...Y para el bien de todos

Las cortedades en los planes institucionales pueden invisibilizar otras necesidades que superan lo material. 

Visto: 719
(Caricatura: Alfredo Martirena).

Entre lo que se quiere y lo que se necesita la brecha suele ser larga y profunda. Tampoco ayuda la condición contradictoria de la naturaleza humana y, muchísimo menos, la tendencia —mil veces reiterada— de priorizar lo emergente sobre lo urgente.

En ciertos casos desafiamos al problema, pero en voz baja —para que se note que no es cuestión de indiferencia, sino que nos faltan los medios— y, en la mayoría de las ocasiones, los atajos que señalan hacia otros inconvenientes de impacto moderado surgen, oportunos, como la salida perfecta para aclarar que el orden y la iniciativa no son un par más entre las consignas que se dibujan sobre cualquier pared.

Las pegatinas de la campaña «Villa Clara con todos» nos recuerdan, a cada momento y en diferentes sitios, que los directivos de la provincia y el país apoyan la necesidad de perfeccionar y cambiar lo que deba ser cambiado.

Sin embargo, mientras la gente va identificándosecon los proyectos propuestos para favorecer el destino inminente de nuestra patria chica, salta a la vista —agradecimiento de por medio— el hecho de que las mejoras en la calidad de vida de una porción mayoritaria de la población, dependa, básicamente, de planes constructivos. 

O sea, está bien inaugurar cafeterías, levantar hoteles, remodelar áreas comerciales y asfaltar unas cuantas vías, pues la lógica indica que tales disposiciones tienen como base una problemática latiente. No obstante, preocupan al pueblo deficiencias crónicas cuya erradicación definitiva parece incorregible: un acueducto sin fallas, calles con más ómnibus y menos estiércol, escuelas con techos seguros, protección y respeto al consumidor.

Y pongo un ejemplo: un asiduo lector deVanguardia se me acercó esta semana —dolido, sudoroso— porque la bolsa de yogurt del nieto fue a parar, por segunda vez en el mes, al salcocho del vecino.

«No tienen refrigerador en la bodega y las tiran al suelo durante horas. No hablamos de cigarros o de los refrescos enlatados de 10 pesos, sino del desayuno de miles de niños. Estamos llenos de urgencias a resolver, pero algunas pesan más que otras».

Sobre las premuras de los cubanos podríamos discursar durante media vida. Sin embargo, hay mucho de relativo en lo que respecta a las carencias de la población y, más aún, en cuanto a la búsqueda de soluciones, pues las cortedades en los planes institucionales pueden invisibilizar otras necesidades que superan lo material. 

Si de recreación se trata, antes de contratar al «Chacal» y empapelar a Santa Clara con las propagandas de su presentación, indaguen entre quienes viven en esos caseríos ocultos por el polvo y la desatención y, de seguro, les hablarán de las nostalgias por sus círculos sociales, el único espacio de socialización —junto con las bodegas y los consultorios—de numerosas comunidades rurales. Las fiestas del domingo, las reuniones con amigos, el dominó, el tres y el guateque, se anularon bajo el perfil económico de los nuevos arrendatarios. ¿Resultado?: el tradicional entretenimiento de cientos de campesinos se permutó por la adquisición de tabacos, paquetes de Pelly y bebidas alcohólicas.

Si el propósito se dirige a embellecer nuestras urbes, antes de dar un solo brochazo, movilizar brigadas y diseñar parques y jardines, tendríamos que ser capaces de disponer, eficiente y visiblemente, de los 1100m3  de desechos sólidos generados a diario en la cabecera provincial.

En menos de un año, según proyectó el Ministerio de Turismo, dos nuevos hoteles, sumados al Central, abrirán sus puertas en el corazón de Santa Clara. ¡Alegría!, digo yo, pero imaginar el cuadro de los microvertederos empoderados en cualquier esquina, las heces de caballo que se esparcen como pólvora o la vulgaridad de los grafitis que burlan la historia tras los muros del teatro La Caridad y la Casa de Cultura Juan Marinello, sino que avergüenza e indigna a todo ciudadano decente.

En la orilla, con el agua al tobillo, detectar y corregir dificultades no demanda demasiado; sin embargo, más allá, donde las olas se encrespan y perdemos el fondo de vista, se ocultan, en muchas ocasiones, las raíces de los grandes problemas.

Los programas sociales se han de estructurar sobre el conocimiento de causa, la participación ciudadana y el desarrollo de la conciencia crítica, tanto a nivel institucional como individual y colectivo. Las necesidades no son globos que vuelan a baja altura y se atrapan al azar, pues lo obvio no siempre resulta lo más urgente.

