(Re)vendedores y precios topados: ¿quién detiene la estafa?

Una cosa ha sido admitir oficialmente el tope de precios a los productos agropecuarios, y otra bien distinta su aplicación.

Caricatura de Alfredo Martirena sobre precios de productos agropecuarios.
Visto: 2187

En noviembre de 2017, debido a la escasez de alimentos que originó el paso del huracán Irma por Villa Clara, el Consejo de Defensa Provincial topó precios a las mercancías de puntos de venta, carretilleros, y mercados de oferta y demanda.

Camajuaní (Vueltas) 

Comerciante 1: Nosotros vendemos ají a cinco pesos el pote de helado, ají que producimos directamente en el campo. Por eso cumplimos con los precios topados, porque el producto no pasa por los revendedores.

Comerciante 2: Te exigen vender barato, pero ¿dónde compras barato? Por ejemplo, los ñames blancos después del ciclón están escasos. En mi caso, los he pagado al productor a diez pesos la libra, y aquí esta topado a 5,50; tengo que venderlo a doce.

Cuando existía el mercado del Caracatey, en Santa Clara, entraban productos de todos los municipios y comprábamos a precios módicos. Había un balance, pero lo cerraron.

Consumidor: Me ha sucedido que llego al punto de venta, miro la pizarra y veo malangas a cinco pesos. Cuando pregunto, el vendedor me dice «esa es la libra de la chiquita, porque la grande es a diez», pero eso no está en la pizarra. Siempre hacen sus marañas.

La medida, inicialmente concebida para un cuatrimestre, se extendió hasta abril por causa de la lenta recuperación de las producciones de viandas y otros cultivos en el territorio, según informó a Vanguardia Bárbaro Monteagudo Fernández, vicepresidente del Consejo de la Administración provincial.

Pero lo que prometía un alivio para la población, no pasó de ser un ligero bálsamo ante el malestar general por el difícil acceso a los alimentos. Porque una cosa ha sido admitir oficialmente el tope de precios a los productos agropecuarios, y otra bien distinta su aplicación: ni en noviembre ni ahora la medida ha sido acatada por todos los vendedores, en todos los municipios.

Ante los ojos de la población se han camuflado las listas con los precios de venta, se han adulterado las unidades de medida, se ha expendido al precio que el vendedor entiende más ventajoso para su negocio... Y el ciudadano común, ese que (sobre)vive con su salario, sigue pagando los platos rotos por las violaciones de los cuentapropistas, los retrasos de la agricultura, y el insuficiente control de los cuerpos de inspección y las demás entidades encargadas de chequear y hacer cumplir la disposición del Consejo de Defensa Provincial, de noviembre pasado.

«Tenemos pocos supervisores y muchas actividades por controlar, no solo la venta de productos agropecuarios», declaraba en diciembre Reinaldo Oms Pairol, al frente de la Dirección Integral de Supervisión (DIS) en Villa Clara. Pero para una medida adoptada desde noviembre, pensada quizás desde mucho antes, y en un aspecto tan sensible como la comida, los «refuerzos» debieron preverse casi al tiempo que la disposición. Además, no es secreto que algunos inspectores prefieren cargar prebendas y no responsabilidades.

¿Y si la población colaborara más denunciando a los infractores? Podría hacerse; en ocasiones se ha hecho, pero —y esto es lo que deben entender las autoridades— ayudar no significa hacer el trabajo de otros que sí perciben un salario por notificar, prevenir, decomisar o multar a los transgresores. 

Remedios 

Consumidor 1: Yo voy a una plaza que es de una CCS y ahí los precios son más asequibles. A los carretilleros casi nunca les compro, pero les resuelven un gran problema al pueblo, a pesar de que están con precios bien altos, porque ¿qué trae Acopio? Yo tengo una placita a una cuadra de la casa y pocas veces abre porque Acopio distribuye muy poco: cuatro o cinco tomates, y la gente se mata para ver si puede o no comprar. 

Carretillero vende productos agropecuarios en Sagua la Grande.
(Foto: SMB)

Consumidor 2: Topados o no topados, están altísimos los precios  […], y mientras las producciones agropecuarias en este país sigan a ese nivel, no hay estabilidad en precios acorde con el salario de los pobladores. 

