ese amigo lleva un mes sin poder abrazarla, siendo, quizás, lo que más desea. Ese amigo trabaja incansablemente por el bienestar de los demás, y si llegara a una cola donde estuviese haría todo a mi alcance para permitirle acceder al producto.

Recuerdo ahora la canción de Silvio Rodríguez, Cita con ángeles, y su última estrofa, escrita para momentos como estos:

«Pobres los ángeles urgentes que nunca llegan a salvarnos

¿Será que son incompetentes o que no hay forma de ayudarnos?

Para evitarles más dolores y cuentas del psicoanalista,

seamos un tilín mejores y mucho menos egoístas».

Se han publicado 5 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • xjg

    En santa clara, se ve mucha indisciplina social, las personas no acaban de tomar conciencia, debemos poner mano dura si queremos vivir todos y proteger nuestras familias. Las colas se noche y madrugada siguen , para que . Para lo que saquen , muchas veces son personas adultas.
    Estoy de acuerdo se incrementen las medidas contra los inconsciente que no valoran el esfuerzo de los médicos y el pais.

  • Katy

    No sólo en Sta Clara en muchos Municipios todavía no tienen conciencia del peligro que representa esta pandemia, por eso aplaudo el esfuerzo de todos aquellos que hacen cumplir la Ley ante los inescrupulosos que se aprovechan de la situación para opacar el amor y dedicación de todos aquellos que velan por nuestro bienestar día a día.

    • Gabriela Oliver Santos

      Yo digo igual jjjj

  • David

    Lo que quiero compartir en este comentario no tiene que ver esactamente con el tema. Y a riesgo de que no sea aprobado por los moderadores de todas formas voy a escribirlo. En el Consejo Popular de Calabazar de Sagua, perteneciente al municipio Encrucijada llevamos muchas personas varios días tratando de obtener productos de las tiendas recaudadoras de divisa. (TRD). Siendo está una tera imposible ya que aquí solo existen dos puntos con estas características uno esta a la salida que es el servi cupet y el otro la tienda de TRD La Isla. Lo que pasa en estos dos lugares que a alguien se le ha ocurrido dar números para vender los productos ya sea aceite, pollo, aseo personal, etc. El problema está en que los números los dan el personal administrativo del lugar en cuestión y si entran 600 pomos de aceite que se regula en 2 pomos a cada persona se reparte de 240 a 260 esto como todos sabemos segun la matemática no llega a los 600 pomos que llegó en la carga hasta el almacen. Así con todos los productos, pollo, detergente, desodorante. El problema está en que las personas están todos los días en la calle haciendo y rectificando las colas para tratar de estar entre los elegidos para los numeros. Esto nadie lo ve. La policía que dispersa las personas cumpliendo con su trabajo de mantener las calles sin gente solo están pensando en poner multas no piensas que estas personas muchas necesitadas sin poder adquirir productos por todo un mes están molestas sabiendo que a ellos se los llevan a la estación de la PNR y a sus casas en algunos casos. Los vi yo nadie me lo dijo. La dirección del partido y del gobierno no pueden mantener a la multitud en la casa mientras siga este relajo y se siga haciendo lo que le da la gana a algunas personas que con su cargo se aprovechan para beneficio propio de sus familias y otros jefes. Quisiera que este periódico o la televisión indagará en eso. Venga a calabazar y entrevisté a las personas para que conozca cual es la verdadera opinión sobre esto.

  • noelys

    ..."No existe ningún reglamento que regule esas actitudes de ayudar al prójimo"..., si como no, tenemos una libreta de abastecimiento, los únicos en el mundo, creo, a pesar de ser criticada, burlada...y demás, se puede dar un mayor uso, ..."y si llegara a una cola donde estuviese haría todo a mi alcance para permitirle acceder al producto"...No, los productos puden ser regulados en las bodegas y casillas. Se evitan las aglomeraciones, por tanto las enfermedades, y cada cual recibe lo q le toca. todos somos importantes. Hay q ser realista, cuando hay escacez, aflora en el ser humano la supervivencia." son tiempos duros", medidas duras. Todos somos importantes. El estado y los gobiernos en cada provincia y municipio tiene el personal capacitado y los recursos para controlarlos y regularlos.