Yoan, el médico que nunca descansa

Enfrenta la COVID-19 desde el 11 de marzo de 2020 cuando se presentó en Cuba el primer caso, y desde entonces se ha mantenido en la primera línea en el enfrentamiento a la pandemia.

Doctor Yoan Pérez Ojeda, jefe de los Servicios Internos del hospital militar Comandante Manuel Fajardo Rivero, en Villa Clara, atiende a paciente de COVID-19.
La profesionalidad y el cumplimiento de los protocolos de seguridad y tratamiento a los pacientes distinguen el accionar de este joven galeno, quien goza de un gran prestigio entre sus compañeros y directivos. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)
Visto: 1110
Doctor Yoan Pérez Ojeda, jefe de Servicios Médicos del hospital militar Comandante Manuel Fajando Rivero, en Villa Clara.
Doctor Yoan Pérez Ojeda, jefe de Servicios Médicos del hospital militar Comandante Manuel Fajando Rivero, en Villa Clara. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

Tiene solo 31 años de edad, y, quizá, ningún médico en Cuba ha estado más tiempo enfrentando a la COVID-19 que el galeno cienfueguero Yoan Pérez Ojeda, pues estaba de guardia en el hospital militar Comandante Manuel Fajardo Rivero, en Villa Clara, la noche del 11 de marzo de 2020 cuando trajeron al primer cubano contagiado con la enfermedad y a su esposa.

De entonces hacia acá, todos los días de la semana el joven capitán médico está en la primera línea de trabajo contra el terrible flagelo.

Quiso ser biólogo marino, pero finalmente optó por la Medicina. Los primeros dos años de la carrera los cursó en la Universidad de Ciencias Médicas de Cienfuegos y los restantes cuatro en La Habana. Se graduó de médico militar en el año 2013 y cumplió su servicio social en el campamento del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT) que radica en el Escambray.

Desde agosto del 2014 trabaja en el Hospital Militar santaclareño. Allí hizo los tres años de residencia y se graduó de especialista en Medicina Interna. Actualmente se desempeña como jefe de los Servicios Internos del referido centro hospitalario.

No cree ser diferente a los demás, y en realidad no lo es, pues es un joven modesto y sencillo como cualquiera, pero lo que hace lo convierte en uno de esos héroes anónimos, de los muchos que hay en Cuba, y cuya historia merece ser contada.

Yoan, dicen que nunca descansas y te pasas trabajando los siete días a la semana. ¿Es cierto, que no rotas cada 15 días?

Como jefe de grupo tengo un trabajo diferente, pues permanezco trabajando ocho horas todos los días, de domingo a domingo. Ya vamos por la rotación 26; o sea, 26 grupos de trabajo. Cada vez que cambia una rotación lleva un nuevo proceder, pero yo me mantengo. Son nueve médicos en mí sala: seis especialistas de Medicina General Integral (MGI) y tres de Pediatría. Ahora mismo atendemos allí a niños, embarazadas y a personal de Salud sospechosos a la COVID-19.

Si vas por 26 rotaciones, entonces, ¿cuántos PCR te han hecho?

-—Uf, ya ni me acuerdo, son tantos. Cada vez que cambia un grupo me hago PCR, también otros tantos con las pesquisas hospitalarias. Veinte, treinta, más. Realmente he perdido la cuenta. Sin contar los test de antígeno y las tiras rápidas.

Doctor Yoan Pérez Ojeda junto a uno de sus compañeros en el hospital militar Comandante Manuel Fajardo Rivero.
Yoan ha compartido con varios colectivos de trabajo desde el inicio de la epidemia de la COVID-19 en Cuba. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

—¿Todos negativos?

—Sí, todos han sido negativos. Nunca me he enfermado.

—¿Cuáles son los protocolos de seguridad que sigues?

Los habituales y establecidos: uso obligatorio del nasobuco (uno, para desplazarme hacia el hospital y luego otros dos en la sala). Al entrar al servicio, la obligación de la vestimenta básica: bata, dos pares de guantes (de latex, cuando vas a examinar, o de nailon desechable), y las botas. Están también las normas de protección relacionadas con cómo ponerte y quitarte esa vestimenta cada día. Son procedimientos de rutina, pero que no pueden llevarte a cometer equivocaciones.

