Analizan medidas para etapa de nueva normalidad en Villa Clara

Las medidas de prevención y el funcionamiento de la red de servicios e instituciones para la COVID-19 fueron temas evaluados por el vice primer ministro Roberto Morales y el Ministro de Salud.

Vice primer ministro Roberto Morales Ojeda y ministro de Salud, José Ángel Portal Miranda, en visita a Villa Clara.
El vice primer ministro Roberto Morales Ojeda y ministro de Salud, José Ángel Portal Miranda, participaron en el análisis de la preparación de la provincia Villa Clara para prevenir y afrontar rebrotes de la COVID-19. (Foto: Tomada del perfil de Facebook de la periodista Belkis Vidal)
Visto: 921

El vice primer ministro Dr. Roberto Morales Ojeda y el ministro de Salud Pública, Dr. José Ángel Portal Miranda, comenzaron su jornada de trabajo en Villa Clara con la participación en un consejo de dirección extraordinario de la Dirección Provincial de Salud (DPS) en la Universidad de Ciencias Médicas (UCM).

«Es una visita de intercambio, un encuentro de trabajo. Luego de un período de interrupción, reanudamos este tipo de acciones. Con el encuentro, analizamos cómo la provincia se prepara para esta nueva normalidad. Se trata de un aprendizaje para todos», aclaró Morales Ojeda a su llegada al centro de altos estudios.

En la sesión de trabajo, correspondiente a la tercera visita gubernamental a la provincia, se expusieron las medidas implementadas en esta etapa de nueva normalidad en Villa Clara. Su propósito es garantizar la salud de la población en el restablecimiento de las actividades económicas y sociales, con la adaptación del plan nacional propuesto para el período.

Según la directora provincial de Salud, Dra. Gretza Sánchez Padrón, para pasar a la nueva normalidad, Villa Clara cumplía los indicadores sanitarios establecidos. «El territorio no presenta nuevos casos activos en los últimos 19 días. La tasa de incidencia fue de 32,7 por cada 100 000 habitantes, sin eventos de transmisión locales en la actualidad», declaró.

El plan de medidas para la nueva normalidad en Villa Clara cuenta con ocho áreas fundamentales. «Estamos en presencia de un proceso que no está acabado. La evaluación de este se traducirá en los resultados que tenga en la contención de la COVID-19», aclaró Morales Ojeda.

Un primer punto va a las medidas higiénico-sanitarias a cumplir, dictadas por el Departamento de Higiene, Epidemiología y Microbiología de la DPS. Uno de sus acápites reúne un plan de acciones a tener en cuenta en el control sanitario de fronteras. Al retomarse los servicios turísticos a partir de la apertura, se consideró un apartado, también, para el control sanitario internacional en las instalaciones turísticas.

Un segundo punto del plan propuesto está dedicado a la gestión clínica epidemiológica para la prevención y control de la COVID-19 desde la atención primaria de salud en la nueva normalidad. Un elemento a destacar en este apartado es mantener la pesquisa activa como vía fundamental de detección de sospechosos a la enfermedad. Medida complementada por el desarrollo de la investigación epidemiológica, a partir de las encuestas, con el objetivo de identificar los contactos de casos confirmados o sospechosos, los cuales procederán al ingreso domiciliario o serán remitidos al centro de aislamiento si no cuenta con las condiciones en el hogar.

Visita del vice primer ministro Roberto Morales Ojeda y el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda.
(Foto: Tomada del perfil de Facebook de la periodista Belkis Vidal)

«Cada municipio debe tener previsto un centro de aislamiento para los contactos sospechosos en cada municipio. No debe estar activo, pero sí identificado con el objetivo de tenerlo listo en caso de una complicación de la situación higiénico-sanitaria del territorio», aclaró Sánchez Padrón.

«La vigilancia epidemiológica es fundamental en esta etapa de la enfermedad. El control de las personas con síntomas respiratorios en nuestros centros de trabajo debe ser muy precisa con el objetivo de evitar una transmisión. Para esto, las instituciones de salud deben ser un ejemplo. No podemos tener en nuestro personal a una persona que ponga en riesgo nuestra salud», agregó José Ángel Portal Miranda.

Un tercer componente pretende lograr la organización y el funcionamiento de la red de de servicios e instituciones para la COVID-19 y el resto de los hospitales. Aquí, se aclaró que para dar respuesta asistencial en caso de una transmisión de envergadura, se habilitará el hospital Celestino Hernández Robau, con capacidad para 120 camas, mientras se reconoció el trabajo hecho hasta el momento por el Hospital Militar Comandante Manuel Fajardo Rivero.

Además, se reconoció a la Dra. María de Lourdes Sánchez Álvarez y al equipo del Laboratorio de Biología Molecular de la provincia por su importante labor durante la incidencia de la COVID-19. «Lo que hemos hecho es en función de salvar vidas. Empezamos un grupo de tres personas y ya hoy somos 27, algunas de las cuales han brindado ya su conocimiento en otras provincias de Cuba y en países que han requerido nuestro servicio. El trabajo en equipo ha sido fundamental para lograr los resultados e indicadores que hoy tenemos», dijo la doctora.

A los estudiantes presentes en el encuentro, el Vice Primer Ministro también los reconoció en nombre de todos los jóvenes que se sumaron en la provincia a la compleja labor de pesquisa activa en la etapa de incidencia del nuevo coronavirus.

Al aspecto comunicativo se le reserva un componente por su importancia en el escenario actual donde resulta fundamental mantener la información sobre la enfermedad. Otros aspectos tratados en el plan fueron la capacitación, superación y formación; las investigaciones y el sistema de información de registros médicos y estadísticas.

«El reto fundamental será establecer el plan de cada una de las instituciones a partir de estas acciones generales. Nadie puede pensar que pasar a la nueva normalidad es un título honorífico. Debemos lograr el cumplimiento de las medidas para mantener la provincia en este punto y evitar un retroceso a partir del exceso de confianza», declaró el doctor Portal Miranda.

En el encuentro, se hizo hincapié en el uso de nasobuco, sobre todo, en las instituciones de Salud, para lo cual están establecidos medios de protección diferenciados a partir de los protocolos de su objeto social. «Debemos lograr un blindaje en nuestras instalaciones. No puede ocurrir nuevamente algo como el evento del Hogar de Ancianos No. 3 de Santa Clara», declaró Portal Miranda.

Mientras, Morales Ojeda concluyó: «Nos sentimos comprometidos con la protección de la salud de nuestro pueblo y este plan es una muestra de eso. El reto que presentamos ahora es aún mayor, y lleva a que incorporemos nuevos códigos y estilos de vida, adaptados a la situación y las formas de comunicación de nuestra región. Allí debemos trabajar también con la percepción del riesgo, de cuya disminución depende en cierta medida el retroceso en algunos territorios. La vida nos mostrará nuevas evidencias que permitirán perfeccionar este plan».

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.