No hay promesas, hay resultados

La agricultura de Villa Clara está mejor que dos años atrás. Pero quedan muchas cosas por hacer.

Visto: 404

Un problema de la agricultura durante años eran las promesas sobre cosechas y resultados por venir. Todo, o muchas cosas, era para mañana.  Ah, y eso, si el tiempo acompañaba, porque si no llovía o llovía mucho, entonces….  En fin, males a los que al parecer se les va poniendo cura.

Ya el campesino sigue mirando al cielo, para ver si con el deseo le arranca unas gotas de lluvia a San Pedro, pero no se cruza de brazos y hace lo imposible por salir adelante.

Ilustración de Alfredo Martirena sobre la agricultura en Villa Clara.
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Así quedó demostrado en la reciente plenaria provincial que resumió en Villa Clara un proceso de diálogo y discusión con más de 36 mil productores, con el objetivo de incrementar los niveles de siembra, producción y venta al Estado de todas las producciones agrícolas.

Esfuerzos que José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, calificó de alentadores, aunque modestos aún.

Las nuevas ideas vienen dejando atrás la inercia y el inmovilismo. El movimiento político de los 90 productores en Camajuaní, por los 90 del Comandante en Jefe, tras casi un año de diálogo y comprometimiento, muestra resultados palpables y aporta, de las producciones totales del municipio, el 43 % de las viandas, el 48 % de las hortalizas, el 47 % de los granos y el 70 % de los frutales.  

Concepto de trabajo que ahora se extiende a Placetas, Encrucijada y Manicaragua, este último seleccionado para desarrollar también la agricultura familiar en cada consejo popular.  Una idea que aún lo logra cuajar, a pesar de las innegables ventajas que aporta para el sustento de la familia

Realmente considero que sin ser triunfalistas, hubo optimismo. Ese aliento tan necesario en los tiempos de adversidades y limitaciones que corren.

Se demostró, con ejemplos como los de la empresa Macún, que la sequía puede paliarse con estrategias que aseguren agua y comida para el ganado. Allí hay más pastos sembrados, menos muertes en el ganado y más de 32 mil litros de leche por encima de las cifras planificadas. Resultado en que tuvo mucho que ver la limpieza de 40 kilómetros de canales, antaño obstruidos.

Villa Clara cumple en este primer trimestre en casi todos sus renglones; excepto en la leche. También, poco a poco, consolida la empresa estatal socialista, como las ubicadas en Valle del Yabú, Quemado de Güines y la arrocera de El Purio, donde sobresale la creación de la necesaria infraestructura agrícola con modernas maquinarias que asegurarán mayores producciones.

No obstante, quedan muchas reservas. Sobre todo en el acopio de las producciones. Lo que llevó a Machado Ventura afirmar que hay que acopiarlo todo, porque muchas veces el campesino teme sembrar porque después no se le recolectan toda la producción.

Aunque se dan pasos seguros, estos resultan insuficientes para satisfacer las necesidades alimentarias de la población. Se puede y se debe ganar eficiencia en la cadena siembra –producción- acopio-comercialización de los productos agrícolas.

Lo logrado en medio de una intensa sequía indica que se avanza. La agricultura de Villa Clara está mejor que dos años. Pero quedan muchas cosas por hacer: incrementar la carne de conejo, los frutales, el acopio de miel, producir más tabaco y carbón vegetal.

Lo mejor es que llegó al resumen del proceso con resultados, y no con promesas. Y con la convicción de que siempre se puede hacer más, inspirados en el ejemplo y legado del Comandante en Jefe Fidel Castro, como afirmó en una sentida intervención, aplaudida por los presentes, un productor ganadero de Corralillo.