Oncohematología pediátrica de Villa Clara entre las mejores del país

El servicio de Oncohematología del hospital pediátrico de Villa Clara logra un 80 % de supervivencia en niños afectados por leucemia linfoide aguda provenientes de las provincias centrales de Cuba.

Atención a paciente en el servicio de Oncohematología del hospital pediátrico provincial José Luis Miranda
La dependencia mantiene un 80 % de supervivencia en niños afectados por la leucemia linfoide aguda, la más frecuente en edad pediátrica. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 740

El servicio villaclareño de Oncohematología pediátrica figura entre los tres más sobresalientes del país por los resultados en el diagnóstico de las leucemias y el tratamiento aplicado, según una publicación sobre la caracterización de este tipo de afección en Cuba.

La dependencia, perteneciente al hospital pediátrico provincial José Luis Miranda, atiende a los infantes de las provincias centrales y logra un 80 % de supervivencia en niños afectados por leucemia linfoide aguda (LLA), considerada la de mayor incidencia en los primeros años de vida, en tanto el país registra de un 73 a un 77 %.

Dra. Marta Beatriz García Caraballoso.
«Muchos resultados son similares a los de potencias desarrolladas», precisa la Dra. Marta Beatriz García Caraballoso. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

A ello se suma el 95 % de respuesta al tratamiento de inducción —cuyos saldos son del Primer Mundo—,  que constituye la etapa inicial en la terapéutica para reducir o barrer las células malignas durante 33 días. Ello resulta la antesala de la aplicación de otros pasos escalonados por espacio de dos años.

Para la Dra. Marta Beatriz García Caraballoso, al frente del servicio, los resultados de Villa Clara son similares a los de potencias desarrolladas, con la diferencia de los enfermos que recaen porque existen limitantes a la hora de utilizar el trasplante de células progenitoras hematopoyéticas, una terapéutica que, en el caso de los menores, solo se aplica en La Habana.

«Para el próximo año se estudia un proyecto que puede incluir en la provincia el trasplante de médula ósea en niños, lo que representaría otra opción de terapia para estos pequeños», precisa la especialista.

Además de la LLA, los expertos tratan otros tipos de leucemias y tumores, como los cerebrales, linfomas y osteosarcomas (en huesos largos), en correspondencia con lo descrito por la literatura y de acuerdo con los reportes anuales. A pesar de las limitaciones económicas y del férreo bloqueo externo, los pacientes han tenido todos los medicamentos requeridos, sin necesidad de cambiar los protocolos establecidos.

Para la Dra. García Caraballoso constituye una satisfacción la ausencia de niños afectados por la COVID-19, al tiempo que en la sala se cumplen las medidas orientadas bajo estricto control y un marcado aislamiento, incluida la utilización de los medios de protección por parte del personal del servicio.

Otro elemento alentador es que puede hablarse de curación en gran parte de las leucemias. Existen trabajos con quienes la superaron y desarrollan su vida insertados en la sociedad, infantes que al crecer pudieron estudiar, trabajar y llegaron a construir sus propias familias.

Para mayor orgullo, la Dra. Tamara Cedré Hernández, integrante del colectivo, aporta un dato significativo: «Luego de los prolongados tratamientos, 186 pacientes nuestros sobreviven a las leucemias en toda la región central».

Se han publicado 7 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • El D@yo

    Esto es una eminencia estelar en mi país, vaya, sin nombre. Saludos

  • Gabo

    Soy pediatra,gracias a cuba villa clara y Santa Clara, conosco las protagonistas,me consta su profesionalida,entrega,humanismo y amor ,felicidades colegas y profesoras,esa es cuba linda.Alli no preguntan de donde vienes,si eres rico o pobre,la Medicina como ciencia.

  • Sandra

    Me da mucha satisfacción saber que en nuestro país existen todas estas atenciones a la población, q hacen q muchos infantes puedan vivir su vida satisfactoriamente. Saludos

  • Yusimi

    Me alegra mucho q nuestro niños tengan esa oportunidad, es un orgullo de cubana contar con nuestro ejercito de batas blancas, a ellos mi reconocimiento por tan noble profesión y por tener tanto amor para dar. Vivan nuestros médicos.

  • Ayremis

    CUBA VALE MILLONES.En no todos los países es gratis la salud.Luchan por todos con el amor del mundo.En lo personal soy testigo de lo que hace la salud cubana.Tengo una prima a la que la niña le nació con cáncer en la médula y no se ha escatimado en recursos para hacer más larga su vida.Le habían dicho que si llegaba a la adolescencia era un milagro por los muchos cambios del organismo en esa etapa pero entre los sueros de varios tipos(entre éstos los que tumban el cabello)y los medicamentos ya hoy está al cumplir los 18 años.! GRACIAS A FIDEL!!! SOMOS CONTINUIDAD!!! VIVA CUBA!!!

  • Marina

    Nunca he visitado esa institución, pero conozco de la ardua labor que realizan allí, pues tengo un sobrino que fue atendido en ese centro cuando apenas tenía 9 meses. El padece de púrpura trombocitópenica idiopática (PTI). Gracias a la salud cubana, mi sobrino ya es un joven de 23 años, tiene una vida normal y hasta pudo tener una hija. Su niñez fue de muchos sobresaltos, con miedo a perderlo. Gracias, como dije, a la salud cubana, no pasó nada malo. Felicidades a todos los que laboran en dicho hospital.

  • PAPIRRIKI

    La gente crea tradiciones que perduran. A más de 30 de ser un Padre agradecido de una de las supervivientes, recuerdo como ahora mismo la calidad de los profesionales de la medicina que trabajaban en esa sala y en otras que tambien participan en el alto grado de supervivencia a estas enfermedades.
    Aprovecho el espacio que le faltó al periodista y cito. Dra. Berta Vergara, Dr. Victor Pichs, Dr. Machin, Cirujanos: Dr. Lopez Sánchez, Dr Muñiz, Enfermera María Elena, Enfermera Mercedes, Laboratorio, Agapito, Florinda y Mirta y tambien los servicios directos de apoyo.
    Todo un equipo que aunque hoy no esté, crearon los códigos necesarios para mantener y elevar tan altos estándares.
    Gracias a la Revolución, a Fidel y todo nuestro sistema de salud.