Gagarin: el mejor bazuquero

El personaje conocido como Gagarin, aparecido brevemente en la serie televisiva LCB: La otra guerra, existió en la realidad, y su nombre era Vidal San Martín, considerado el mejor bazuquero de las tropas revolucionarias.

Visto: 1144

Durante la transmisión televisiva del serial sobre la lucha contra bandidos, correspondiente al domingo 30 de agosto, el oficial Gallo, en medio del combate, impartió a su bazuquero una orden determinante: «Gagarin, ahí están los asesinos de los niños. Haga justicia», y la terrible explosión no se hizo esperar. Después, el silencio.  

Gagarin, personaje aparecido brevemente en la serie televisiva LCB: La otra guerra, existió en la realidad. (Fotocopia: Carlos Rodríguez Torres)

La simple mención de ese nombre me remitió en el acto a muchos años atrás, a fines de la década de los 80 del siglo pasado. Regresaba entonces de una cobertura en el Valle del Yabú, en Santa Clara, cuando, poco antes de que el carro en que viajaba arribara a la Circunvalación, el chofer me indicó con el dedo que en una de las casas situadas en la vía vivía un viejo amigo a quien quería saludar.

—Se llama Vidal San Martín —añadió—, pero en la lucha contra bandidos lo conocían como Gagarin, y era considerado el mejor bazuquero de esas tropas.

—Me suena familiar ese tipo —comenté.

—¡Cómo no! —respondió el chofer—. En el libro de Osvaldo Navarro, El Caballo de Mayaguara, lo mencionan con frecuencia —legendario luchador contra los alzados en el Escambray. 

Este Gagarin, que no usaba escafandra como el verdadero, sino un descolorido atuendo miliciano, era relativamente joven, y sobresalía en su persona la nobleza de carácter y la evidente humildad de quien no anda por ahí creyéndose cosas; aunque motivos para ello tenía.

«Es cierto que en el libro de Navarro —reconoce Vidal—, Gustavo Castellón, que así se llamaba el Caballo de Mayaguara, me califica con lo máximo con la bazuca en las manos. En realidad, yo era un fresco, como aquel que dice. Era un improvisado, operaba esa arma de manera empírica. Jamás recibí entrenamiento alguno para manejarla.

«Sucede que en un momento del combate —rememora— se produce una situación difícil, y no tuve más opción que tomar ese artefacto y disparar, con tan buena suerte que di en el blanco. La gente me elogió. Sin embargo, creo que eso fue posible por las excelentes condiciones técnicas del equipo, no por otra cosa. Además, en aquellas lomas un bombazo de esos surtía un efecto demoledor».

En el mencionado libro, el Caballo narra la acción contra la banda de Sumba Viera, responsable de varias muertes de campesinos.

«Aquello era a quemarropa, y el bandido estaba ripostando con un Garand. Corríamos el riesgo de que como no lo veíamos entre la hierba, fuera a matar a alguien. Entonces llamé a Gagarin. ¡Ese hombre no fallaba! Le metió un bazucazo al bandido, que lo levantó en peso y fue a rebotar contra una hondonada que estaba más atrás».

La celebridad de tirador extraclase del joven se reafirmó aún más después del combate frente a la banda de Chano Ibáñez. 

Ese hecho —recordó San Martín— ocurrió en los primeros años de la década de los 60, en un lugar llamado La Chispa. Allí murió el sargento Salas, del Ejército Rebelde, y varios milicianos resultaron heridos. En el fragor de la pelea hice un disparo. Tres o cuatro alzados cayeron fulminados en el acto, mientras que el resto se entregaba poco después. Fue un tiro tan certero que, a decir de Castellón, «al que no mató, lo dejó loco».

Eso motivó que los compañeros compararan la precisión del cohete disparado por San Martín con su bazuca con la del cohete que por esos días llevó al espacio al primer cosmonauta soviético, y de esa relación, muy subjetiva, nació el apodo de Gagarin.

