Protección al consumidor desde el laboratorio (+Galería)

La Oficina Nacional de Inspección Estatal (ONIE) de Villa Clara labora para alcanzar higiene e inocuidad de los alimentos en los procesos industriales.

Oficina Nacional de Inspección Estatal (ONIE) de Villa Clara
La Oficina Nacional de Inspección Estatal (ONIE), de Villa Clara, es una entidad con carácter territorial que extiende sus servicios a Cienfuegos y Sancti Spíritus. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Visto: 1565

Determinar, evaluar y controlar la calidad de los alimentos de la canasta básica, la merienda escolar y otros de alto riesgo, como cárnicos y lácteos, tanto del sector estatal como privado, constituye el objetivo esencial de la Oficina Nacional de Inspección Estatal (ONIE), de Villa Clara, entidad con carácter territorial que extiende sus servicios a Cienfuegos y Sancti Spíritus.

Ella tiene la misión de monitorear el proceso de elaboración de los alimentos en la industria y darle seguimiento mediante la toma de muestras que pasan por un proceso de análisis de laboratorio microbiológico, sensorial y físico-químico, con resultados altamente confiables.

Poco se conoce sobre la importante misión de esa entidad, con sede en la Carretera a Camajuaní en Santa Clara, para proteger a los consumidores —con métodos de ensayo acreditados con la norma 17025 del 2017 en el área de análisis físico-químico—, encargada de examinar productos lácteos, cárnicos, bebidas, conservas y café, entre otros.  

ONIE vs COVID-19

Especial importancia cobró la ONIE en el mes de abril, cuando intensificó las labores de control de la calidad en las industrias de impacto social, a través de procesos de inspección, a fin de cumplimentar el plan de enfrentamiento para la prevención de la COVID-19.

En los centros inmersos en la producción de alimentos que se mantuvieron activos para asegurar los insumos a la población, en especial Pescavilla, procedieron al control de los trabajadores, desde su arribo al centro laboral; la selección de los más vulnerables y la verificación de los planes de medidas administrativas.

Asimismo, en los meses de mayor impacto de la pandemia, a pesar de las limitaciones del personal de laboratorio, integrado en su mayoría por madres con niños en edad escolar, mantuvieron un inspector en industrias de alto riesgo.

Capacitar y asesorar: tarea permanente

Corresponde también al Departamento de Calidad y Desarrollo de la ONIE capacitar a las personas al frente de procesar los alimentos en materia de higiene, manipulación y buenas prácticas de manufactura, así como certificar sistemas de gestión de calidad, reconocer los de análisis de riesgo en puntos críticos, y ofrecer asesoría a los sistemas de inocuidad, diagnóstico y auditoría.

Sobre su quehacer, la especialista Belkis Ruiz Álvarez precisó que cada año convocan a cursos para directivos, trabajadores estatales y privados, a los cuales han incorporado obreros de minindustrias.

«El 2020 ha sido la excepción ante el actual contexto epidemiológico. No obstante, promovimos algunas acciones, para dar seguimiento a las indicaciones sanitarias».

Sin embargo, el encargo de la ONIE va más allá del laboratorio y la capacitación, al contar con la responsabilidad de dar el visto bueno a las inversiones solicitadas por diferentes organismos para construir, remodelar o proceder a la ampliación de fábricas de alimentos.

Para ello mantienen estrechos vínculos con Planificación Física, lo que les permite evaluar las etapas constructivas, la ubicación de locales, el equipamiento tecnológico por instalar, su puesta en marcha y la comercialización del producto final. La licencia y registro sanitario corre a cargo de Salud Pública.

Inspecciones de la mano de la ONIE

La ONIE desempeña un importante rol en las inspecciones estatales a los procesos de elaboración de alimentos.

Atañe a esta entidad establecer planes de medidas, llamados de alerta (tecnológica o sanitaria) a las administraciones y depuraciones cuando se determinan negligencias, con un seguimiento a los productores hasta que superen las deficiencias señaladas.

«En abril fueron aprobados tres decretos leyes sobre calidad e inocuidad de los alimentos, que definen las instituciones actuantes», refiere la inspectora Yulexys Meneses Linares.

Concierne al Ministerio de Salud Pública velar por la calidad e inocuidad de los alimentos mediante la vigilancia a productores, así como el decomiso y empleo de los productos en otros usos, cuando la ONIE declara que no tienen calidad o no están aptos para el consumo humano. La Oficina Nacional de Normalización es la autorizada para aplicar multas por incumplimiento de las normas.

Asimismo, el Departamento de Inspección cuenta con un cuerpo de inspectores, un oficial superior para regulaciones pesqueras, desde la captura de las especies en el mar hasta el procesamiento industrial, y un oficial superior encargado de la calidad, la inocuidad y los procesos tecnológicos.

