Desempolvar libros, labor del bibliotecario escolar

Durante 28 años Lourdes Hernández Díaz ha laborado como bibliotecaria en la escuela rural Andrés Cuevas Heredia, en la comunidad La Quinta, de Camajuaní.

Lourdes Hernández Díaz, bibliotecaria de la comunidad La Quinta, de Camajuaní
(Foto: Osmaira González Consuegra)
Visto: 780

Hace 28 años que Lourdes Hernández Díaz trabaja como bibliotecaria en la escuela rural Andrés Cuevas Heredia, en la comunidad La Quinta, de Camajuaní.

Durante este tiempo se ha dedicado en cuerpo y alma a desempolvar libros de los estantes para promover su lectura.

«El bibliotecario es el motor impulsor de un centro de estudios, siempre y cuando lleve a cabo su labor según está orientada. Tiene que ver con todo el trabajo de la institución», afirma.

Para ella, los bibliotecarios escolares son la razón de ser de toda la escuela, pues tienen que ver con el director, los alumnos y maestros, a quienes debe mantener actualizados con la bibliografía y las láminas para el aprendizaje.

«Cada grupo tiene un turno de clases planificado en la biblioteca, donde se hacen cosas maravillosas. Por ejemplo, actividades encaminadas al apoyo del proceso docente educativo, que es nuestra prioridad. Puedo preguntarle a la maestra de cuarto grado qué lectura está trabajando, y si ella me dice: “Necesito enfatizar en El camarón encantado”, trabajo en funció de apoyarla. Tal vez yo no imparta una clase con la misma calidad que la educadora, pero sí puedo encauzar la lectura de la obra o que la dramaticen».

(Foto: Osmaira González Consuegra)

Graduada en el curso 1990-1991 de Licenciatura en Ciencias Humanísticas, Lourdes se ha dedicado por entero a la investigación, cuestión esencial para desempeñar su labor. Con este fin participó en un seminario teórico práctico de introducción a los métodos cualitativos. Asimismo, ha asistido a distintas ediciones de los fórums de ciencia y técnica del sector. Ser promotora de salud es otra de sus funciones, e investiga sobre la vida de Camilo y el Che.

A finales de 2018 recibió el Premio Especial del Ministerio de Educación, mérito que según afirma: «Se lo debo a la exigencia de mis directivos. Tengo un grupo que desde la base hasta el municipio me dirige de forma muy correcta. Se han preocupado por mi trabajo de investigación. También se lo debo a mi consagración».

Según opina, los niños leen tanto como el bibliotecario sea capaz de promoverles el hábito de lectura. En su caso trabaja de acuerdo con las efemérides, hace promociones de libros. Comparte la opinión de Jorge Luis Borges —editor de Grijalbo—, quien dijo que de todos los instrumentos inventados por el hombre, el más importante es el libro. 

Esta consagrada bibliotecaria trata de que las personas lean todos los días. «Los libros más solicitados son El Principito, Corazón y sobre todo La Edad de Oro, porque desde edades tempranas les hablo de ella. No solo para que conozcan su contenido, sino el corazón de José Martí, quien hizo tanto por los niños».

Agrega que le preocupa mucho el hábito de lectura a partir de la incursión de las nuevas tecnologías, pero piensa que el niño puede desarrollar el gusto por leer.

«Después que pasan a la secundaria y el preuniversitario, se debe continuar la promoción de los libros. Tiene que existir una coordinación maestro-bibliotecario para que el alumno no pierda el hábito de venir a la biblioteca, y el maestro se sienta obligado a orientarles lecturas. Ese es mi trabajo: desempolvar los libros del estante para que los estudiantes vayan después, en distintos horarios, a la biblioteca».

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Miladis Pacheco Padrón

    Chene, como cariñosamente la llamamos. Ejemplar Trabajadora, fiel a su profesión y muy anegada. Si mi mente no me falla es la única de esa graduación que se mantiene en el sector. Felicidades colega.