La INPUD: 55 años de compromisos con la producción

La Industria Nacional Productora de Utensilios Domésticos (INPUD), en Santa Clara, insiste en el reto de eficiencia que inculcó el Che, su fundador.

Inauguración de la INPUD
Che Guevara, previo al acto de inauguración, recorrió talleres y valoró la calidad de producciones que abrían el camino a una ciudad en la cual se «está desarrollando un fuerte núcleo metalúrgico», como dijo en el acto. (Foto: Archivo de Vanguardia)
Visto: 847

La última de las cuatro fábricas villareñas inauguradas por el Che, la INPUD Primero de Mayo, celebra este 24 de julio los 11 lustros de existencia con el compromiso de los trabajadores por elevar la eficiencia económica y la calidad de terminados dirigidos a programas estratégicos de ahorro energético y la construcción de viviendas.

La Inpud tuvo un costo ascendente a los 13 608 563 pesos y ocupó un área de 43 556 m2, distribuidos en 13 edificios y tecnología checa. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx)

Otras tres entidades metalúrgicas antecedieron en 1964 a la fundación de la INPUD: Planta Mecánica Fabric Aguilar Noriega, la Fábrica de Bujías de Encendido Neftalí Martínez y la de Bicicletas Heriberto Mederos —las últimas, en Sagua la Grande y Caibarién, respectivamente—con lo cual arrancó un complejo proceso de desarrollo fabril fruto de la colaboración con el entonces campo socialista.

De esas industrias nacidas entre mayo y julio de aquel año, ninguna ofrece mayores surtidos a los hogares cubanos que la INPUD, creadora desde entonces de refrigeradores, ollas de presión convencional, fogones de gas, fregaderos y cafeteras.

Son renglones fundamentales que durante bonanzas de suministros de materia prima garantizaron las entregas sistemáticas al mercado interno. También en restricciones económicas sumaron artículos alternativos que mantuvieron activos los talleres y el ingenio innovador de los trabajadores.

Primera plana de la edición de Vanguardia del sábado 25 de julio de 1964 que recoge momentos relevantes de la nueva fábrica villareña. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx)

Marisol Montero Lago, directora general de la empresa, hizo referencia a los instantes en los cuales la fábrica colapsó durante los primeros años de la última década del pasado siglo. Después reemprendieron los terminados de refrigeradores y ventiladores domésticos, hasta que en 1998 registraron un alza con más de 20 millones de pesos en producción a partir de la confección de artículos de plástico y luminarias comercializadas con entidades cubanas.

Indicó que después «perfeccionaron la planificación económica con materias primas nacionales», tal como siempre inculcó el Che Guevara en tareas de organización del análisis de los costos, la disciplina financiera, el inventario de los fondos básicos, las normas de trabajo, las inversiones, el mantenimiento y la capacitación de la fuerza de trabajo que aquí en la actualidad alcanza el 25 % de jóvenes.

Uno de los cuatro fundadores de la entidad, Miguel Montero Betancourt, todavía en activo como jefe del área de mantenimiento, recordó aquellos años previos a la arrancada de una fábrica que consolidó el proceso de industrialización en la antigua provincia de Las Villas. Entonces «unos 350 jóvenes procedentes del sector azucarero se formaron como obreros calificados y técnicos medios para asumir labores especializadas en los talleres, proceso que observó de muy cerca el Comandante Che Guevara, ministro de Industrias», dijo. Después de la formación calificada quedó organizada la Planta de Moldes y Troqueles, primera en arrancar para abastecer a la INPUD de los herramentales necesarios.

Iván Rosales Gómez, uno de los cuatro fundadores, recibió diploma de reconocimiento de manos de Yudí Rodríguez Hernández, miembro del Comité Central del Partido y primera secretaria en la provincia. (Foto: Ernesto Alejandro Álvarez Alonso)

En el acto, presidido por Yudi Rodríguez Hernández, miembro del Comité Central del Partido y su primera secretaria en Villa Clara, se entregaron diplomas de reconocimiento a Montero Betancourt, Iván Rosales Gómez, Erquis Sosa Martínez y Raúl Cepeda Alberdi, fundadores en activo.

También la dirección de la fábrica recibió la Distinción 330 Aniversario de la fundación de Santa Clara, galardones que comprometen a los trabajadores de la entidad a redoblar esfuerzos productivos con el espíritu de eficiencia que animó el Che cuando ideó una industria nacional de utensilios domésticos dirigidos a la familia cubana.  

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Orestes Rafael (El Inspector de Salud)

    Hace tres años las conocí. No tenía ni idea que una industria de ese tamaño fuera dirigida casi en su totalidad en sus cargos superiores por mujeres. La historia que tiene es tan grande y el trabajo que allí se realiza es tan intenso que me imaginaba cuando me dijeron que iba a ser objeto de mi escrutinio en materia de salud ocupacional la fábrica estaba dirigida por un imperterre jefe y que llegar a soluciones a los problemas que en la materia me encontrara me iba a ser difícil, qué errado estaba. La primera visita fue compleja, realmente es una industria grande, abarcarla en un solo día es imposible, estuve tres días recorriendo sus talleres y conociendo jefes y trabajadores y por supuesto levantando los riesgos que en materia ocupacional podrían afectar la salud de los trabajadores hasta que llegó el momento de sentarme con el supuesto jefe imperterre que yo equivocadamente me había imaginado. Ya sabía que iba a ser con una mujer con quien tendría que discutir y fijar plazos de solución a los problemas detectados, ya había sido atendido siempre por mujeres, la especialista en seguridad y salud , la subdirectora de recursos humanos, la subdirectora económica, la jefa de la unidad de servicios a trabajadores y muchas más, no hubo un NO en sus respuesta a mis preguntas, siempre su voluntad fue resolver, resolver y resolver, cuántas Marisel le hacen falta a Cuba. Todas ponían una atención importante a mis planteamiento y muchas veces cuestionamientos sobre determinada situación, siempre ávidas por arreglar escuchaban y tramitaban mis sugerencias, allí sobre el terreno en la propia inspección se buscaban soluciones a problemas solubles y alternativas a los que se tornaban difíciles con los jefes de las áreas. Pocas veces me he sentido mejor escuchado. Hago esta reflexión anterior para reconocer ese colectivo que recién cumplió 55 de años de trabajo y de luchas, de imaginación y de conquistas que es dirigido por mujeres y que ha llegado hasta aquí lleno de victorias y también de desafíos para el futuro, cuando se complica bastante el horizonte para las industrias cubanas por el recrudecimiento del bloqueo. Llegue a todos una felicitación para sus trabajadores y muy especial para todas sus mujeres sobre todo a las que dirigen, que como todas las cubanas tienen dos trabajos. Qué Revolución tan grande que a nuestras mujeres las han empoderado tanto y ellas han demostrado todo su potencial y valía. FELICIDADES

    • Marisel

      Muchas gracias a Orestes por tan bellas palabras a este colectivo y en especial a resaltar el papel de la mujer cubana en la direccion

    • Marisel

      Muchas gracias al comentario de Orestes por las maravillosas palabras hacia nuestro colectivo de trabajadores y en especial resaltar el trabajo de las féminas en la dirección de inpud

    • doris

      Muchas gracias al inspector oreste de parte del colectivo de trabajadores de INPUD, seguiremos comprometidos con esta fábrica por su creador y por los líderes de la revolución. Gracias.