Las inspecciones se inician cuando es certificada una zona de pesca, para desde la captura garantizar la calidad e inocuidad de esas especies. Para ello cuentan con barcos y lanchas en la costa de Villa Clara y hacen cumplir las legislaciones referidas al cuidado del medio ambiente.

Un inspector permanente en las industrias certifica cada uno de los lotes para garantizar la calidad e inocuidad de los rubros exportables, como la langosta y los cangrejos azules, altamente cotizados en el mercado internacional.

Actualmente, el cuerpo de inspección se inserta con los trabajadores por cuenta propia dedicados a la elaboración de alimentos, y cuando se abre una nueva instalación, evalúan la recepción y certificación de materias primas y los procesos tecnológicos.

En caso de no existir un laboratorio de control de la calidad en los locales donde desarrollan la actividad, se verifican los productos mediante el muestreo en la ONIE.

La inspección incluye el servicio de metrología, pues en determinada línea de producción se hace un análisis exhaustivo de los instrumentos de medición que intervienen en el proceso tecnológico y aseguren la calidad e inocuidad del producto. Con los resultados obtenidos, la inspección adquiere un rigor técnico que brinda oportunidades para llegar a conclusiones.

El personal a cargo de esta tarea vela también por el almacenamiento de los alimentos en lugares seguros y el destino de los desechos generados por la industria para el consumo animal, y de esta forma lograr el encadenamiento productivo.

Esta actividad brinda oportunidades de mejora al determinar las no conformidades que puede tener la instalación en el proceso técnico, productivo o administrativo. Al finalizar se emite una calificación en el rango de A, B, C o alerta. Esta última puede ser de tipo tecnológica, asociada a fallos en la línea de producción, o sanitaria, relacionada con las condiciones higiénicas de la instalación o del producto.

En los establecimientos donde se obtiene una evaluación no deseada, se realiza un proceso, de conjunto con Salud Pública, para la toma de decisiones que pueden llevar al cierre del local.

Los inspectores han demostrado competencia en las verificaciones de las ramas cárnica, láctea y la pesca, y prevén ampliar las acciones de evaluación y control en rubros exportables, como la langosta, y bebidas de la línea Cuba Ron, además de refrescos y aguas embotelladas.

Puertas abiertas a la diversidad sectorial

La ONIE se inserta de forma gradual en las minindustrias de diferentes organismos; mientras que en el sector no estatal inspecciona las licencias para la elaboración de vinos, panes, repostería, embutidos y ahumados.

Al respecto, Raquel Rojas López, directora territorial de la ONIE en Villa Clara, precisó que las labores de evaluación y control de la calidad de los alimentos se amplían al prestar servicios a cuentapropistas, grupos empresariales como Azcuba, minindustrias de diferentes organismos, sectores como la Agricultura, las FAR y el Minint, entre otros.

La directiva expresó la disposición de la entidad de proporcionar los servicios de evaluación y control a todo elaborador de alimentos. De esta forma se adquiere una medida y criterio de la calidad de lo que se comercializa.

Los trabajadores no estatales autorizados por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social para ejercer este oficio, con licencia sanitaria del Ministerio de Salud Pública y cuentas bancarias legalmente establecidas, pueden dirigirse a la ONIE de Villa Clara para tramitar el proceso de contratación.

Las evaluaciones a cargo de la institución se adjuntan al registro de resultados y al registro sanitario a nivel de país, para luego formar parte de la cartera de productos que se elaboran en la isla.

Protección al consumidor desde el laboratorio

Raquel Rojas López, directora territorial del centro. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Raquel Rojas López, directora territorial del centro. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Belkis Isabel Ruiz Álvarez, especialista de calidad y desarrollo. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Belkis Isabel Ruiz Álvarez, especialista de calidad y desarrollo. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Yulexis Meneses Linares, inspectora provincial. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Yulexis Meneses Linares, inspectora provincial. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Área de análisis físico químico. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Área de análisis físico químico. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Área de microbiología. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Área de microbiología. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Microbiología: conservación de placas. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Microbiología: conservación de placas. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Conteo de microrganismos. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Conteo de microrganismos. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
El cuarto de siembra es un área de riesgo biológico, por lo que necesita estrictas medidas de protección. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
El cuarto de siembra es un área de riesgo biológico, por lo que necesita estrictas medidas de protección. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Observar todas las medidas de higiene y protección es fundamental en el laboratorio. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Observar todas las medidas de higiene y protección es fundamental en el laboratorio. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Se han publicado 5 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Ro

    Este centro laboral es magnífico. Yo soy Licenciada en Química y cuando estuve en 2do año de la carrera realicé allí mis prácticas laborales y quedé muy entusiasmada, pues la ciencia de los alimentos es hermosa y muy variada. Sólo una recomendación: Abran puertas en este centro a mayor cantidad de especialistas en las áreas de análisis físico-químicos y microbiológicos, pueden apoyarse de la UCLV, la Universidad necesita brindarle a sus estudiantes opciones atractivas en el campo de las ciencias químicas y biológicas y esta es una de las pocas instituciones en Villa Clara que existen laboratorios certificados y con un alto grado de equipamiento y buenas condiciones para realizar análisis. La Universidad necesita graduar profesionales competentes e integrales y este tipo de centros puede aportar muchísimo, y no solo realizando análisis para medir la calidad de los alimentos, sino también haciendo investigaciones, sobre todo que ayuden en esta difícil situación por la que nuestro país está atravesando.
    Muchas felicidades a todos sus trabajadores.

