Fortalecer el Programa del Médico y Enfermera de la Familia

Darle un vuelco al trabajo y rescatar principios fundacionales de este programa de Salud fueron aspectos medulares analizados por los miembros del Buró Provincial del Partido en Villa Clara.

Médico de la familia de Jibacoa atiende a paciente de COVID-19 con ingreso domiciliario.
La atención médica a los pacientes con COVID-19 ingresados en su hogar es uno de los reclamos de la población villaclareña. (Foto: Francisnet Díaz Rondón/Archivo de Vanguardia)
Visto: 691

Hace 37 años fue creado por el Comandante en Jefe Fidel Castro el Programa del Médico y Enfermera de la Familia, el cual le dio un vuelco radical a la atención primaria en Cuba, y contribuyó de manera decisiva a posicionar a Cuba a la avanzada del mundo y convertirla en una potencia médica de primer nivel.

Una radiografía de la situación actual en la provincia de Villa Clara y las mejores decisiones a tomar para revitalizarlo se derivaron del profundo análisis realizado por el Buró Provincial del Partido, encabezado por la miembro del Comité Central y primera secretaria, Yudí Rodríguez Hernández.

El informe presentado hizo ver fallas en el funcionamiento en no pocos de los 835 consultorios existentes, que incluyen un universo de 4596 médicos y 4107 enfermeras, agrupados en 128 organizaciones de base del Partido y 13 comités.

Entre las dificultades más significativas salieron a relucir, dentro de las cuestiones materiales, problemas constructivos, que hacen que 137 consultorios en Santa Clara estén evaluados de regular y 29 de mal; 11 y 4, respectivamente, en Corralillo, y 20 y 3 en Santo Domingo.

Se suman 50 consultorios sin agua potable y 70 de ellos, ocupados por personal ajeno al sector.

Y desde el punto de vista subjetivo, las mayores insatisfacciones guardan relación con la permanencia de estos especialistas en los consultorios, la dispensarización de la población, muy afectada por la COVID-19; la falta de atención a los pacientes con ingreso domiciliario y a aquellos que padecen enfermedades terminales, por citar algunos ejemplos revelados en el informe.

También fueron enjuiciadas las deficiencias subjetivas que se presentan en este sector tan estratégico de la Revolución, con problemas en las estructuras de dirección, poca atención al trabajo ideológico con los jóvenes, y una política de cuadros débil y con una pobre proyección estratégica.

La COVID-19 ha marcado un antes y un después para el sector, como significó el doctor Luis Monteagudo Lima, miembro del Buró Provincial y director del hospital clínico-quirúrgico Arnaldo Milián Castro; pero se deben defender los principios fundacionales del Programa e ir al rescate del verdadero rol del médico y la enfermera de la familia, así como incrementar los niveles de exigencia.

No faltó el merecido reconocimiento a estos integrantes del ejército de batas blancas, presentes desde el inicio en el enfrentamiento a la pandemia, aunque no deben obviarse las insuficiencias que aquejan al Programa.

La primera secretaria del Partido, Yudí Rodríguez Hernández, enjuició de manera crítica las debilidades del funcionamiento de los consultorios médicos y de los grupos básicos de trabajo, y consideró necesario ir a un proceso político en las organizaciones de base del Partido que culmine con activos de la militancia, que posibiliten perfeccionar las estructuras, fortalecer la idoneidad de los secretarios generales de núcleo, y elevar la disciplina laboral y la calidad del desempeño.

«Dar un vuelco al trabajo y a la efectividad de sus resultados. Debe realizarse un estudio socio-político más profundo e individualizado. Si en algún sector nos hace falta tener estructuras del Partido fortalecidas y un buen funcionamiento de los núcleos es en el sector de la Salud», enfatizó Rodríguez Hernández.

Regresar a las ideas de Fidel,  sin esquematismo y ajustadas a las realidades de hoy, fue el consenso del análisis partidista, que al decir de la doctora Gretza Sánchez Padrón, directora de Salud, invitada a la reunión, permite dar una mirada diferente y con mayor profundidad a los problemas que confronta el estratégico Programa del Médico y Enfermera de la Familia.

Se han publicado 7 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • yuri

    Tarea muy importante.
    El fortalecimiemto del trabajo del medico y la enfermera de la familia.
    y ojo atencion a su horario
    En el mio la mañana de entrada tarde y salida 11y un poquito.

  • Dr. José Luis Aparicio Suárez

    Los conceptos fundacionales del Programa deben ser de amplio dominio y aplicación en lo asistencial, docente e investigativo, en la interacción social de la Atención Primaria de Salud (APS).

    Con respecto al proceso de categorización docente de los especialistas de Grupo Básicos de Trabajo, incluyendo los Jefes de Grupos Básicos de Trabajo (GBT) y Supervisoras de Enfermería, no debe ser que se seleccionen profesionales para tan importante responsabilidad sin que antes posean la categoría docente. No es lo mismo ser Profesor universitario al que se le confiere una tarea en el GBT que una vez en el GBT se exija la categoría para continuar dentro. Si cumplimos el precepto, eliminamos el problema.

