Logo de Razones - Vanguardia

Estimados que hablan

Expertos villaclareños de diversas disciplinas siguen las sendas de lo que depara la COVID-19 en este territorio. No hay magias ni acertijos, solo fundamentos científicos que demuestran la necesidad de cambiar actitudes irresponsables.

Visto: 1854

De él dicen que ha pactado un matrimonio irrenunciable con la Meteorología y, también, que la predilección por la ciencia la lleva en la sangre desde su tránsito por el preuniversitario. Ciertamente, el Dr. Luis Lecha Estela, consejero para América Latina y el Caribe de la Sociedad Internacional de Biometeorología, dedica gran parte de su tiempo a las investigaciones como miembro del Grupo científico para la toma de decisiones en torno a la COVID-19 por parte del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de Villa Clara.

Doctor Luis Lecha Estela.
«La contribución poblacional es determinante y la mejor opción para disminuir los casos, ante una limitada percepción de riesgo», precisa el Dr. Luis Lecha Estela. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

Este resulta otro de los momentos que marcan su vida, alejado de aquellos inicios de los años 90 con la fatídica importación de pollitos de ceba provenientes de la entonces Checoslovaquia, que perecieron por el intenso calor tropical. Ello le impactó sobremanera; sin embargo, ahora la encrucijada es mayor porque está en juego la vida y la muerte de humanos enfrentados a una pandemia sin igual.

«Una etapa distinta de las primeras del virus, que tiene un proceso de transmisión muy activo y situaciones complicadas con su propagación», asevera el científico, quien precisa la aplicación de modelos encaminados al estudio de la dinámica de las poblaciones a fin de valorar, en este caso, la marcha y dispersión de la enfermedad.

Las acciones son colectivas; involucran a físicos, matemáticos, meteorólogos, geógrafos y epidemiólogos. Estos últimos, como contraparte en la interpretación ofrecida por los modelos, los cuales toman como base el arsenal de datos provenientes de pacientes positivos, de sospechosos, de los que están ingresados... Los detalles se llevan a un sistema de ecuaciones diferenciales para obtener el comportamiento de toda la curva epidémica en cada lugar, con frecuencia diaria.

«Vale destacar que prevalece el enfoque multidisciplinario porque resulta imposible evaluar el entorno que rodea la manifestación de un proceso si no se tienen en cuenta factores incluso asociados a la conducta humana. Por ello, el CDP se asesora con especialistas en ciencias naturales y sociales luego de tantos meses de tensiones que reclaman consejos y ayuda especializada, a partir del desgaste y los momentos vividos», fundamenta Lecha Estela. 

El qué y el cómo de los hechos

Personas en la calle en Santa Clara durante la fase de transmisión autóctona limitada de la COVID-19.
Aún quedan comportamientos como estos e incluso peores. ¿Podremos de esta manera disminuir el contagio? (Foto: Carolina Vilches Monzón)

La indisciplina en las colas, la violación continua de las normas de distanciamiento, el incumplimiento de las disposiciones sanitarias, la presencia mayoritaria en las calles sin razones justificadas y una percepción de riesgo que, a pesar de la reiterada divulgación, no acaba de encontrar su «pista de aterrizaje», son realidades influyentes en el actual panorama, y hemos sido culpables. Por tanto, se requieren acciones y estudios sociales para su enfrentamiento.

El Dr. Lecha Estela resalta en este último rebrote las fiestas, las celebraciones por el fin de año y el arribo de viajeros contaminados que incumplieron los requerimientos de aislamiento domiciliario sin conocer aún los resultados del segundo PCR.

Memorándum

Villa Clara se encuentra en una etapa compleja del nuevo proceso epidémico, con algunos municipios que mantienen una dinámica activa en la transmisión del virus SarsCoV-2.

Estos estimados se realizan a diario desde el pasado 1.o de diciembre, a los cuales se añaden los acumulados hasta el momento.

Las evaluaciones del comportamiento de la COVID-19 se perfeccionan con la inclusión de nuevas herramientas de análisis, en aras de conocer su evolución y contribuir a la toma de decisiones en el CDP.

—De acuerdo con los estimados, ¿cómo se comporta la dispersión del virus?

—Crece de manera uniforme a un ritmo constante en un territorio que registra entre 16 y 32 casos diarios. La tendencia es a la dispersión y todo dependerá del proceder humano para cortar el proceso de transmisión. De lograrlo, se apreciará una disminución de los enfermos, a lo cual también ha contribuido el aislamiento de los contactos.

Los estimados se cumplen. Solo Santa Clara reportó 14 casos por encima en la pasada semana, por lo que la acción del hombre puede cambiar el escenario previsto por esos modelos.

—¿Qué causas explican el comportamiento irregular entre los municipios?

—En ciudades grandes existe mayor propagación; por ello hay que suspender los juegos de pelota, los festines, las actividades sociales, y adoptar medidas que disminuyan el contacto entre personas. La capital provincial es el municipio más complejo; en la última quincena muestra un aumento notable de la incidencia diaria, y pudiera superar los 850 casos acumulados para el 15 de febrero, pero Manicaragua puede acercarse a los 100 positivos, mientras que Ranchuelo, Camajuaní y Santo Domingo deben estar muy atentos.

—En el campo de las hipótesis, ¿se ha corroborado alguna influencia de factores meteorológicos en la proliferación del SARS-CoV-2?

