Valores humanos, ¿llover sobre mojado?

Hablar de valores humanos puede resultar un tema recurrente, pero en los tiempos que corren nunca está de más volver sobre el asunto.

Visto: 1126

El tema puede parecer trillado. Habrá quienes piensen que es llover sobre mojado. Pero en los tiempos que corren nunca está de más volver sobre el asunto de los valores humanos.

Martirena valores humanos
Caricatura de Martirena

Pero antes de entrar en materia, cabe preguntarse ¿qué se entiende por valor moral? La respuesta es sencilla: será todo aquello que lleve al ser humano a defender y crecer en su dignidad de persona. El valor moral conduce al bien moral, a aquello que mejora, perfecciona, completa.

Sobre esas virtudes de hombres y mujeres deseo exponer algunos criterios, pues a la vista de muchos parecen sepultados. Basta con subir a un ómnibus para corroborarlo. Desde la pugna entre los pasajeros para abordarlo, hasta la que se forma para bajar. Sin pedir permiso, sin ofrecer una disculpa.

Durante el trayecto del viaje usted puede vivenciar varias manifestaciones de falta de valores: el (o la) joven que no cede el asiento a la señora de la tercera edad, el hombre que no se pone de pie al ver una mujer con su hijo en brazos o embarazada, el que se finje entretenido con el celular para no hacer caso a los que quieren avanzar hacia el final del pasillo… y así, disímiles serían los ejemplos.

En otro lugar cualquiera se viven experiencias similares. Imagínese la cola en una farmacia en la que, por supuesto, no faltarán los colados. Con tantos años de Revolución y con tanto hábito a hacer colas para todo, todavía no aprendemos a respetar el orden de la fila. Puede aparecer un impedido físico y está en todo su derecho de pasar delante. Pero resulta inadmisible que otros se aprovechen de la situación y quieran comprar su medicamento junto al del enfermo.

El reto está en perfeccionar al hombre, en su voluntad, en su libertad, en su razón. Se puede tener buena o mala salud, más o menos cultura, por ejemplo, pero esto no afecta directamente el ser hombre. Vivir en la mentira, hacer uso de la violencia, cometer un fraude, degradan a la persona, la empeoran, la deshumanizan. Por el contrario, las acciones buenas, actuar con honestidad, buscar la justicia, le perfeccionan.

Mucho se ha hablado del rol de la familia, la escuela y los propios medios de comunicación en la formación de valores. Al parecer, lo realizado hasta ahora no resulta suficiente. No hay una incidencia efectiva sobre el sujeto para que decida alcanzar los valores socialmente aceptados como positivos. Faltan esfuerzo y perseverancia.

De la honestidad, el respeto, la responsabilidad, la gratitud, la puntualidad, la prudencia, la sinceridad, la compasión, el desprendimiento de las cosas materiales, la lealtad y la humildad, podríamos estar hablando durante todo el año, porque aún faltan esfuerzo y perseverancia para reconocerlos, acatarlos, promoverlos. Por eso el tema parece trillado. Por eso, para algunos, es llover sobre mojado.

  • Fernando

estoy totalmente de acuerdo con usted, y con los que han hechos sus comentarios, pero vale la frase de llover sobre lo mojado.Mi criterio sigue siendo el mismo.
En cuba , casi todo lo que hace conducir a la sociedad por el camino correcto esta escrito y llevado a leyes, decretos ,etc, solo hay que aplicarlos con severidad. Las autoridades que hacen cumplir estas leyes tambien tienen mecanismo de control para verificar su cumplimiento, entonces el estado TIENE que hacer cumplir todo lo relacionado a la aplicacion de la ley, monitariando por supuesto los excesos.
los inspectores de cualquiera de los organismos que representen tienen que ser personas idonias y preparadas, no por ser mas guapo o chusma cumple los requisitos, pero estos deben ser bien remunerados, para que la sociedad los pueda identificar como necesarios y utiles a la sociedad, para cuando aplique la ley, la persona a quien se le aplique ,no le quede duda a volverlo a hacer y comprenda la necesidad del orden que se necesita.los niños como dicen muchos, hacen lo que los padres les enseñan, y es verdad, cuando el niño oigan a sus padres comentar las consecuencias de lo que pasa cuando se violan las leyes, tambien van a aprender esas cosas.
Si el niño ve que sus padres votan basura fuera del lugar establecido y un inspector le pone una multa que lo haga temblar economicamente ese mes y que aunque la reclame no le den el derecho, ese niño va a oir a sus padres protestar y sabra que la basura no se puede votar fuera del lugar establecido, por que si no pasa lo que a sus padres. Esta es la unica manera que yo voe de hacer entender ala sociedad en general.Con charlas y sin ejemplos practicos no se llega anada.
Por que en muchos paises la poblacion cumple con las leyes, seran mas preparados que nosotros o las leyes alla se hacen para cumplir.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo

Es una realidad muy objetiva que los niños hacen lo que ven hacer y no lo que le dicen que haga, por ello es imprescindible predicar con la fuerza del ejemplo, los valores se aprenden en el decursar de la vida y sucede que muchos adultos somos ejemplares en nuestro trabajo, pero descuidamos que hacen y donde estan nuestros hijos. Recordemos el postulado marxista que expresa que los jóvenes se parecen mas a la época que a sus padres, y si además descuidamos de su educación, no sabemos como estan sus indices académicos y no cuidamos de su educación formal poco vamos a obtener de los que vienen detrás. Pero si además nosotros tampoco somos ejemplos imaginemos a donde irá a parar este tema de valores idos.

  • jorge

los primeros asientos de los omnibus dicen ASIENTO DE EMBARAZADA, ASIENDO DE IMPEDIDOS, y yo digo que cualquier asiento es para estas personas, ahora si, hay muchos indolentes que no ceden el asiento no solo a embarazadas o impedidos sino tampoco a personas mayores!! ni las mujeres se paran para darle el asiento a una embarazada !! sino han sido madres, lo seran algun dia, pero ademas muchas mujeres cuando un hombre va cargado ya sea con un maletin o jaba pesada ni mueven un musculo para ayudarlo, o sea no solo hay algunos jovenes, hombres sino tambien mujeres indolentes, la vida da muchas vueltas y quien sabe si algun dia tengan q pedir el asiento de impedidos. eso se debe inculcar ya sea en la escuela o la casa

  • Juan Toledo

Los valores no se inculcan, se forjan en el día a día mediante la vivencia del individuo. Nuestra cabeza "no se programa"...no somos más que el reflejo de la sociedad, interactuamos con ella, nos "alimentamos" de ella y la enriquecemos(o empobrecemos).
Mediante esa retroalimentacion individuo-sociedad-individuo es que se produce la formación de valores: si existe disfuncionalidad en esos agentes socializadores que armonizan la vida del individuo (familia, escuela, algunas instituciones...) no esperemos que LOS PINOS NUEVOS crezcan con rectitud.
Cambiemos nosotros, mostremos en el día a día con ARGUMENTOS SUMAMENTE SÓLIDOS para que ellos se sientan identificados y sepan seguir nuestro legado como nosotros hicimos en su momento.