Villa Clara se recupera post-Irma

A poco más de un mes de «Irma», Villa Clara fortalece su atención a los damnificados.

iudadano de Caibarién recibe los beneficios que se le conceden a los damnificados villaclareños más afectados por «Irma». (Foto: Ramón Barreras Valdés).
iudadano de Caibarién recibe los beneficios que se le conceden a los damnificados villaclareños más afectados por «Irma». (Foto: Ramón Barreras Valdés).
Visto: 1401

Poco a poco, Villa Clara avanza en el complejo proceso de satisfacer las necesidades de los miles de damnificados de Irma, al tiempo que son aplicadas  fórmulas lo más equitativas posibles para asegurar la alimentación y la entrega de otros recursos a una población severamente afectada; con 51577 viviendas dañadas.

Las cifras cambian por día, pero cada vez son más las personas que reciben los beneficios del Estado, que ha sacado de su reserva para contingencias todos los recusos disponibles para mitigar la situación en el menor plazo posible.

Hasta el jueves 12 de octubre habían sido atendidos 4809 damnificados en los puntos de venta de materiales de la construcción, otorgados más de mil créditos bancarios a quienes los han solicitado, pues la mayoría ha preferido pagar su 50 % en efectivo, y una distribución de materiales en los 13 municipios que ha ido solventado los problemas más apremiantes.

De la propia reserva estatal se ha distribuido en los municipios y/o comunidades de mayor magnitud de desastres un total de 10 169 cocinas de inducción, con sus respectivos módulos; 3 080 ollas multipropósito y 400 fogones de keroseno.

También 5443 colchones, a los que se suman los 1082 donados por la solidaridad internacional, que hacen un total de 6525. Además por la vía de donativos del Programa Mundial de Alimentos (PMA) fueron ya distribuidas  460,7 toneladas de arroz y 232,6 de frijoles, estas últimas entregadas gratuitamente a razón de cuatro y dos libras, respectivamente, en 520 de las 1055 bodegas del territorio.

Reparto gratuito del que fueron beneficiados además los niños, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad.

Mientras que a los evacuados antes, durante y después del paso del huracán Irma, les fueron garantizados otros alimentos llegados de donación como: cereales de avena: 120 paquetes; leche en polvo: 360 paquetes; sopa de pollo: 399 paquetes; arroz: 200 sacos de 10 kg; harina de trigo: 210 paquetes y 556 pomos de aceite.

Aún quedan 647 albergados que reciben similar atención, distribuidos en los municipios de Sagua la Grande, Encrucijada, Camajuaní, Remedios, Caibarién, Placetas, Santa Clara y Ranchuelo.

Según refleja el informe rendido por el subgrupo de Alimentos del Consejo de Defensa Provincial,  también se recibieron, y fueron entregados a los damnificados, un total de 1420 sábanas; 1044 toallas; 1500 colchas y 173 módulos de ajuares.

Por la distribución normada  les ha llegado a los más necesitados, en particular de los siete muncipios costeros y sus comunidades: 5 libras de papa y 5 huevos per cápita; latas de sardina y de salsa Vita Nuova; galletas, refresco instantáneo, mezcla para batido y otros productos alimenticios.

Se suma la entrega de los módulos de aseo (jabón de tocador y de lavar, crema dental y detergente)  y de ajuares (sábanas cameras y personales y toallas).

La provincia ha asegurado la venta liberada de más de 51 441 kilogramos de pollo; 22 825 kg de queso; 65,9 hectolitros de refresco gaseado; 94 294 litros de sirope; 6,7898 kg de picadillo de pollo; 12 500 kg de salchichas; y más de 264 mil bolsitas de refreso Coral.

Unido a un incremento en la producción de galletas, palitroques, panques, y unas 400 toneladas de carne de cerdo entregadas por encima del plan, lo que ha asegurado una presencia más estable en los 13 municipios, manteniéndose el precio de $16.00 pesos la libra.

En tanto, el 100% de la población villaclareña recibió la lata de carne de res de procedencia italiana, en proporción a la cantidad de consumidores.

La agricultura, bien golpeada por el organismo atmosférico, trabaja de igual manera en la recuperación. Se han sembrado  2702 ha de pepinos, boniato, calabaza y maíz.

Todavía queda mucho por hacer. La voluntad de salir adelante existe, y el tiempo apremia.  

  • Albert en Vega Alta

Villa Clara se recupera post-Irma en Vega Alta han llegado las ayudas pero seguimos con dificultades por parte de ETECSA y una lastima que se nos desprecie por ser un consejo popular Lejano.