Respeto y gloria

En Santa Clara un Mausoleo honra a los combatientes del Frente de Las Villas, constituido hace 60 años por el Che bajo el pensamiento de Fidel.

Amanecer en el Mausoleo Frente de Las Villas, en Santa Clara, Cuba.
Así amanece el Mausoleo Frente de Las Villas, lugar que perpetúa un pasaje de la gesta revolucionaria ocurrido hace 60 años, y que contribuyó de manera decisiva al triunfo del 1.º de Enero. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 444

Amanece en la capital villaclareña, y en un sitio distante del corazón citadino reina el silencio, en tanto la vista se pierde entre buganvilias, embelesos, salamandras y solandras mexicanas, plantas ornamentales que ofrecen un colorido singular a las terrazas.

Todas las flores confluyen en perfecta armonía: cofias y lágrimas de Cupido, en laterales y jardineras; mariposas que perfuman el entorno, y las palmas reales, cercanas a la llama eterna, como símbolos auténticos de cubanía.

Vista desde la entrada de Mausoleo Frente de Las Villas.
(Foto: Ramón Barreras Valdés)

Mas, no resulta un jardín, aunque pudiera simularlo. Allí hay capítulos de historia porque permanecen y se honran los restos de combatientes del Frente de Las Villas, integrado por fuerzas de la Columna 8 Ciro Redondo, del Directorio Revolucionario 13 de Marzo y del Movimiento 26 de Julio que operaban en ese territorio, en una etapa definitoria para el triunfo revolucionario, cuando desde el Escambray se procuraba la necesaria unidad.

Un día se pensó en un proyecto que dignificara aquella gesta. Bajo las miras de la arquitecta Blanca Hernández Guibernau fue concretándose la idea a partir de cuatro terrazas escalonadas concebidas a manera de un parque, y en concierto con el Conjunto Escultórico Ernesto Che Guevara del cual forma parte.

Un profundo simbolismo posee el lugar, al estar muy cerca de la escultura del Guerrillero Heroico que, fundida en bronce sobre un pedestal de 16 metros de alto y 20 toneladas de peso, se orienta retadora hacia el Sur.

 

Mausoleo Frente de Las Villas, en Santa Clara, Cuba.
Mausoleo Frente de Las Villas.
(Fotos: Ramón Barreras Valdés)

 

La sencillez constituyó otro de los detalles por cumplir, y para lograrlo se enchaparon los muros con losas Jaimanitas, mientras en los de contención predominan las piedras naturales. Para el pavimento central no hubo mejor elección que el granito blanco como toque distintivo. 

Fueron muchas las horas dedicadas a cada trazo. Faltaba decidir los brazos ejecutores, y le correspondió a la Empresa de Construcción de Obras de Ingeniería y Arquitectura No. 1, junto con los inversionistas y especialistas de una unidad básica del Ministerio de la Informática y las Comunicaciones, y de otros sectores que desafiaron escollos y derrocharon esfuerzos para hacer realidad la obra.

Y el 8 de octubre de 2009, en ocasión del aniversario 42 de la caída del Che, tuvo lugar la inauguración con la presencia del general de Ejército Raúl Castro Ruz, entonces presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, quien presidió la ceremonia familiar, con honores militares, de inhumación de 69 combatientes de ese frente guerrillero. 

Remembranzas

El 16 de octubre de 1958 el Che  llegó, desde la Sierra Maestra, al lomerío del Escambray luego de 45 días de agotadora marcha invasora de 667 km.

Desde el principio se planteó lograr el mando único sobre todas las fuerzas que operaban en la provincia, factor imprescindible para el éxito de las acciones combativas.

En sus planes unitarios el Che se tropezó desde el inicio con la labor divisionista del denominado II Frente Nacional del Escambray, dirigido por Eloy Gutiérrez Menoyo.

La primera acción victoriosa fue el ataque y toma del cuartel de la Guardia Rural de Güinía de Miranda, el 27 de octubre de 1958, primer poblado liberado por la columna invasora en la antigua provincia de Las Villas.

Combatientes participantes en la firma del Pacto de El Pedrero, en octubre de 1958.
Participantes en la firma del Pacto de El Pedrero. (Foto: Archivo)

A fines de noviembre de 1958 tuvieron lugar acciones coordinadas entre el M-26-7 y el Directorio Revolucionario sobre algunos cuarteles, emboscadas en carreteras, cortes de líneas eléctricas y vías férreas, y ataques a caravanas militares, que probaron la dinámica rebelde luego de la toma del poblado de Güinía de Miranda.

Convencido de la imposibilidad de contar con las fuerzas traidoras del II Frente, Guevara propuso a Faure Chomón, máximo jefe militar del Directorio Revolucionario 13 de Marzo, efectuar conversaciones sobre puntos de interés común de las organizaciones que ellos representaban. Los integrantes del Movimiento 26 de Julio y del Directorio Revolucionario suscribieron el 1.º de diciembre de 1958 el ya referido Pacto de El Pedrero, como plena identificación en la lucha contra la tiranía.

De esta forma era despejado el camino que posibilitaría la ofensiva del Che en Las Villas. Una ofensiva audaz que, como parte de la Campaña de Las Villas, terminaría con la batalla de Santa Clara y el triunfo revolucionario del 1.º de Enero de 1959.

Legado y tributo 

Ha pasado el tiempo y ya el Mausoleo está a punto de cumplir nueve años. Según la doctora Noris Cárdenas Martínez, directora del Complejo Escultórico Ernesto Che Guevara, hasta la fecha se han realizado dos inhumaciones, ya sea de caídos durante la guerra de liberación o fallecidos después del triunfo revolucionario.

Nichos del Mausoleo Frente de Las Villas.
De los 220 nichos, 112 ya se visten de gloria con las dos ceremonias de inhumación realizadas hasta el momento. (Foto: SMB)
Llama eterna del Mausoleo Frente de Las Villas.
La llama eterna forma parte del eje central del Mausoleo Frente de Las Villas, que arriba a su noveno aniversario. (Foto: SMB)
 

Dispone de 220 nichos de piedra y mármol rojo, que se distribuyen en sus cuatro secciones. Dos de ellas ocupan el centro, con 70 osarios cada una. Otras dos aparecen en los extremos, con 40 en cada caso.

En su eje central arde la llama eterna, y en una de sus paredes aparece el escudo de la República, junto al texto que resume la victoria que significó para la unidad y continuidad de la lucha el Pacto de El Pedrero: «Unir es la palabra de orden. Juntos estamos dispuestos a vencer o morir».

Además del tributo cotidiano a los combatientes, el sitio cuenta con un área libre destinada a diversas actividades, con capacidad aproximada para 400 personas.

Entre los distintivos otorgados al Mausoleo figura el Premio Nacional de Medio Ambiente, entregado en 2013, al valorarse la integración con el entorno y la armonía del diseño para un sitio solemne.

De acuerdo con datos ofrecidos por la museóloga Marta Arencibia Plasencia, en los últimos tiempos han pasado por allí 9389 personas, y se han realizado diversos actos de reconocimiento a personalidades, colectivos y trabajadores que reciben su homenaje por hacer grande la vida de un país que, a base de esfuerzos y contratiempos, mira al futuro con el afán de servir y crear.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.