—¿A qué hora empiezas a trabajar?

La guagua de nosotros llega entre 7:05 y 7:10 de la mañana. Participo en la reunión del Consejo de Dirección y de ahí a mi sala hasta por la tarde, en que regreso. Son ocho horas diarias.

—Dices que regresas, ¿a dónde, pues eres de Cienfuegos?

A un centro de aislamiento. Yo desde el 11 de marzo de 2020 descanso en un centro de aislamiento Ahora mismo estoy en La Loma, y soy allí el huésped más antiguo. Llevo unos tres meses, mientras el resto de mis colegas lo hacen solo por 15 días. Creo que he establecido récord de permanencia también en el Rivierita y en Villa la Granjita. Realmente, yo no me alojo en los centros de aislamiento, sino que vivo en ellos.

—Y , ¿cuándo vas a la casa?

—Solamente en los períodos de vacaciones establecidos; o sea, dos veces al año. El año pasado estuve 15 días en junio y otros 15 en diciembre y primeros días de enero.

Doctor Yoan Pérez Ojeda y su hijo Yoan Alejandro.
Yoan tiene en la familia a su escudo protector, y en su hijo Yoan Alejandro deposita todo su amor. La distancia los ha separado físicamente, pero no a sus corazones. (Foto: Cortesía del entrevistado)

«De entonces acá trabajo de domingo a domingo, aunque he estado horas en casa, pues el hospital me ha dado facilidades para ir la ida por la vuelta, lo cual agradezco mucho. Allá tengo lo que más quiero en la vida: mis padres, un hermano y mi pequeño príncipe. Tiene dos años y medio y se llama Yoan Alejandro Pérez Irsula. Casualmente estuve el viernes pasado y jugué un rato con él.

—¿Cuántos pacientes han transitado por tu sala?

-Incontables. Mi sala ha pasado por todas las categorías. Yo he atendido a pacientes positivos, a extranjeros (franceses, británicos, hindúes, rusos), y a casos persistentes de la COVID-19; o sea, aquellos pacientes cuyo PCR  sigue dando positivo después del día 14. A partir de entonces se les aplica el PCR en días alternos. El récord de persistencia lo tiene una espirituana que estuvo 34 días siendo positiva, hasta que finalmente logró rebasar la enfermedad.

-—Y ¿por cuántos protocolos de enfrentamiento a la COVID-19 has pasado en estos 12 meses y dos semanas?

Vamos por el protocolo 1.6. Cada uno perfecciona al anterior: ajusta y agrega. El actual mantiene mucho del anterior, pero ha mejorado mucho el organigrama y minimiza los riegos. Para mí es el más eficaz de los protocolos empleados hasta ahora, el que mejor ha clasificado a los pacientes y ha «aterrizado» el tratamiento a seguir en cada caso.

—Yoan, háblame de los miedos.

—¡¿Miedo!? El miedo siempre está. Es constante. Claro, al llevar tanto tiempo tengo una mayor percepción del peligro, pero miedo siempre hay. Es un virus y puede estar en cualquier parte. Tal vez, no tanto miedo como lo sentiría un novato, pues he aprendido cómo vestirme, cómo quitarme la ropa, etcétera. Ya esos miedos los he perdido, aunque sin confiarme.

Yoan Pérez Ojeda atiente a paciente en la sala para pacientes con COVID-19.
(Foto: Carlos Rodríguez Torres)

—Pero, ¿cómo los enfrentaste?

Estudié mucho, me preparé mucho, y aunque al inicio no había experiencia, siempre me documenté para poder enfrentarlo mejor. Vi vídeos didácticos de cómo vestirnos, cómo desvestirnos, cómo usar el nasobuco. Los artículos los leo a diario, también me ha ayudado mucho la comunicación permanente con nuestros centros científicos y recibir los protocolos de actuación. Contamos, además, en el propio Hospital Militar y en la provincia con profesores de mucha experiencia. Todo eso nos prepara para enfrentar nuestros miedos y para trabajar con profesionalidad y entrega.