  • Pedro Diego Perez Morales

    Busque en donde podía escribir y note que lo mas apropiado era aqui.
    Ayer abel Falcón se desgasta en la hora de TODOS tratando de convencer y exigir a las personas encargadas del trabajo por cuenta propia que los estatales que están al frente dd esta tarea estan para exigir que hay que proteger al pueblo y no maltrarlo

  • Pedro Diego Perez Morales

    Trate de buscar donde escribir para que algún funcionario vea que abel Falcón tiene mucha razón en defender ante los cuentapropistas y sus jefes que ahora son 4 de no maltratar al pueblo con orecios 3 veces de su costo y que alguien le ha cogido miedo a los candongueros.
    Ante esta pandemia las áreas comunes debian desaparecer porque los ricos salen del sobreprecio y sin embargo el CP dice que se le activó la patente y le dijeron que ellos pueden poner los precios y lo quebhan hecho es multiplicar el.valor del producto por 3.
    He oído decir que en cualquier local del Estado puede ofertarse el mismo producto de la chopin y eliminar esta persona.
    No critico al que construye y oferta como el compañero que esta en c yn7ma en vía a los framboyanes.
    Creo suspender áreas comunes y que vendan productos producidos por ELLOS y.pienso que la Gobernación piense igual que yo.
    Les pido disculpen las molestias por escribir en este subtitulo pero vanguardis escribe muy poco de las candongas que es quien mas petjudica porque el CP esta prevista para otra cosa y si se acepta la venta minorista la mayorista del Estado debe rebajarle un por ciento.

    • Ale

      Pedro, no coincido contigo en lo más mínimo. En efecto los candongueros subieron el precio y se ganan un dineral con ello pero TODOS los cubanos tiene acceso, es tú decisión de comprarlo o no. Los responsables de darte una vida decorosa y precios asequibles (según tu salario) es el estado, lo dice la constitución y los principios socialistas, no los candongueros. Las tiendas MLC no es para todos los cubanos, si no para una pequeña parte de la población y los precios son desorbitantes más de 3 veces el precio común en el mercado mundial y es una medida del gobierno. Además los precios de la candonga es oferta demanda, esa relación define el precio, en las tiendas del estado no es así, son precios fijos que lo definió alguien en algún lugar. Dime solo un jubilado que pueda comprar un paquete de pollo en las tiendas en CUC, solo quiero que me digas uno. Además veo muy oportunista tu comentario porque la economía de villa Clara no se define por la candonga y estos últimos resuelven un problema, te pongo el ejemplo del mercado agropecuario de oferta demandada que es más o menos lo mismo, tú crees que el estado puede darle toda la comida que necesita sta clara que tiene 200 mil habitantes, uffffff estás loco. Además basta de pedirle tanto al estado que ellos están pa otra cosa. Te advierto que soy trabajador del estado y asalariado, bueno en estos momentos soy desempleado.

    • Pool

      Estimado Ale:
      El problema de la Candonga va más allá de los precios inflados. Va a caer muchas veces en ilegalidades y “otras cosas peores”.
      Desde que aparecieron los catres, se perdieron los productos de las Shopping, y migraron a esos benditos catres.
      De la misma manera, desaparecieron las cervezas y refrescos, para ir a parar a las paladares.
      Y todo esto no porque esos candongueros o dueños de paladares los compren poco a poco en las Shopping, sino muchas veces por compras subterráneas en almacenes y Shopping con la complicidad de almaceneros y gerentes.
      No estoy inventando esto. Si usted ve el noticiero de televisión, han sobrado artículos sobre operativos policiales que han puesto al descubierto muchas de estas “ilegalidades” y delitos.
      Lamentablemente esto es lo que sucede con las Candongas. Antes era fácil comprar un toma corriente en una tienda de Trasval. Ahora hay que comprarlo a 4 veces su precio en una Candonga.
      Y no me quieran dormir con que lo importan del extranjero. La gran mayoría de esos productos salen de donde le dije.
      Yo espero que las medidas contra estas ilegalidades se extiendan mucho más allá del tiempo de pandemia, para que asalariados como usted y como yo podamos comprar productos a un precio “razonable”.
      Saludos.