—Al principio se realizaron varios trabajos tratando de encontrar la relación entre ellos; sin embargo, las conclusiones iniciales descartaron dicha interrelación, porque el virus demostró su adaptación tanto al calor como al frío, la lluvia o la sequía, y se extendió muy rápido por el mundo entero desde su surgimiento en Wuhan, China; aunque algunos estiman, de manera hipotética, que prefiere el «fresquito», y de ahí quizás su ausencia en las provincias orientales en otras etapas. 

Modelos de comportamiento de la COVID-19 en Villa Clara.
Parte de los estimados correspondientes a la actual semana, realizados por el Grupo científico. Semeja la trayectoria de un fenómeno meteorológico, pero se trata de otro tipo de «huracán». La raya negra muestra el comportamiento real, que va en ascenso. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

«Para llegar a establecer si existe una relación causa-efecto entre el virus, su transmisión y las influencias climáticas o meteorológicas debe investigarse bastante y a profundidad durante un tiempo prolongado».

Contrastes

Las predicciones consideran que el pico de la pandemia para nuestra demarcación ocurrirá entre el 10 y el 20 de marzo, pero esto puede cambiar si logramos restar cifras al escenario real.

Sería muy bueno convertir esta curva imaginaria que aparece en la imagen en pura realidad. Qué inmenso regalo ofreceríamos a las jornadas siguientes al Día del Amor y la Amistad si modificáramos nuestras acciones inconsecuentes. Cuánto nos gustaría volver a saludar al amigo que perdimos y recordamos a diario, ver sentada en el sillón a la ancianita ya ausente, y olvidar aquellos días angustiosos por la gravedad de un infante que, gracias a la medicina y sus baluartes, disfruta hoy de la vida.

Gráfico de la COVID-19 en contraste con corazón con frase Te amo.
(Foto: Carlos Rodríguez Torres)

Medite sobre todo esto y mucho más. ¿Acaso resulta imposible cumplir los protocolos? Propóngase enfrentar las jornadas venideras con el empeño de cambiar esas variantes dictadas por los estimados.

Ojalá, entonces, esa tarjeta que llega a la puerta con un TE AMO, vísperas del 14 de febrero, llene el alma de quienes brindan su aporte para vencer la pandemia.

¿Tenemos o no nuestras Razones?   

—En medio de todo, el personal de Salud ha enfrentado un capítulo nuevo ante síntomas de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) que pudieran enmascararse en este complejo entorno…

—Muy real. El aumento de las IRA, favorecidas por el invierno, hizo que fuera difícil diferenciar los síntomas característicos de la COVID-19 de los que tenían personas llegadas a los servicios de urgencia con dificultades respiratorias. Ello puso a los especialistas en una situación muy tensa, y se tomó la decisión de aislar a todo aquel con sintomatología respiratoria detectada en los cuerpos de guardia o mediante las pesquisas sistemáticas en las comunidades. Teniendo en cuenta el alto riesgo de transmisión, era preferible aislar primero y verificar después la presencia o no del virus, tanto entre el personal médico que trabaja en urgencias como entre los propios familiares o contactos frecuentes.

Mientras tanto Villa Clara continúa trabajando en el perfeccionamiento de los estimados de casos activos de la COVID-19, a partir de modelos utilizados en la provincia que guardan relación con los resultados ofrecidos por el grupo nacional.

Hasta el momento, el ritmo de crecimiento uniforme puede variar entre 20 y 25 casos diarios, como el escenario más probable; pero también disminuir de 16 a 21 ocurrencias, que sería lo mejor, y aumentar hasta 28 y 32 reportes por día en el peor contexto.

Todo parece indicar que la tendencia en la provincia se inclina hacia el incremento en la próxima semana; pero a la vez, la buena nueva es que no existen condiciones biometeorológicas peligrosas para la salud humana.

Solo el actuar ciudadano responsable, una pesquisa más activa y el aporte comunitario podrán reducir el tiempo de duración del brote epidémico y la cantidad de personas afectadas. De todos dependerá que se logre el viraje necesario de esos estimados que hablan.

Se han publicado 7 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Daniel

    Había escuchado sobre estos estimados, pero ahora entiendo como son. Gracias por el artículo.

  • Rebeca

    Otra manera diferente de ver la realidad de la Covid.

  • Michel Fernández

    Muy aportador este artículo desde varios puntos de vista.

  • RAMON L GOMEZ MORALES

    Recuerden que la transmisión se comporta exponencialmente, y en forma mayor, cuando aumentan los asintomáticos, que en la mayoría de los casos no asisten al médico por precisamente ser asíntomáticos y es de ésta forma siguen silenciosamente multiplicando el virus y estos si pertenecen a los indisciplinados, aumentan la posibilidad de contagiar a muchas personas en forma, reitero exponencial.

  • RAMON L GOMEZ MORALES

    Sí se les pregunta a cualquier persona el significado de lo que es exponencial difícilmente podrán dar una explicación y podrían responder simplemente, que es exponerse, y no es la respuesta correcta. Es por éste motivo que la pandemia se ha extendido tan rápidamente en el mundo. En la primera intervención de nuestro presidente con éste tema, lo dijo muy claro que la transmisión era exponencial. Se debería mejorar la información en este aspecto, para que las personas puedan interiorizar mejor la importancia de la llamada percepción del riesgoo, de la que no ha bastado plenamente su comprensión al parecer hasta el momento. Amén. Gracias por permitirme participar en el foro.

  • Teresita

    Me parece que de PERCEPCIÓN DE RIESGO se ha dicho y divulgado bastante. Lo que pasa es que ha faltado mucho en su interiorización. De nada vale hablar y divulgar si luego queda en tierra de nadie. Nos corresponde a todos interiorizar.

  • Raúl Díaz

    Agradezco este artículo. Despeja dudas.