Pendientes

En Cuba, la cultura del detalle del cuidado de los ancianos está siendo un tema pendiente. Vayamos a la esencia. 

Visto: 1337

En Cuba la vejez es uno de esos temas denominados pendientes. Tal vez lo sea también en otros países, pero como soy cubana, me intereso y pienso como tal. 

Y no me refiero a políticas públicas gubernamentales que intentan tapar los hoyos que la sociedad en su conjunto no ha podido —o no ha sabido— cubrir por tales o más cuales razones, que ocupan y preocupan a dirigentes y funcionarios, o a simples ciudadanos con visión de futuro.

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)

Voy a la esencia:

Para el año 2050 un 38 % de los nacionales serán adultos mayores. Inquietante, ¿verdad? Pero es lo pronosticado: el envejecimiento poblacional. Y no cuesta demasiado entenderlo, pues en la isla cada vez las familias son menos numerosas y con mayor presencia de ancianos.

La fórmula conduce a un resultado claro: más adultos mayores solos. Y no es secreto para nadie que Cuba no está preparada para ello. Como sociedad debemos criticarnos. Por eso aprovecho el tema para hablar de los abuelos que han tenido que echarse al hombro la crianza de los nietos «dejados atrás» por uno u otro motivo.

Hablo de los ancianos que viven sin familiares en Cuba; y sus hijos, en cualquier lugar de este planeta intentando desde lejos pagarles con moneda fuerte a cuidadores casi siempre desconocidos, a cuya buena voluntad quedan pues «sus viejos».

Hablo de las abuelas encargadas del hogar, esas que dedican sus días al fogón y la escoba, y a quienes por única gratificación les queda el techo de su propia casa y un plato de comida.

Fogón y escoba, mensajería, recogida de nietos, silencio, violencia doméstica, y ese «¡viejo(a), cállate!», sin que nadie intervenga porque la orden gritada parece normal, y también la imagen del anciano(a) sobre el sillón, en la acera, o en un parque, a la espera, la mirada triste. Y ese otro imperativo cruel «viejo(a), no opine».

Hablo de las alzas preocupantes del Alzheimer y la demencia senil, del rol de la cada vez más desapegada familia, a la expectativa, descolorida, en una casa maltrecha, esperando y esperando el día final. Son temas sobre los que escribo con propiedad de causa.

Ocho años tuvimos a abuela encamada en casa. Ocho años soportando consejos poco decorosos: «¡Qué va! Yo la hubiera llevado para un asilo. Así hice con la mía». Como si ella —la abuela— se tratara de «algo» más, como si un hogar «temporal» pudiera retribuirle todo el amor y el sacrificio entregados a lo largo de toda una vida.

El cuidado de un ser querido no se delega, corresponde a la familia, por muy difícil que le resulte. El estado no puede asumir el cuidado de todos los abuelos y abuelitas.

Aun así, soy testigo de que en muchas ocasiones las familias que necesitan ayuda para cuidar a «viejos» no logran adquirir insumos para encamados debido a morosidad o burocratismo, falta de empatía de quien debiera cumplir su papel con amor y conciencia. Duele demasiado para no echarle garra y acabar de romper con esa violencia simbólica, que nos está condenando más a nosotros que a los ancianos.

Abdiel Bermúdez Bermúdez, periodista de la Televisión Nacional, en un magistral comentario hacía alusión al tema. Hablaba de borrar del mapa cubano «las aceras rotas, los espacios sin árboles, la falta de bancos y de baños públicos».

Hablaba de «abaratar los precios de restaurantes, teatros, cines y transporte público, para los ancianos». Sugería «topar los precios de las frutas y vegetales que compra un abuelo en un mercado».

Motivaba «a generar condiciones propicias para que el cobro en un cajero automático no sea un problema disfrazado de progreso».

Claro, ¡problemas disfrazados de progreso! Porque en Cuba los ancianos son un tema pendiente, y Cuba está siendo un tema pendiente para ellos. Muchos no logran entender todos los cambios económicos y sociales.

Muchos no presentan condiciones materiales para asumirlos y lo traducen en frustración, violencia, incluso, insania mental. Sabemos que la situación económica del país no permite mayores intervenciones económicas para aliviar el poder adquisitivo de los ancianos.

Pero las municipalidades, con su bien ganada autonomía, los organismos, las instituciones, sí pueden orientar estrategias que impacten positivamente en este grupo poblacional. Que induzcan al resto de los cubanos, niños y jóvenes, a obrar con respeto y veneración. A vivir cada día, cumplir cada proyecto, y ejecutar cada acción, siempre pensando que los de la tercera edad dejen de ser un tema pendiente.