Vidal San Martín se incorporó a la lucha contra bandidos a los 14 años, cuando vivía en El Junco, cerca de Río Negro. En esos andares entre peines y cercos montunos, conoció al Caballo de Mayaguara, bajo cuyas órdenes guerreó. Lo quiso no solo como jefe, sino también como a un familiar muy cercano.

Diez años después de culminar las operaciones militares en el Escambray, ambos volvieron a reunirse bajo el signo de la guerra en Angola. En aras del internacionalismo pusieron de manifiesto, una vez más, sus experiencias combativas, adquiridas en el largo bregar tras los alzados, por los montes de esta región central.

Se han publicado 8 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Adán

    Waoooo una historia riquísima, me gustaría conocerlo. Todavía vive? Estos son los héroes que cada día vemos en la calle y no le reconocemos

  • Cesar

    Que bueno q todavía se recuerdan esas personas! Deberían incluir a todos esos valientes en la enseñanza de la Historia, es lamentable q muchos veamos a estos personajes en series televisivas y solo “por casualidad” nos enteramos q fueron reales, de carne y hueso y q se fajaron de verdad. De esos “pedacitos” está compuesta nuestra bella historia patria, no deberíamos dejarla perder!

  • Marina

    Está serie me ha impactado profundamente. En la escuela estudiamos la lucha contra bandidos, pero nada como verlo reflejado de esta manera. Mi papá que ya falleció fue combatiente de la lucha contra bandidos. Mis respetos para todos ellos, los vivos y los muertos. Gracias por todo lo que hicieron.

  • Anry

    Fuerte la historia de este hombre q sin ningún tipo de enseñanza supo manejar tan diestramente esa arma tan peligrosa, y gracias de todo corazón a él y a todos los q de una forma u otra hicieron posible la limpia del escambray donde murieron tantas personas inocentes, campesinos, niños, ancianos q vivían en esa zona. A lo mejor teníamos ideas muy vagas de lo q fue la lucha contra bandidos, pero realmente de eso sabemos muy poco, fue mucho mucho más dura de lo q se representa en la serie La otra guerra, gracias a la televisión cubana estamos acercándonos más a nuestra historia y nuestras raíces, ojala esta serie sirva de motor impulsor para q se realicen otras de este tipo, Rica historia de luchas por la independencia tiene nuesto país para contar.

  • Nelson

    En el escrito se hace mencion al libro El caballo de mayaguara, definitivamente un buen libro si se quiere tener idea de lo que fue esa epoca y comprender que esas glorias las llevaron a cabo personas comunes que solo se armaron con un valor enorme y no soldados entrenados en ninguna academia, he leido pocos libros pero si alguno recomiendo uno es ese al igual que Pasajes de la Guerra Revolucionaria

  • Banao

    Esta es la historia local hombres de carne y hueso,grandes inmensos que arriesgaban el pellejo todo los días y en muchísimo caso nadie los conoces,seria muy bueno que se hicieran serie de televisión y libros sobre estos héroes anónimo, para que nuestro niños los conozcan,que se estudien en historia de la localidad

  • Juan ...

    Las personas que conozco, vecinos y compañeros de escuela, que han participado en misiones internacionalistas son personas que se confunden entre los ciudadanos comunes. Uno es un adulto mayor que estuvo en Angola y Etiopía y su hijo, fallecido en un accidente, también cumplió misiones. Otro, de mi edad, lo veo viajar a diario en "la botella" y otro amigo contemporáneo cumplió misiones en Nicaragua a mediado de los años 80 del siglo pasado cuando el que escribe comenzaba la universidad y ahora, después de cumplir servicios militares, se puede ver en Santa Clara como un motonetero más y pocos conocen su historia de hombre comprometido con sus principios.

  • Omarito

    Todos los día se aprende halgo nuevo no conocía esa parte de la historia, desde valiente hombre de la villas, he conocidos historias de mis abuelos de cuando la LCB por la región de Corralillo, Villa Clara, bandas que operaban en esa zonas.La historia nunca se olvida.