Amamos esta porción de tierra que nos dotó de mucho más que un gentilicio, pero para inspirar, seducir, enaltecer, prometer, rescatar e innovar, como propone el eslogan de la campaña, cada proyecto habrá de materializarse para el bien de todos.

  • la_esquina_del_home

Creo que el programa villa clara con todos esta cambiando la cuidad de santa clara para bien, quiero felicitar al gobierno por los cambios en sentido positivo que esta teniendo el sandino, una plaza q estaba sucia, fea y abandonada.... ahora si es una plaza cultural diga de visitar.
Bienvenido el malecon, y todas las demas obras que se acomenten en la cuidad. Gracias en nombre del pueblo que ama la cuidad y le dolia ver su suciedad en esa plaza sandino, mas que cargar una java de boniato en la tan reclamada por algunos feria, que será pronto tbn en el recinto que se construye al final de Buen Viaje y que muchos que hoy critican el malecon se sentaran en el a descansar su brazo del cargue de la java o simplermente a conversar con un amigo. Gracias

  • Leonel Torres

No soy asiduo a participar en los debates de redes sociales, medios como cibercuba, Cubaposible, oncuba u otros donde abundan debates politicos y filosoficos de alto vuelo sobre Cuba.No poseo el bagaje intelectual que se necesita para ello, ni la autoridad ni el tiempo, puesto que tengo que utilizar del poco que dispongo, en ganarme la vida a pesar de que soy un simple y llano retirado a quien el $ no me alcanza para vivir. Trabajé una vez en una institucion educativa e interactué de vez en cuando en un circulo académico e intelectual donde los debates q se producian eran mas bien de indole educativos y no politicos ni sociales. Quizas podria dar (relativamente) buenas opiniones educacionales, metodologicas o linguisticas por mi formacion, si me atrevo a dar alguna q otra social, corro el riesgo de equivocarme, pero qué caramba la doy. De todas formas todas las opiniones son parciales.Lamentablemente la gente comun y corriente no tiene acceso a internet y si la tiene la utiliza mas para comunicarse con familiares que para visitar el periodico provincial que tiene en la version escrita cada semana, es el debate digital es pues limitado a algunos lectores y periodistas y excluyente de muchos otros. Cuando doy mi opinion personal , presupongo que la periodista interpreta a mucha gente, rtiene contactos con "la calle" y representa el criterio de mucha gente de pueblo, luego de forma personal (y muy profesional en el caso de Liena) lo ha plasmado en su articulo para que se conozca el sentir de muchos sobre determinados aspectos.
"Villa Clara para todos" suena muy bonito, pero como dice la periodista, tiene q materializarse en cosas tangibles, de lo contrario pasara de largo como muchisimas peliculas q hemos visto ya los que tenemos unos cuantos años. Es cierto que una gran parte de la calidad de vida de la poblacion depende de planes constructivos, para crear una acumulacion de riqueza colectiva y no individual, pero no es el unico aspecto a tomar en consideracion. Al unisono hay que recuperar muchas culidades que se han ido diluyendo en el mar de las carencias cotidianas. Los medidores de cualquier actividad tienen que ser establecidos y bien concretos y palpables. No solo la consciencia critica a nivel institucional, colectivo e individual resuelve la situacion. La situacion se resolveria, con un seguimiento exhaustivo de los planes q se proyecten, aceptando humildemente las criticas sinceras y honradas del pueblo q lleguen de cualquier manera y cuando salgan mal, revocando isso facto a quienes administran mal los bienes o los deseos de la mayoria y de esta forma separar el proyecto social nuestro, q hay q mantener a toda costa, de las formas ineptas, corruptas o sin tino de los funcionarios en los que el pueblo y gobierno depositan confianza para administrarlo bien y que algunos disfrazan de "intransigencia revolucionaria" falsa para esconder privilegios inmerecidos de q gozan. Hay q resaltar a los héroes cotidianos, eso es verdad pero también cobrar por los errores cuando se administra o se maldispone lo que no es de uno.
La prensa tiene q afinar su papel y seguir convertiendose en portavoces genuinos del pueblo para identificar los problemas y darles seguimiento, como hace Walter en telesur con "acontecimientos en pleno desarrollo" .
La recuperacion de valores pasa por la recuperacion del debate, sobre todo de los jovenes y paulatinamente devolver la confianza perdida para tratar de palear la cotidianidad y resolver los problemas de nuestras vidas individuales e incorporar de lleno, la honradez, la sinceridad, la honestidad, la solidaridad entre seres humanos de nuestras comunidades.
Los delegados del PP tienen mucho que aportar pues tienen entre sus misiones el de aunar voluntades en el seno de la comunidad en q son elegidos y apoyarse en la ciudadania, en barrrios, comunidades, organizaciones de vecinos, de masas, politicas para resolver los problemas locales. Dotarlos de mas credibilidad que les da el pueblo y armarlos de mas poder del q hasta ahora tienen, exigir q la fuente de que se nutra la AN del PP sea de delegados de circunscripciones, pues habra muchos diputados en la AN con muchisimos méritos a no dudarlo, pero de nada sirve elegir a Diputados por Sagua, Remedios, Cueto, Vertientes, Alacranes o Baracoa que ni vivan o trabajen en esos lugares.
Se podria ilustrar la tarea que enfrentamos en Villa Clara con todos con mil ejemplos de comunidades con problemas pârecidos o peores que nuestra ciudad de SClara, pudieramos incluso establecer una comparacion con otras provincias, pero no creo que a nivel nacional nuestras carencias, limitacion de recursos o la situacion social sea mayores o peores q en el resto de otras provincias, a pesar de q en ciudades o provincias como Holguin, Cienfuegos o Matanzas pareceria q la gestion administrativa ha sido superior. De todas formas ahi esta el programa y debe aplaudirse una decision como esa, ahora nos toca a los villareños apoyarlo c/u, a la prensa darle seguimiento, al CAM y CAP echarlo a rodar y a la hora del recuento resaltar los buenos resultados q haya dado y si algo salio mal pedir responsabilidades a quien competa, dar excusas a nuestro pueblo y seguir trabajando porque VC sea la provincia insignis de CUBA.

