Puntos de control, determinantes en la batalla

Los puntos de control entre los territorios han contribuido a detener la propagación de la epidemia. No obstante, algunos problemas existentes han dado al traste con su buen funcionamiento.

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)
Visto: 1811

Un amigo comentó que el evento de transmisión ocurrido en la pequeña comunidad de Castaño, en Ranchuelo, pudo haberse evitado si en alguno de los puntos de control, desde La Habana —de donde partieron las personas implicadas— hasta Villa Clara, los hubieran detectado. Cómo pasaron tan fácilmente nadie lo sabe, pero el hecho es que sucedió. Y otros tantos ejemplos en varias partes del archipiélago tuvieron que ver con el libre trasiego de personas enfermas por los puntos.

Dentro de todas las medidas puestas en práctica en nuestro país durante la batalla contra la pandemia del nuevo coronavirus, una de las más esenciales radica en las áreas de control en las fronteras municipales y provinciales.

La regulación del paso de vehículos y, por consiguiente, de personal, de un lugar a otro, devino una táctica fundamental para impedir la propagación de la COVID-19. Más aún, cuando las estadísticas arrojan números nada desdeñables de casos positivos asintomáticos que, en sentido figurado, constituyen bombas de tiempo.

A quienes se les ha dado la importante misión tienen sobre sus hombros una enorme responsabilidad, pues de acuerdo con la calidad de su labor pueden evitarse, o desatarse, eventos de contagios. Tan solo el hecho de no revisar un auto o dejar de pesquisar a una persona, bastaría para malograr tanto esfuerzo mancomunado.

Pero, dentro del funcionamiento de los puntos de control convergen varios elementos, tanto objetivos como subjetivos. Según ha trascendido en análisis del Consejo de Defensa Provincial (CDP), han existido algunos contratiempos que laceran la efectividad de esos espacios.   

Por ejemplo, se reporta inestabilidad en los horarios de trabajo —algunos solo funcionan hasta las 4:00 p. m. y otros, dicen, durante las 24 horas—, falta de condiciones para pernoctar en las carpas habilitadas, mala calidad de los alimentos y roturas reportadas en las mochilas de fumigación desde hace semanas, sin que se les haya dado solución.

Se ha conocido, además, que cuando son vehículos con muchos pasajeros los controladores solo toman la temperatura del chofer y, la mayoría de las veces, cuando se trata de transportes provenientes de otras provincias, ni siquiera exigen que les den una dirección en Villa Clara para ubicar a los viajeros. Por otra parte, ha habido carencias logísticas y de personal especializado de Salud, de los cuales se precisan entre cuatro y seis en cada punto, según la necesidad.

En un reportaje sobre el tema publicado en la página web de Vanguardia, la doctora Liudmila Cordovés Kleesman, directora de Atención Primaria en la Dirección de Salud Provincial, manifestó que el trabajo intersectorial resulta la clave para el correcto funcionamiento de estos puntos y cada organismo involucrado responde al CDP en esta importante tarea.

Por ello, el trabajo en los puntos de control, para nada sencillo ni fácil, ha de contar con el respaldo de todos los factores. La buena atención hacia los responsables y un desempeño consciente será lo que permitirá una labor eficiente y con calidad.

El pueblo y Cuba los necesitan para vencer, de una vez y por todas, la batalla contra la COVID-19.

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Soy de Villa Clara

    Está claro, aunque los puntos funcionen las 24 horas hay que verificar el "origen" de los que circulan por las carreteras. Está claro que cuando preguntan de dónde vienes y no te conviene que te cuestionen le dices que saliste del pueblo mas cercano que conoces, por lo que si no te piden los documentos eres de ese lugar y no de otra provincia.

    Lo otro es que para llegar a Villa Clara sin ser identificado puedes utilizar caminos alternativos que no son custodiados por nadie. Sólo troncos de árboles en medio de los caminos y senderos alternativos que le permiten pasar a cualquiera que busque en internet los mapas.

    En esos lugares no hay nadie que custodie la entrada y salida. Pongo el ejemplo de la entrada a Santa Clara por el autopista nacional, sólo tengo que desviarme por Soler para llegar a la Carretera Central a un lugar que está después del punto de control a la entrada vía Esperanza y llegar a Santa Clara sin problemas ni controles ninguno.