—También influye la voluntad, ¿no crees?

—Cierto. Al final, estar alejado de mi familia, enfrentar los riesgos, el poco descanso, todo lo he hecho por conciencia, por ayudar a los demás. Yo me formé en este hospital y es mi manera de reciprocar lo que he recibido. Me satisface lo hecho y en todo ha estado presente mi compromiso como médico y como revolucionario.

—¿Momentos duros?

Unos cuantos. Al tener mi sala variaciones en los pacientes y tratamientos he pasado por momentos difíciles, incluida la barrera del idioma; en particular, con unos indios que solo hablaban dialectos de aquel país y tuvimos que comunicarnos por señas. Con los rusos contamos con la suerte de tener un traductor y los franceses hablaban algo de inglés.

«Nos ha golpeado, igualmente, no disponer de todos los recursos idóneos, aunque gracias a esas limitaciones es que se han logrado variantes de tratamientos terapéuticos muy efectivos».

—¿Alguna vez te has sentido preocupado por creer estar contagiado con el virus?

Varias veces. La vorágine de trabajo ha sido muy grande y estoy propenso a cometer errores, pues humanamente eso es posible. Me he sentido cansado, con dolores de cabeza y me asaltan dudas: ¿será o no será? También ha influido el agotamiento, la «sofoquina» del trabajo, como le digo yo.

«Realmente todo ha sido producto del estrés, que puede dar todos esos síntomas. Por suerte, tengo el respaldo de mucha gente: mi mamá, que me ha ayudado mucho, sobre todo con mi hijo, disponer de las facilidades de Internet, y no ha faltado nunca el calor humano, tan indispensable en mi profesión. Jamás me he deprimido, pues siempre he estado consciente de lo que hago y el equipo de Psicología del hospital también nos ayuda mucho.

El doctor Yoan Pérez junto al experimentado intensivista Armando Caballero
Con el profesor Armando Caballero López (al centro), eminencia de la terapia intensiva en Cuba (Foto: Cortesía del entrevistado)

—¿Útil?

En cada momento. He aprendido mucho en estos casi 13 meses y seguiré aprendiendo, pues, es una enfermedad nueva en el mundo. He tenido la suerte y la dicha de trabajar con un colectivo muy unido y profesional y con un equipo de dirección que me ha dado toda la ayuda que he necesitado.

«Ha sido un reto enorme que creo haber cumplido».

Se han publicado 5 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Yane

    Felicidades. Mereces cada día el reconocimiento de tu pueblo, ese por el que tanto has trabajado. Gracias.

  • Mailin

    Doctor, mi recoconocimiento a tan ardua labor, es usted un ejemplo de jóven Revolucionario, lo recuerdo el día que llegue a su sala en aquel febrero de 2019 con mi hijo para ingreso por el debut de su hipertensión, lo recuerdo dándome cada detalle de lo que estaba sucediendo dándome aliento por sentirme afligida y creando en mi confianza para con ustedes, siempre me decia, aqui todo se resuelve y su hijo estará bien de esta sala saldrá con un estudio profundo hecho y con su tratamiento, así fué hoy mi hijo se encuentra estudiando su carrera de medicina y siempre lo recordamos con mucho cariño, le comento que debe seguir su ejemplo en todo sentido por todo lo que representa usted para la medicina cubana. Exitos y mucha suerte, Bendiciones.

  • Kenia

    Eres un joven muy valiente. Que Dios te bendiga todos los días de tu vida. En una sola palabra. Eres AMOR.

  • Yasnay

    Es bueno escuchar todo lo q has echo Yoan , eres un ejemplo de nuestro país , seguí así como vas . Felicidades por el gran trabajo q estas haciendo por tu provincia y por Cuba .

  • Salazar

    Mi profesor, a pesar de Q cuento con su misma edad, gran ejemplo de sacrificio y fidelidad, a pesar de nuestra juventud. Somo ejemplos q somos de jóvenes de patria o muerte. Q defendemos la vida al lado de nuestro partido y de nuestro pueblo. A mi hospital Manuel Fajardo a mis profesores como yoan, eternamente agradecido. Seguimos en cambate.