Director de Supervisión Integral del municipio: Sí se está accionando duro contra el tema de los carretilleros, incluso se retiraron dos patentes y se pusieron tres multas por violar precios recientemente. Somos  pocos, no podemos estar a la misma vez en todos los lugares, son muchos los carretilleros y nos es imposible. Nosotros pedimos por esa parte que el pueblo nos apoye, nos llamen y nos digan los carretilleros que violan los precios, porque nosotros no somos adivinos. […] El pueblo es el que no apoya en eso, aunque hay quien sí ha denunciado lo mal hecho. Hay falta de comunicación y divulgación; el mejor inspector es el pueblo. 

Consumidora: Cada uno de los dirigentes asignados a esta tarea lo que debe realizar son inspecciones sorpresivas, ser una persona más de la población y llegar y comprar productos para que vean que es un engaño total lo que existe con la población. […] Y [los vendedores particulares] les resolverán el problema a los que tienen hostales, a los que reciban dinero del exterior, pero a mí que soy una maestra, que vivo de mi salario, no, porque no es solamente la comida: tienes que vestir, calzar, comprar medicamentos.

Con este desatino, lo que parecía una medida coyuntural de alto impacto popular para muchos no pasó de ser una mera formalidad. Y cuando todavía se espera que las aguas tomen un cauce provechoso para la mayoría —esto, si el gobierno le hiciera frente al descontrol de precios en todos los territorios—, los que pueden, o quieren, se someten a la estafa del vendedor; otros prefieren madrugar en una cola para comprar mercancías en las ferias dominicales; mientras algunos se transportan hasta Sancti Spíritus los fines de semana, para abastecerse allí de productos más variados y menos costosos que los que se ofertan en las plazas villaclareñas.

Caricatura de Alfredo Martirena sobre precios de productos agropecuarios.
(Caricatura: Alfredo Martirena)

Manicaragua  

Carretillero: Me rijo por los precios topados, a pesar de que pago al contado al campesino y tengo que pagar también el transporte. Además, los inspectores controlan mucho.  

Consumidora: El servicio es bueno, no se puede negar que con los precios topados ha existido una diferencia  […], pero aún presentan deficiencias algunos puntos de venta particulares.

Placetas 

Consumidor 1: En la feria dominical hay una parte que no presenta alteraciones en los precios, y otra en la que la tablilla de los precios no aparece por ningún lado. En esa parte se altera el costo de los productos en venta.

Consumidor 2: Aquí ves que la pata de cebolla blanca está a 60 pesos, cuando el precio tope es de 40; la col a diez y el tope es de dos pesos por libra; el ñame está aprobado a 5.50 la libra, y te la venden a ocho; y con la costilla de cerdo, que debe ser a 15 (la libra), la venden a 27.

Para describir esa realidad que se vive hoy en la provincia más central de Cuba, con relación a los precios máximos de venta para productos agropecuarios, un equipo de reporteros de Vanguardia visitó cinco municipios (Quemado de Güines, Camajuaní, Manicaragua, Placetas y Remedios). No todos los entrevistados (clientes o vendedores) accedieron a publicar sus nombres en el periódico. Sin embargo, se conservan las grabaciones con sus declaraciones, en aras de la credibilidad de este trabajo y del medio.

Se han publicado 9 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • el pueblo habla

    yo le escribo desde vueltas y le afirmo que casi ninguno de los vendedores es productor,todos alteran los precios y si lo quiere comprobar venga los domingos a la feria para que compre malanga a 8 pesos y cuando va a pagar es a 10..eso es a la cara de los inspectores ....hace algunos años se realizaban ferias populares donde venian las CCS, CPA,COMERCIO Y GASTRONOMIA y otras entidades mas y vendian a mucho menor precio pero ya no funciona.ahora aqui en vueltas no existe un mercado como tal solo dos tarimitas con las mismas personas,el que habia fue desapareciendo pedazo a pedazo y lo peor y sin comprometer a nadie la inspeccion es la mas mala de la provincia..

  • berta

    Sucede que los que topan... ¡tapan!