  • Carlos

Es la segunda vez que veo una publicacion de ud en la prensa y realmente la felicito, ya le habia expresado mi opinion sobre lo que es... villa clara con todos, que para nadie sea un secreto, santa clara ya no es la ciudad que fue, y mucho menos de lo que pudiera ser a estas alturas cuando ya hace muchos años varias ciudades de cuba han despegado en el deseo de mejorar la imagen de sus provincias. He visto un Sandino despojado de sus tradiciones, para que? Para mantener el consumo de alcohol y cerveza, sin bien necesitaba una reparacion de sus areas verdes, no creo que debio arramcarle las ferias, el ir y venir de los traseuntes que ahora pasan y se preguntan que ha pasado, muchas plantas, y muchas carpas para expender alcohol. Que nadie siga diciendo por favor que hay personas a favor de quitar las ferias en el sandino, que eso es faltarle el respeto al pueblo.Todavia esta prendido de una pared la lapida donde dice que en ese lugar se fundo el contingente que tantos problemas le resolvio a las mesas de los santaclareños, esperado por una nueva obra, un mercado dicen... de que tamaño? otro cuchufli, otra minimalidad y de bajo costo y poca imaginacion? Y la plataforma... mantenran el mismo paredon ? y y el suburbio que queda detras? Seguira ahi sin cambiar su imgen. Por otra parte... UN MALECON?!!!! de esto ni cometarios caben, y asi con todo, una pescaderia sin pescados, un burro perico que se va a caer sin que a nadie se le ocurra hacer una estatua digna del personaje emblematico de nuestra ciudad. Un dia comente...a santa clara le hacen falta nuevos espacios, nuevas plazas, nuevas construcciones, y por supuesto como ud dice mantener lo que esta hecho, entiendo que hace falta ir al barrio, pero las ciudades tienen que crecer, tiene que desarrollarse, y si no se piensa en grande seremos eternamente una aldea re callejuelas mal pintadas y donde la gente haga lo que le parece en el afan de vvir en hogares un poco mas confortables.me falto algo muy importante... si no se escucha la opinion del pueblo, si se desconoce cuales son sus preocupaciones, sus propuestas, sus visiones, si todo es a pepe como dice el refran, entonces jamas tendremos una ciudad bella. No es hacer por hacer, sino pensar, eso nos diferencia de los animales, el pensamiento.

  • Liena M. Nieves

Gracias por sus comentarios! Toda gran obra es perfectible, pero hay que escuchar los criterios del pueblo para planificar con efectividad. Una abrazo, Liena

  • Jorge Luis Morey Hernández

Buena opinión, soy orgulloso de ser villaclareño, aunque ahora no este trabajando allá, por el cargo que desempeñé, participé en varios programas, este "Villa Clara con todos" es el más completo y retador que he visto (sin ser perfecto), pienso que su opinión se puede insertar perfectamente en el programa, si no lo estuviera y así mantener lo que deseamos y subir la parada, en Villaclara hay inteligencia suficiente para que el programa fuera flexible y se le incorporen las mejores recomendaciones, por eso es "CON TODOS". saludos a todos VIVA VILLACLARA