    Se deben incluir las ideas fundacionales y los documentos normativos aprobados en el proceso de formación de los residentes de Medicina General Integral (MGI) y Enfermería Comunitaria.

    Han de incluirse las esencialidades en cada curso introductorio de los recién titulados como médicos, con el objetivo de familiar a los egresados en sus nuevas funciones.

    Es muy importante integrar acciones de promoción de sanos estilos de vida y prevención de enfermedades, entre los profesionales vinculados al programa, también entre estudiantes e internos.

    Se debe consolidar la educación en el trabajo como actividad académica fundamental en la formación de los especialistas de MGI y Enfermería Comunitaria.

    Es un desafío incentivar y concretar el incremento de especialistas de segundo grado en MGI, existiendo grandes reservas para lograr la necesaria motivación y con respecto al control del cumplimiento de los requisitos.
    En la APS se requiere un rol más activo en la implementación del trabajo docente – metodológico, aún no convertido en piedra angular de la calidad educativa, así como de la gestión de calidad en sus escenarios y programas, incluidas la formación académica y la superación profesional.

    Es preciso priorizar la formación doctoral en la APS, pues resulta insuficiente el número de doctores en determinadas áreas del conocimiento, así como las líneas de investigación y los temas de doctorado derivados de ellas en el nivel primario de atención.

  • Lala

    Si de mal trabajo de los medicos de los consultorios vamos hablar no podemos dejar de mensionar al poblado de Esperanza q no tiene un solo medico de consultorio trabajando en estos y hay pacientes q no padecen la covid pero si otras enfermedades q tienen q atenderse y enfermedades q llevan antibioticos u otros medicamentos pero al no tener un medico para darle recetas no pueden hacer el tratamiento

  • JPR

    En todo el sistema de salud no hay personal más sacrificado que el de la atención primaria de salud, todo recae en los consultorios médicos, incluso lo que se le ocurra a cualquiera fuera del sector salud, ya casi es una muela en buen cubano eso de rescatar los principios fundacionales, simplemente busquen y vean que exigía y reflejaba el programa del médico y la enfermera en ese momento inicial donde la población se sentía muy bien atendida, para reorganizarlo pidan la opinión y vean las experiencias y criterios de los MGI no de personas de otras especialidades o sectores, la burocracia y la escribidira, así como la constante modificación de lo establecido en los programas por quien se le ocurra es lo que más abruma a los que trabajan en un cmf, hasta las computadoras colapsan cuando tienen que procesar mucha información. Por supuesto la Indisciplina no tiene justificación.

  • Elika

    A los médicos y enfermeras de familia lo que hay es que felicitarlos, ellos son los que asumen a nivel de barrio todo pero todo, incluso hasta lo que tienen que asumir otros organismos, son los que cogen el sol que ningún otro en el sector tiene que coger y lo hacen con la humildad que pocos tienen, pero la carga de trabajo que tienen es mucha y el área que atienden es a veces muy extensa, más que todo lo que tenemos es que ayudarlos y reconocerles su trabajo. La indisciplina de algunos no opaca a los sacrificados, la crítica sin reconocimiento desestimula. Ah, pónganle el ojo no sólo a la atención primaria, virense también para los hospitales.

  • Nancy

    Tarea muy importante yudit te puedo decir soy de remedios y aquí son pocos los q te hacen terreno en mi caso fuimos contagiados con el virus desde q salí de alta nunca pude lograr q vinieran a mi casa ni al menos a tomarnos la presión pues la justificación fue q no podían entrar ni tener contacto porq estábamos reciente de salir del hospital y no tenían sobrebatas y condiciones para entrar ami domicilio q no se los permitían entrar a un hogar en cuarentena pienso q esto es muy triste solamente los q tenemos q pasar por está situación y más cuando hay personas con enfermedades de base saludos dios quiera y está situación se arregle es muy triste

  • Armando

    Los medicos d familia son los q están en la primera línea de combate a la covid en las comunidades y barrios,casa a casa sacaron los listados para la vacunación anticovid y antigripal,atendieron en los vacunatorios hasta los domingos,cumpliendo con la atención a centros de aislamientos y hospitales d campaña,nos quedamos solos en los barrios de sol a sol,con medios de protección insuficientes para todos los días,llevando las estadísticas a diario al Policlínico al final de la jornada,sin vacaciones,se enfermaron con covid muchos médicos d familia y enfermeras,quedamos cubriendo dos y tres consultorios a la vez,en las guardias del Policlínico en las noches en vela por la cantidad de fallecidos en agosto,apenas vamos saliendo del pico pandmico y arremeten contra los médicos y enfermeras de la familia,los burócratas q no ven un enfermero covid .