Che necesario

Un Che Guevara que sigue «bregando dulce y tenaz por la dicha del hombre»

Che Guevara
(Foto: Tomada de Internet)
Visto: 4113

No, no es como entonces. No es el mismo, ni es otro muy distinto. Ni siquiera es exactamente el de los huesos salvados y memorializados en la emblemática cripta de la Plaza más guerrillera de esta isla.

Pudiera decir que —como el buen vino— su calidad humana y el tiempo de fermentación nos lo han devuelto irrepetible, inimitable, renovado, irreconciliable con imperialistas, oportunistas, burócratas, timoratos, adulones, mentirosos y chapuceros.

Porque de su marcha transcontinental con botas de siete leguas no regresó personaje, sino hombre perpetuado en ideas. Y —porque también los iconos hacen falta para identificarnos—avivado en afiches, llaveros, manillas, bolsos, jarras, zapatos deportivos, pulóveres, camisetas, remeras, mochilas, gorras y pasamontañas, y otros productos no tan «adorables» marcados con su firma o su imagen, la de Korda.

Y sí. Al cabo de 52 años recorre el mundo convertido en leyenda. Pero no en fantasma, ni en dogma ni en credo. Si acaso en basamento de pobres, miserables, explotados, desplazados e indignados de los cuatro puntos cardinales.

Che Guevara
(Foto: Tomada de Internet)

Y muy aparte, ajeno a circunstancias, fechas o asuntos, debo decir que de aquí nunca se ha marchado. Está. Reintegrado a la memoria de contemporáneos y extemporáneos, y por derecho y deber, habitándonos a tantísimos cubanos que lo acogimos comandante, ministro y nacional querido.

Pudiera ser asunto de leer —o releer—, de estudiar y contextualizar sus artículos, que nos dejó bastante. Pero nunca de clonar ni trasplantar al ídolo, que de carne y huesos fue, sino de ponerle contenido humano y de pensamiento al mito, al que soñó con el hombre nuevo, el Hombre del Siglo XXI; al que ponderó el papel de la conciencia, del trabajo voluntario, de los sindicatos y de la emulación en la construcción del socialismo; al que abrazó los movimientos de liberación en África, Asia y América Latina.

Ya nada es como entonces, pero a escala planetaria es, y la isla sigue única, luminosa, irredenta, aunque en cuestiones materiales siempre perseguida y torpedeada por el desabrido vecino del Norte, y un aluvión de propaganda mediática, cáustica y venenosa, empeñado en quitarnos el sueño y el empeño de ser algún día como él, revolucionario como él: «Sobrio, tranquilo y tajante», que «Ni un solo instante se perdió en flojeras, nimiedades, jactancias, quejas», a decir de Samuel Feijóo. 

Reencarnado. Sí, «después de tanto tiempo y tanta tempestad». Aunque algunos se burlen y a algunos les duela, volvió de La Higuera, viva la utopía, revolucionario de América, faro, brújula, camino. 

Y volvió sonriente, pero con la mano en la maza, matador de canallas, para seguir pensando, hablando y actuando en consecuencia, para que teoría y práctica, decisión y discusión, dirección y orientación, análisis y síntesis, no dejen de ser nunca «contraposiciones dialécticas» que pidió dominar a los administradores revolucionarios. 

Aquí lo tenemos. Sigue médico, político, guerrillero, escritor, periodista, ideólogo, comandante inmanente de la Revolución cubana. Estoico, sacrificado,  combativo, internacionalista, proletario, sin prejuicios, chovinismos ni egoísmos, «bregando dulce y tenaz por la dicha del hombre» —escribió Benedetti—. Naturaleza única, paisaje innombrable. 

Recojamos su lluvia, retomemos su sol.

Se han publicado 3 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Pedro Luis González Domínguez

    TRIBUTO AL CHE

    Y quien se atreve a decir Guevara que tú moriste,
    si con la muerte aprendiste eternamente a vivir,
    nos convocas a seguir de frente, con optimismo,
    eres luz que al centro mismo del porvenir no se inmuta,
    …nos vas mostrando la ruta segura del socialismo.

    Hoy siento un placer profundo al verte por donde quiera
    como símbolo y bandera de la juventud del mundo.
    No desmallas ni un segundo digno ejemplo y acicate,
    sigues llamando al combate desde el gran Ñancahuazu,
    …en los hombres como tú la muerte es un disparate.

    Asesina la metralla que tu cuerpo cercenó,
    pero tu ejemplo brotó y hoy sigues dando batalla.
    Ya tu voz nadie la calla sale de cada garganta
    de América que te canta, te multiplica, te quiere
    y si se apaga, si muere …vuelve el pueblo y te levanta.


    • mercedes

      La poesía siempre será más fuerte y expresiva que cualquier escrito. La suya emociona. Gracias Pedro Luis.

  • LeiBraco

    Para un día ha roto usted el record de visitantes, me gusto el artículo. Sepa que la admiro en la distancia. Y la sigo. Me hibiera gustado tenrla de profesora.