  • Belkis

    Buenos días.
    Tratando de analizar para poder entender esto de los precios topados y he llegado a la conclusión de que todo lo que llega se queda.
    Usted, como otras personas que trabajamos con el estado, tenemos que depender del carretillero, porque no podemos salir a comprar nada que sea vendido en las placitas o bodegas, en horario laboral.
    Usted necesita agregar algo de ensaladas o vianda al arroz, tiene que morir en esos precios tan elevados que hoy por hoy estamos viviendo a diario, les pongo un ejemplo que es la carne de cerdo. Usted siempre espera a cobrar su salario de cada mes para poder garantizar algo de plato fuerte ya ni eso puede hacer, que bien se mantenía la venta de carne, vianda, ensaladas, cuando existía la feria del Sandino, ahora si quiere comer carne si no le paga a los inescrupulosos que se dedican a la venta de la cola a $50.00 en efectivo, lo mismo en las feria del domingo como en la casa del cerdo en la vigía, si quiere comer carne pague los 50.00 pesos o compre la carne en sobreprecio.
    Al parecer este precio de los 50.00 pesos, no está topado.
    Gracias, Belkis.

  • Jorge

    Realmente cansa estar leyendo o escuchando lo mismo desde hace muchos años y no verse la solución a pesar del esfuerzo del partido y de mucha gente honesta, a decir verdad la gente ha perdido cualquier esperanza de que la situación pueda mejorar, pues depende de muchas cosas que no están al alcance de la mano todavía, mientras que el Estado no surta directamente las placitas y no sea lo suficientemente capaz de producir lo necesario seguiremos así, ahora mismo por ejemplo, Santa Clara líder en la carne de cerdo está muy atrás, en el Sandino los domingos si quieres alcanzar algo, tienes que madrugar, para nadie es un secreto los negocios directos entre las paladares y los que ofertan los productos cárnicos, dígase cerdo de procedencia estatal, tendrá esto solución algún día ? esperemos que sí, pero esta no se ve en el horizonte, cómo bien dijo una compañera nuestros dirigentes deben vestirse de pueblo y allí en la misma cola como uno más , podrán ver y combatir junto al pueblo todos los abusadores y transgresores de la ley, incluido el propio cuerpo de inspectores que deja mucho que desear

  • El planificador

    Hace varios años la provincia de Villa Clara era una de las provincias más estables y mejores del país y ese desempeño se daba a conocer a la hora de otorgar la sede por el 26 de julio. Pero últimamente estamos entre las peores o la peor hasta en el béisbol. Nos encanta el fracaso, si acopio años atrás no fue bueno ni nunca resolvió el problema, porque retomarlo, que hace la provincia por mejorar la alimentación a la población, bajar los precios, tener mejores ofertas y hacer cumplir las leyes y no seguir viviendo en la mafia alimentaria a la cual tenemos que enfrentarnos a diario para poder llevar a la mesa comida todos los días, como puede ser posible que usted vea en una tablilla de venta carne de cerdo a 25 y cuando valla a pagar el vendedor te informe que es a 40 pesos, menos mal que en nuestro país no se venden armas de fuego, porque hace rato que muchos de estos vendedores hubiesen sido ultimados a balazos. Por qué se perdió la feria del Sandino donde participaban vendedores de toda la provincia?. Por qué en otras provincia la situación es diferentes?, ejemplo hay muchos, uno de ellos en cruces de paso por ese municipio un sábado, chocolatin, galletas, sirope , fideos y sin numerar la cantidad de cosas que estaban vendiendo en la feria hasta plátanos.

  • ALEXIS

    Estimados

    A la estafa la detiene la abundancia...

    • el rolo

      coinsido en lo planteado por JORGE , creo que nuestros dirigentes deben vestirse de pueblo y mantener un chequeo en la ferias a ver si podemos lograr una mejora en los precios que nuestro pueblo ha solicitado en reiteras ocaciones y por lo que hemos visto no es posible lograr con los inpectortes solamente.
      sabemos que en realidad supervisan en un momento y al retirarse todo sigue igual.

  • Delvis Toledo desde Cienfuegos

    Aquí en Cienfuegos es la misma historia, incluso peor.

  • Konde

    Hola a todos yo quisiera saber donde esta el listado de precios topados para poder saber cuando me estan cobrando por ensima..