Honran en Villa Clara a médicos con medio siglo de servicio ininterrumpido

Una veintena de médicos villaclareños con 50 años de servicio ininterrumpido, recibieron en las dos últimas jornadas el homenaje del Sindicato de la Salud en el territorio.

na representación de los doctores homenajeados esta semana en Villa Clara.
na representación de los doctores homenajeados esta semana en Villa Clara. (Foto: Liena María Nieves)
Visto: 3723

Más de la mitad de los 6000 médicos que residían en la isla antes del primero de enero de 1959, pusieron agua de por medio durante los primeros meses de la era revolucionaria, dejando en franca «bancarrota»  al sistema sanitario nacional. Sin embargo, Fidel ya sabía desde entonces que habría que «cambiar lo que debe ser cambiado», y la formación de nuevos doctores  fue uno de los proyectos más complejos a los que le dedicaría alma, tiempo y paciente acompañamiento.

Llegaron entonces a La Habana, en 1962, provenientes de casi todo el país; hijos de humildes y de acomodados, antiguos luchadores de la clandestinidad y de la Sierra Maestra, muchachas y varones, blancos, negros y mestizos. Algunos recién habían cumplido 13 o 14 años; otros, superaban los 30, pero a todos los unía el común objetivo de ejercer la Medicina en la nueva Cuba: 1500 soñadores dispuestos a sostener a la Patria sobre sus batas blancas.

Y hoy, a medio siglo de su graduación, 23 doctores villaclareños recuerdan la época en la que fueron felices sin saberlo, estudiaron como dementes y aprendieron una lección de vida: el ejercicio de la Medicina trasciende cualquier prioridad. No existe nada tan urgente como salvar a un ser humano.

Atención estomatológica en Villa Clara.
El programa de las actividades de homenaje incluyó el recorrido por varias localidades, como el Consejo Popular Emilio Córdova, en Encrucijada. Allí, el Dr. Jorge Torres León, clínico y especialista en Medicina Interna y Geriatría, precisó de atención estomatológica, y más tarde ponderó el simbolismo del momento. «En manos de las nuevas generaciones está la continuidad de un sistema de salud fundado sobre el rigor y la constancia, y hoy he podido comprobar que tenemos un buen relevo». (Foto cortesía del entrevistado)

Con 53 años de labor ininterrumpida, el Dr. Ángel Luis García Ferreiro, profesor consultante y especialista en II grado en Psiquiatría, fue uno de los estudiantes que atestiguó la apertura de la beca universitaria de G y 25, en el Vedado habanero; un regalo de Fidel, para garantizar que jóvenes de toda la isla pudiesen estudiar en la universidad.

«Los de mi curso tuvimos el honor de ser los iniciadores de un programa tan hermoso. El Comandante en Jefe nos visitaba semanalmente para saber cómo estábamos, qué necesitábamos, aunque su principal preocupación siempre fue la calidad del proceso docente.

«En cierta ocasión, alguien le comentó que por actos, reuniones y otras actividades extracurriculares, debíamos ausentarnos ocasionalmente de las clases. Fidel fue intransigente al respecto y, en público, reunido con todos los becados, lo dejó claro: “bajo ningún concepto ustedes pueden faltar al aula o a la sala”. Es decir, desde el principio nos  formamos sobre una base de rigor y ética profesional, valores que nos supieron transmitir nuestros profesores, a los que considerábamos como figuras sagradas, intocables, y dignas de toda admiración y respeto».

La Dra. Yipsy Díaz Castilo es una de las graduadas de 1969, la promoción con la que se logró completar la cifra de 6000 galenos en todo el territorio nacional. Habla en voz alta y abraza a sus amigos de siempre, lleva la cuenta de lo que ya no están, y también la de quienes, un día, decidieron dejar la isla.

«No creo que todos tengan conciencia de lo increíblemente privilegiados que somos. Vivo orgullosa de la forma en que estudié la Medicina, con quiénes  y, sobre todo, de los docentes que tuvimos frente a las aulas. De ahí viene la tradición de esta carrera en el país, y si llegamos a convertirnos en una potencia fue gracias, en parte, a la disciplina que nos impusieron.

«Vivíamos para estudiar —y no hubo un solo presente que no asintiera con la cabeza, en respetuoso silencio—, pero también tuvimos tiempo para divertirnos, para preocuparnos por los temas y problemas propios de la juventud. Cantamos La Internacional subidos en el muro del Malecón, estuvimos en la plaza de la Revolución cuando Fidel dio a conocer la noticia de la muerte del Che, salíamos a una fiesta el sábado y nos aplicaban un examen el lunes, trabajamos en el campo, aprendimos a tirar con un fusil….fuimos una generación feliz de personas muy diversas que, aún en otros sitios del mundo, mantienen los mismos principios de abnegación y pasión por la Medicina».