Se han publicado 17 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • El D@yo

    Sobre este tema ni quisiera comentar, pues hay mucha tela para cortar. Saludos

  • Evelio

    Pudiera poner muchísimos ejemplos del maltrato a los ancianos: la gran zona norte de la ¿ciudad? de Sancti Spiritus no cuenta con un cajero automático y los abuelitos y sin ahora transporte tienen que caminar kilómetros para poder cobrar sus ridículas jubilaciones que no le alcanzan para comprar medicamentos que uno sólo como el Diltiazen cuesta 68 pesos, pudiera poner el ejemplo de los abuelitos, discapacitados, cieguitos, y en total miseria compran sus alimentos en la cocina centralizada y hoy no se sabe que les van a vender porque la cocina cerró por la covid, eso si, muchas promesas, mucho bla,bla,bla, hasta yo he pensado que ante tanta abulia sería mejor vivir en "El País de las sombras largas" donde los abuelitos tenían un destino mejor pues cuando ya no eran útiles se iban a caminar por las inmensas explanadas de nieve hasta que morían al sudar o eran comidos por los osos, solo les digo a los hoy jóvenes, tienen que cambiar el presente sino los ancianos de hoy serán la imagen del mañana de uds. Ámenlos que ellos se sacrificaron por uds y sé de muchos que no comían o comen para que sus hijos no pasen hambre, ¡ah y no crean todo lo que ven por tv eso es un pequeño % de la Verdad.

    • Alfa

      ???

    • RAMON L GOMEZ MORALES

      Recuerden que los ancianos son los patriarcas de las naciones. Esto es para que los jóvenes lo conciencien apoyando su comentario.

  • Hecto Martin

    Las sociedades como las familias se edifican según ejemplaridad, principios, modelos de vidas. Así como existen familias difuncionales se conforman sociedades violentas, viciosas, deshumanizadas. En mi opinión Cuba no es la sociedad perfecta pero dista mucho de crisis social.
    Sí existen hechos que debemos combatir y prever que no ocurran. Vivir en un constante "donde encuentro lo que necesito " nos hace vivir casi en supervivencia y esto hace aflorar el comportamiento individualistas.
    Pienso que aquel abuelo, padre, hermano que se comportó en el pasado con sensibilidad, cariño, compasión y con principios, estará siempre acompañado y protegido. Porque se convierte en una persona que atrae y nunca que dispersa.

    • RAMON L GOMEZ MORALES

      Amén

    • RAMON L GOMEZ MORALES

      Gracias a Yinet por Provocar estos debates inteligentes

  • george

    Hola Yinet la felicito por tratar este tema tan difícil y poco tratado de ayudar en todo a los anciano hay que mover conciencias y sensibilidades .Yo no soy viejo pero mis si lo fueron trate de ayudar en todo a ellos. Muchos saludos y éxitos.


  • Frank

    Un tema muy importante y oportuno y que aunque nuestro país asegure constitucionalmente al adulto mayor, si la sociedad en general no se ocupa de este cumplimiento es tarea en vano. Seamos conscientes de la necesidad de amar y respetar a los adultos mayores y siempre q podamos ayudarlos, acuérdense q algún día si Dios quiere y Ojalá llegaremos a viejos. Y el Estado junto a los factores sociales deben de establecer oportunidades económicas y sociales reales para estas personas. Gracias

  • Pool

    Estimada periodista Yinet:
    La felicito por este maravilloso artículo. Usted como siempre poniendo el dedo en la llaga. Muestra de la urgente necesidad de contar con periodistas como usted.
    En este artículo no quiero opinar, es más, lo considero innecesario.
    Quien camine por las calles de cualquier pueblo o ciudad, y se dedique a mirar a su alrededor, podrá ver que su artículo refleja una gran verdad.
    También felicito al forista EVELIO. Su comentario me conmovió, porque de una manera peculiar nos llama a meditar sobre una situación que tarde o temprano muchos sentiremos en carne propia.

  • RAMON L GOMEZ MORALES

    ¿Verdad o realidad?

  • YoandyCT85

    ???

