En nombre de los nombres

En cuestiones de nombres, los cubanos podríamos hacer una enciclopedia

Visto: 1046
La moda socialista, así se nombra la peluquería del poblado de Zulueta (Remedios). (Foto de la autora).

Somos un caso atípico en el arte de nombrar cosas o personas. Buscamos las palabras más escandalosas, las frases más rimbombantes, denominaciones hasta incongruentes, y desplegamos la imaginación por terrenos tan diversos como la propaganda o el trabalenguas.

Así, por ejemplo, nuestro perro, el más «sato» de todos los chuchos, no responde al nombre de Cuco, o Beto, ni siquiera al antiguamente tradicional Campeón. No. Hace tiempo preferimos llamarlo Lassie —como la estrella de televisión—, o Rocky —por el popular boxeador de ficción protagonizado por Sylvester Stallone—. Y si optamos por una denominación sencilla, como Sombra —si es de color negro—, lo extranjerizamos, para que «suene» mejor: Shadow.

Pero este no es asunto solo de perrerías. Un organopónico villaclareño está registrado como Semillas de combatiente, porque la agricultura aquí no es cuestión solo de tierra, sino de compromiso. Y existe una peluquería con la provocativa denominación de Mami.

Otros centros, a veces, ni tienen relación marcada entre su objeto social y su designación. Una cooperativa de créditos y servicios se identifica con el nombre de un maestro internacionalista; un huerto carga la nomenclatura de una fruta exótica, ausente de nuestros campos; un consejo popular, la de una acción de combate.

Ahora mismo, recuerdo el nombre del círculo infantil de mi comunidad: Maripositas doradas. Viéndolo en frío, no serían pocos los «machos» acérrimos que ahora ocultarían esa parte de su trayectoria escolar. Pero para estas instituciones abundan las denominaciones impropias, casi siempre porque aluden a cosas que los infantes desconocen con tan escasa edad, o simplemente porque rayan en la ridiculez: Amiguitos del Átomo, Guantecitos Mágicos, Pequeños proletarios, Que siempre brille el sol, Pequeños Lenin...

¡Y ni hablar de los equipos de trabajo! Si, por ejemplo, decidimos darle solución a los baches, esos que han convertido en paisaje lunar numerosas calles villaclareñas, creamos una comisión y la nombramos Comisión Provincial para la detección y sellado de huecos en la vía pública. Y así hemos tenido Patrullas Clik, Grupos temporales provinciales y municipales de sequía, Grupos de trabajo estatal para la gestión ambiental integrada...y más.

Nadie duda de las buenas intenciones o la efectividad del trabajo de unos y otros, pero es cierto que podrían ser mejor nombrados, simplificados, comprensibles.

Aunque la explosión de creatividad la encontramos en los nombres propios. Una vez, hace tiempo, nuestros antecesores se limitaron a Luis, Juan, José, Alberto, Eloísa, Juana, Petra... Ahora nos parecen demasiado sencillos, y buscamos la manera de complejizarlos con un personaje de Hollywood, una telenovela, un texto religioso, la otrora expansión soviética, un músico, y hasta una industria del entretenimiento.

En Villa Clara, en Cuba, tenemos Disney, Wisin, Rusnila, Jacob, Bonsai (sí, como el árbol); y no olvidemos los de la generación Y: Yotuel (Yo-Tú-Él), Yanelaxy, Yaisisleydy, Yuniesky, Yamisiry, o la famosa Yumisisleidy. Claro, si deseamos sazonarlos, los combinamos y podemos obtener extravagancias al estilo de Yusaima María o Shakira de la Caridad.  

Nada, que en cuestión de nombres —como en casi todas las cosas que hacemos los cubanos—, o no llegamos, o nos pasamos, como diría el ilustre Máximo Gómez. Un nombre en desuso, por cierto. 

  • flores

hace muchos días te envié mi comentario sobre los nombre, aun no se publica, de todas formas creo que que más que nombres en nuestro medio se utilizan las combinaciones de cualquier adjetivo y ssustantivo y con ello se nombra a un recien nacido que no sabrá jamás porque su nombre es tan enredado, o porque no se llama igual que su bisabuelo que era un hombre de tantoos méritos etc, etc etc.

  • Juan Antonio Hernández Caraballo

Señorita Laurita, le faltó ir un poco más atrás, yo ahora soy abuelo, pero cuando yo era pequeño existían tremendos nombres al uso de mis bisabuelos, como Tranquilino, Sebastián, Agripino, Anacleto, Fortunato, Bienvenido, Eustaquio, Emérito y muchos otros: Ya vez, los saqué debajo de la manga.

  • ulises

En ese acapite de los nombres, te propongo que te detengas a observar los nombres que estan adoptantdo las agrupaciones musicales de reggeton que pupulan en nuestro universo, cito; Los mas Buscados, perdon es con K, Los Chikos de la Calle, 9 milimetros, Hector el Wuay, Xtasis, El Calenton; etc, etc, etc......., y otros por el estilo, tiene o no tiene razon nuestro Generalisimo.

  • Cuco

El nombre de algo es su primera carta de presentacion , ejemplo Caibarien es el unico lugar de cuba en el que los bicitacis y carretones tiene nombres vaya debe ser influencia marinera , por aca veo a El Capo que es un flaco desvencijado que mirra con horror mis 220 libras cada vez que me le monto en el bicitaxi . O el padrino que debe llamrse asi por que hace ofertas que no podemos rechazar pues nos arriesgamos a que se nos apresca minimo soony corleone , Y por que sera queal coche aquel de un brochazo le borraron el nombre y sobre el manchon lo bautizaron con el prosaico E l Tarru , dime tu. y si de locales y establecimientos hablamos miren que gracioso la cafteria de la calle J en sta clara , ¨la guarida del Chacal ¨los fosforo por alli no compro ni las galleticas . Pero eso de maripositas doradas ya bordea lo real maravilloso , sera por eso que no hay lios de asistencia al defile del 19 de mayo en sta clara . en fin hay tela por donde cortar . Chao

  • jorge

o carniceria EL MELON