Cincuenta años, y nunca olvidaron que el estetoscopio se frota contra la ropa antes de auscultar al paciente, porque de ese modo le demuestran consideración y respeto; medio siglo de memorias, de miles de horas sin dormir, de tristezas y triunfos, de amor al prójimo y vocación de héroes. ¡Médicos!, mientras no les falte el buen juicio y la vida les acompañe

Se han publicado 5 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Dr. José Luis Aparicio Suárez

    !Felicidades Profesores! Nuestra escuela de Medicina, Instituto o Universidad (junto al Sistema de Salud) representan lo mismo, es “Alma Máter” donde nos convertimos en “Galenos”; es la institución de “nuestros profesores de siempre” (entre los cuales están los reconocidos por su medio siglo de servicio ininterrumpido); la que nos propició conocimientos, destrezas y valores como profesionales, la que nos ofreció lo esencial para “saber, saber hacer y saber ser” en el desempeño cotidiano, y enseñó a cultivar mejor la ética, la educación, la cultura y la sensatez. Con certeza, estudiamos en una buena universidad, por la hondura de sus profesores e invaluable colectivo de trabajadores y estudiantes. Gracias, profesores, colegas, hermanos, amigos. !Enhorabuena!

  • Guillermo

    Alabado homenaje, soy médico ya con casi 22 años de graduado y casi 30 de servicio a la Salud, antes me gradué y trabajé como enfermero, en esa foto aparecen varios de mis profesores, incluso a algunos los conocí cuando estudiaba Enfermería, a todos les agradezco los esfuerzos para que los que estudiábamos nos graduáramos sintiendo amor por la profesión y no sólo como conocedores de la Ciencia, con la Doctora Yipsy y el Doctor García Ferreiro comparto hoy labores al tener el placer, el privilegio y el orgullo de verlos caminar por los pasillos del Hospital Psiquiátrico provincial, al que consideran una casa, en ocasiones la primera, ambos vinculados aún a la asistencia y a la docencia, ambos siempre prestos a enseñar Psiquiatría o Ética médica o a hablar de la historia del hospital, de la Psiquiatría, o de la Patria, al Doctor García Ferreiro; Luis, como siempre le digo, me une además el agradecimiento infinito por haber sido quien me ayudó y apoyó para poder empezar a estudiar Enfermería allá por el 1986, gracias a todos, puede decirse en pocas palabras; 50 años o más, pero implica un sacrificio y un nivel de compromiso, sentido de pertenencia y entrega que pocos conocen y; ADMIRABLE, sería un adjetivo escaso para describir todo lo que representan, gracias profesores por lo que hicieron por mi y por todos los que hemos aprendido de ustedes y a los que aspiramos un día a parecernos, gracias por tanto amor, gracias por tanta paciencia, gracias por los regaños, gracias por ser parte inolvidable de la historia, gracias por ser cubanos, quisiera abrazarlos a todos, de todo corazón, GRACIAS.

  • Dr. José Luis Rodríguez Monteagudo.

    Felicitaciones a todos los homenajeados, por su consagración tanto asitencial, como en la formación de generaciones de profesionales de la salud. Honrar , honra!. Bien merecido reconocimiento.

  • C/B UJC Dirección Provincial de Salud

    Honor a quien honor merece.....profesores de varias generaciones de médicos insignes en nuestra provincia, ejemplo de amor a la profesión, de incontables sacrificios por una causa justa, garantizar la calidad de la salud del pueblo: principal objetivo de nuestro sistema....nos unimos a la felicitación realizada.

  • Pedro Luis González Domínguez


    Los pueblos tienen memoria
    y hay hechos trascendentales
    que quedan en los anales
    más sagrados de la historia.
    Flotando llena de gloria
    mi bandera me fascina,
    hoy llego a cualquier esquina
    y al ver los nuevos semblantes
    …pienso en los ocho estudiantes
    cubanos de medicina.


    Cuanto talento truncado
    en pos de un vil escarmiento,
    el triste acontecimiento
    Cuba entera lo ha llorado,
    pero su ejemplo ha brotado
    y en el cielo azul se empina
    como símbolo y doctrina,
    para que muestre orgullosa
    Cuba la más generosa
    escuela de medicina.


    Pedro Luis González Domínguez.