  • Saily

    Hola, Evelio respeto su opinión ,pero es que de esa manera da la impresión que en mi CIUDAD ,MI PROVINCIA, existe un abandono total de los adulto mayores y no lo creo,es verdad que existe cuentas pendientes ,existen en Cuba y también en el mundo,existen en las familias que no entiende que tiene un alto grado de responsabilidad con SUS FUNDADORES,que son ,lo que son porque ellos lo apoyaron, egoismo del homo sapies,
    Es verdad que el diltiazen es caro a pesar de estar subsidiado,pero EXISTE EN LOS POLICLÍNICO UNA TRABAJADORA SOCIAL QUE PREVIO ANALISIS DE LA FAMILIA (NUCLEO VULNERABLE ) le autoriza mensualmente a esas personas adquirir los medicamentos controlados SIN COSTO ALGUNO.Doy FE de esto pues trabajo en un CMF y tengo varios pacientes en ese sistema.EL GOBIERNO CUBANO TIENE LEYES CREADA PARA LA PROTECCIÓN DE GRUPOS VULNERABLES,LO QUE SUCEDE MUCHAS VECES ES (1)DESINFORMACIÓN
    (2) MALA INTENCIÓN

    • Evelio

      Es magnífico este debate, siempre que sea un llamado a tomar conciencia en que todavía queda mucho por hacer para ayudar a los más de dos millones de adultos mayores,y si, he visto a ancianos en la farmacia elegir que medicamento comprar y cual no solo por el precio, no a todos los subsidian y he visto a ancianos esperando el omnibus de 0,20 c porque no pueden pagar una de 1. Cup que por cierto son los mismos omnibus pero con diferente cartel. Si hay mucha mala intención como la elevación de precios de particulares y estatales que llevan al hambre y la desesperación a los jubilados que con 300 pesos no les alcanza ni para sacar el bendito aseo por la libreta y he visto ancianos sucios y con mal olor por el abandono y la disidia. Ojalá esta polemica no solo mia o suya llegue a un oido receptivo que alivie la soledad y tristeza de un abuelo.

    • Juan ...

      No entendí. Desinformación y mala intención ¿de los que gobiernan? ¿de los dirigentes, trabajadores sociales y de la salud que deben preocuparse y defender, ante el gobierno a cualquier nivel, que sea real la atención a los ancianos y no lo hacen (o se hacen los que no lo ven) y luego vienen a estos foros a escribir que existe todo lo que sabemos que está legislado para que se cumpla sin costo alguno? ¿Quiénes propician la desinformación?, los mismos que dirigen las entidades que manejan los recursos destinados a los ancianos y les conviene que sobre algo porque ellos también tienen que "luchar lo suyo" -pero que no sea desviando lo que le corresponde al adulto mayor-.
      Es muy cierto que la familia juega el rol principal pero en el barrio, poblado y municipio "todos" conocen las familias que no son funcionales y ese tema tiene mucha tela por donde cortar y mucha responsabilidad de los gobiernos locales. Además, existen los trabajadores sociales y de la salud que tienen que atender al 100 % de los ciudadanos de su área y también existen dirigentes, a esos niveles, que estos trabajadores sociales y de la salud deben rendir informaciones y solicitar los recursos para que se garanticen las necesidades de la comunidad que atienden.
      Lo que sucede es que cuando cantan "quién le tiene miedo al gato" todos los ratones levantan la mano porque del queso que deja el gato ellos también comen.

  • francisco

    Muy buen artículo. Debia estudiarse por los cientificos sociales y en pruebas de campo determinar cual es la situiacion real y aplicarse a la estrategia economica y social definida. La misma necesita de las personas para su aplicación y desgraciadamente el envejecimiento es mayor a los nacimientos. Será difcil avanzar en el desarrollo del pais sin un analisis profundo del tema que implique que muchos de los hijos que se han marchado retornen y particpen en el desarrollo del pais

  • Pool

    Quiero llamar la atención sobre una cosa.
    Las personas que se jubilaron hace mayor tiempo, tienen fondos o cobros de jubilación más bajos que los que se jubilaron más recientemente. Y esto se debe a que cuando se jubilaron los que ahora son más ancianos los salarios eran más bajos que en etapas posteriores.
    Aunque en algunos momentos se subieron algunos pesos a las pensiones más bajas, sin dudas no llegan ni a la tercera parte de las pensiones actuales de trabajadores que fueron beneficiados con subidas de salario que elevaron la cuantía de sus pensiones de jubilación.
    De ahí que se nota que los jubilados en peor estado (o que están en peores condiciones socioeconómicas), son aquellos que en la actualidad son los más longevos.
    Aunque los jubilados cobran lo que fueron capaces de aportar con sus salarios a la seguridad social, nadie tiene la culpa de que antes los salarios fueran significativamente menores que los de ahora.
    Y seguro estoy de que esas personas que cobran menos, en su momento realizaron labores mucho más duras y en peores condiciones laborales que las de ahora. Por lo tanto merecen toda nuestra admiración y respeto.
    Considero que ese asunto se ha ido un tanto de la mano. Y no debe tratarse como una simple operación aritmética de cálculo de tiempo de trabajo y salario devengado. Debe ser una cuestión de humanismo igualitario, y respeto a todos aquellos que con su trabajo han permitido que nuestra sociedad avance y tengamos hoy lo que hemos logrado.