  • Carlos Gutiérrez

Liena; Esos problema no son exclusivos de Santa Clara. Yo vivo en la Habana y también los padezco igual o peor. Lo que dices sobre conocimiento de causa, conciencia crítica, participación ciudadana, etc, etc. está muy bien, pero para resolver de verdad los problemas, hay que llegar a su esencia, a la raíz de los mismos, a su causa primigenia, que en este caso es la absurda distribución de intereses debido a la absurda estructura de los mecanismos de prestación de servicios.
¿Quién sale perdiendo si el yogurt se deteriora?: No es el bodeguero que tira las bolsas al suelo, ni la entidad correspondiente que no ha resuelto la refrigeración; Son los niños y sus familias. Pero los niños no pueden resolver el problema de la refrigeración en las bodegas. ¿Quién se afecta materialmente con los salideros de agua? No son quienes dirigen la actividad de Acueducto, sino los vecinos a quienes no llega el agua. Pero los vecinos no son los designados para resolver los salideros. ¿Quién padece personalmente con la falta de transporte? No son quienes deben asegurar el transporte, sino los ciudadanos que pierden horas y horas de vida en una parada de ómnibus. Pero los ciudadanos no pueden resolver la escasez de transporte público.
Adonde quiero llegar: El comercio y los servicios (en su inmensa mayoría) están estructurados de forma tal que sus fallos y deficiencias no perjudican materialmente a quien presta el servicio, sino únicamente a quien lo recibe. Esto se debe a la excesiva centralización, que aleja en demasía al cliente del verdadero prestador del servicio, que es el altísimo (y muchas veces intocable) señor decisor. Esta es la esencia del problema de los servicios, Liena. Entonces, se evidencia una vez más la necesidad de la descentralización y la autogestión en todas las esferas de la economía. No es una curita lo que hace falta, sino una cirugía mayor. Saludos.

  • Carlos Gutiérrez

Liena; Esos problema no son exclusivos de Santa Clara. Yo vivo en la Habana y también los padezco igual o peor. Lo que dices sobre conocimiento de causa, conciencia crítica, participación ciudadana, etc, etc. está muy bien, pero para resolver de verdad los problemas, hay que llegar a su esencia, a la raíz de los mismos, a su causa primigenia, que en este caso es la absurda distribución de intereses debido a la absurda estructura de los mecanismos de prestación de servicios.
¿Quién sale perdiendo si el yogurt se deteriora?: No es el bodeguero que tira las bolsas al suelo, ni la entidad correspondiente que no ha resuelto la refrigeración; Son los niños y sus familias. Pero los niños no pueden resolver el problema de la refrigeración en las bodegas. ¿Quién se afecta materialmente con los salideros de agua? No son quienes dirigen la actividad de Acueducto, sino los vecinos a quienes no llega el agua. Pero los vecinos no son los designados para resolver los salideros. ¿Quién padece personalmente con la falta de transporte? No son quienes deben asegurar el transporte, sino los ciudadanos que pierden horas y horas de vida en una parada de ómnibus. Pero los ciudadanos no pueden resolver la escasez de transporte público.
Adonde quiero llegar: El comercio y los servicios (en su inmensa mayoría) están estructurados de forma tal que sus fallos y deficiencias no perjudican materialmente a quien presta el servicio, sino únicamente a quien lo recibe. Esto se debe a la excesiva centralización, que aleja en demasía al cliente del verdadero prestador del servicio, que es el altísimo (y muchas veces intocable) señor decisor. Esta es la esencia del problema de los servicios, Liena. Entonces, se evidencia una vez más la necesidad de la descentralización y la autogestión en todas las esferas de la economía. No es una curita lo que hace falta, sino una cirugía mayor. Saludos.

  • ulises

Liena María, te felicito eres una joven con un talento enorme, una vision extraordinaria y sabes dicernir entre lo que realmente afecta a nuestra poblacion y lo que se proyecta y no va a repercutir en el tradicional entretenimiento de cientos de cubanos, tu hablaste de campesinos yo generalalizo un poco mas, pongo un ejemplo, la eliminacion de la feria dominical del Sandino, era un sitio de reunion de amigos, compañeroa de trabajo, vecinos, que ademas de adquirir los productos que se necesitaban, proporcionaban la oportunidad de confraternizar y compartir; ahora esto ultimo ya no se puede realizar , ademas de imponer un nuevo impuesto en el precio de los productos, que al no tener competencia es al precio impuesto o lo tomas o lo dejas, asi estamos.

  • javier

felicidades su reportaje o criterio es muy valido en estos momentos que estamos viviendo aveces nos olvidamos de los pequenos detalles que tambien engrandecen a una sociedad o simplemente a una ciudad como la nuestra que necesita el sacrificio de todos para que cada dia la convivencia de su ciudadanos sea mejor nadie puede vivir en una casa sucia sin direccion ni planificacion asi es nuestro terruno una casa grande donde todos participamos .!!acompanemos nuestra cuidad en estos tiempo para que cada dia le brinde visitante y a nosotro un mejor lugar donde vivir.