El dengue persiste en Villa Clara

El riesgo se ha mantenido elevado en el transcurso del año. Santa Clara, Placetas y Sagua la Grande mantiene el mayor focalidad del mosquito Aedes aegypti.

Mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue.
(Foto: Tomada de Internet)
Visto: 1577

El incremento de las lluvias en octubre refuerza el escenario para la reproducción del mosquito Aedes aegypti , en medio de un panorama en el cual la agresividad del SARS-CoV-2 y la búsqueda de respuestas científicas ante una pandemia sin precedentes desplazaron al dengue a segundos planos.

Lo cierto es que la enfermedad viral trasmitida por el mosquito no encuentra final y constituye preocupación en el sistema sanitario, debido a que el riesgo se ha mantenido elevado en el transcurso del año.

Diferencias entre el dengue y la COVID-19.
(Foto: Tomada de Internet)

De los cuatro serotipos existentes —microorganismos causantes de un proceso infeccioso—, dos se hacen sentir en la provincia, mientras el índice de infestación sobrepasa los niveles permisibles (0.05 %) y resulta elevado.

Corresponden a Santa Clara las cifras más significativas, al sobrepasar el 50 % de la focalidad, algo ya rutinario en este territorio; Placetas se sitúa como el segundo municipio de mayor riesgo, seguido de Sagua la Grande, Ranchuelo y Caibarién, de acuerdo con sus respectivos índices de infestación.

Municipio Casos positivos Tasa de incidencia
(por 100 000 hab.)
Manicaragua 111 176,8
Sagua la Grande 77 152,3
Placetas 89 134,1
Camajuaní
65 111,8
Quemado de Güines 18 86,6
Santo Domingo 37 77,2

En las últimas ocho semanas la tasa de incidencia para el territorio es de 71,8 por cada 100 000 habitantes, con 555 casos diagnosticados, y si bien el reporte no es tan alto como en años anteriores, vale aclarar que el incremento del vector y los casos positivos resultan factores que pudieran ocasionar una epidemia con sus inevitables consecuencias. 

La mirada hacia los municipios revela que seis de ellos presentan una marcada situación en el último período.

Todos por encima del comportamiento provincial; sin embargo, cuentan los 412 focos del mosquito detectados en la última semana, mientras que en los primeros 15 días de octubre los operarios de Control de Vectores encontraron 823, representativos de un incremento con respecto al mes y al año anterior.

¿Qué ha fallado? Independientemente de la concentración mayoritaria dedicada a la COVID-19, se evidencian debilidades en las acciones comunitarias, las laborales a favor del autofocal y otros procederes que demandan la cooperación intersectorial.

Medidas para el control del mosquito Aedes aegypti.
(Foto: Tomada de Internet)

Los continuos problemas con el abasto de agua, la abrumadora cantidad de salideros, la situación de las fosas; los baches y huecos en las calles, devenidos reservorios de la lluvia y del vital líquido, junto a las múltiples indisciplinas sociales y el pobre reordenamiento ambiental, en muchas ocasiones inciden en la situación villaclareña.

No olvidemos que el dengue puede cursar con síntomas leves, pero también provoca ingresos hospitalarios por las severas complicaciones que ocasiona y que pueden llegar a ser fatales.

Sus manifestaciones clásicas son fiebre alta y síntomas similares a los de la gripe; dolor intenso en músculos, articulaciones, cabeza y detrás de los ojos. También puede presentarse salpullido, erupción en brazos, tronco y piernas, sin descartar sangrado leve en las encías y en la nariz.

Por su parte, el hemorrágico se caracteriza por fiebre alta, de 39 °C o más, de dos a siete días; dificultades en la respiración, fuertes dolores abdominales, vómitos frecuentes o diarreas, hemorragias graves y presión arterial baja.   

Cuba sufrió una epidemia de dengue en 1981, y de los más de 344 000 casos reportados, una cifra superior a los 10 300 presentaron síntomas de dengue hemorrágico. Hubo 158 fallecidos (101 niños), mientras el costo económico de la epidemia se estimó en 103 millones de dólares.

Síntomas del dengue clásico y el hemorrágico.
(Foto: Tomada de Internet)

Este triste episodio, considerado el más devastador y trágico en la trayectoria de la enfermedad en el continente americano, nunca más debe repetirse. No obstante, recuerde que el dengue no es asunto pasado, persiste en Villa Clara.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Dhl

    Y... en matanzas tambien.
    hace meses que no se ven a los trabajadores de la campana antiaegypti. lo que recuerdo de ellos la ultima vez e que vino uno con chort y camiseta y me pidio el visto de inspeccion y no se lo di por esta presencia que tenia y me dijo que era el marido de la que trabajaba en la campana y le dije que debia ser ella la que debia hacer la inspeccion y nunca vino.

  • Raúl Díaz

    Muy buen artículo. Ilustrativo y propio para el aprendizaje y la reflexión.

  • Perez

    Caibarien es un foco del mosquito desde una punta hasta el final del municipio,las condiciones higuienicas pecinas en todo el municipio y no se hace nada por la autoridades ,jamas he visto una fumigacion ni un seneamiento de las areas,en la zona del aeropuerto por la cantidad de charcos los mosquitos viviran eternamente.

  • Tysan

    Mucho dengue y escasa fumigación= crisis sanitaria.