Carrillo, más que frijoles

A pesar de la sequía, en poblado de General Carrillo, en Remedios, junto al frijol, se siembra tabaco y café.

Julio Núñez, campesino de Carrillo que cultiva el tabaco.
Julio Núñez, un campesino hiperactivo de Carrillo, que ahora incursiona en el café: «Decían que no se daba y miren que hermoso. A lo mejor hasta me embullo y empiezo a tomarlo, ahora que soy productor». (Foto: Narciso Fernández Ramírez)
Visto: 1235

A pesar de la sequía, en Remedios la tierra ni está baldía ni estéril, y en el poblado de General Carrillo, junto al frijol, se siembra tabaco y café.

Logo del aniversario 56 de la Anap.

En Remedios la tierra arde por la intensa sequía. En algunos lugares más que en otros, pues, por suerte, en la zona de Carrillo, donde este 11 de mayo se celebrará el acto provincial por el Día del Campesino, las lluvias, aunque escasas, han sido un poquito más benevolentes.

Sin embargo, la tierra no se muestra ni estéril ni baldía. Nada es obra de la espontaneidad. Allí existe, como quizás no ocurra en otro lugar de Villa Clara, una integración de trabajo entre la delegación municipal de la Anap y la Unidad Empresarial de Base Agropecuaria que resulta modelo de lo que se aspira.

Alejandro Cedeño Pérez y Osmany Gómez Rodríguez, de la Anap y el Minagri, respectivamente, son dos cuadros que saben bien que en la unidad está el factor esencial del éxito, y bajo esa premisa coordinan y llevan a vías de hecho el trabajo. Sin descuidar la labor política con los campesinos a través de las Asociaciones de Base de la Anap.

Y como vista hace fe, recorrimos la geografía remediana, comenzando por una cooperativa cañera en la zona de Jinaguayabo ―donde, además, se ceban toros a partir de pastos y forrajes proteicos, idea de Fidel―, hasta otra ganadera y de cultivos varios en Tahón, donde labora un  campesino bien bravo, como su apellido. Y para terminar, ya entrada la tarde, en la CCS Panchito Gómez Toro, perteneciente a Caibarién ―este territorio se integra, como Anap, al de Remedios―, conocimos  a un productor que abastece de malanga cada mes a los Asilos de Ancianos de ambos municipios.

José Raúl Denis Hernández, presidente de la CCS Alberto González, muestra hoja de tabaco.
«En el 2015 fuimos la cooperativa más destacada de Villa Clara en la producción tabacalera, y ahora en este 2017 aspiramos a llegar a las 46 toneladas, lo que sería récord para nosotros», afirma José Raúl Denis Hernández, presidente de la CCS Armando González (Foto: Narciso Fernández Ramírez)

Plato fuerte del periplo fue llegar a Carrillo, en especial, a las tierras de la CCS Armando González. En el poblado donde Camilo Cienfuegos organizó la Plenaria Nacional Azucarera el 20 de diciembre de 1958, pudimos corroborar la integralidad del trabajo en el municipio y constatar una frase de Fidel sobre las cualidades del hombre de campo: «(…) los campesinos, realmente, como norma, son gente buena, gente noble, gente patriótica (…)», pues así de hospitalarios y sinceros se mostraron los guajiros carrillenses.

La clave del éxito

La zona de General Carrillo siempre ha sido un emporio de frijoles, y lo sigue siendo, como demuestran los cooperativistas de la CCS Armando González, que ya tiene acopiadas en este año más de 170 toneladas del grano, cifra equivalente a la producción de algunos municipios villaclareños.

Pero sucede ―como dice su presidente, José Raúl Denis Hernández, que la cooperativa es mucho más que frijoles, y apenas transcurrido el primer trimestre del 2017 avizoran récord productivo también en el tabaco, por encima de las 40 toneladas del plan, y una buena cosecha de café, cultivo que gana adeptos entre los campesinos carrillenses.

También fomentan producciones como el maíz, del que aspiran obtener 460 toneladas, el acopio de leche, ―con más de 410 000 litros entregados a la industria en el año 2016― y la producción de miel.

La varita mágica de los buenos resultados radica en el funcionamiento de la junta directiva y en la estabilidad de la fuerza de trabajo: «Aquí en la CCS Armando González laboramos de manera integrada y no tenemos fluctuaciones de fuerza de trabajo. Somos una familia, y conmigo, a la par, está la presidenta de la Asociación de Base de la Anap».

Yosvany Carmona Brito es la prueba fehaciente de que en Carrillo también se da un buen tabaco. Su casa de curar abriga unos 6000 cujes de la preciada hoja, y aunque apenas empieza a adentrarse en los secretos del delicado cultivo, los logros son palpables: «Dicen que es difícil, pero a mí el tabaco se me da fácil. Nunca antes lo había sembrado y me ha encantado».

Campo de maíz en la zona de Carrillo, en Villa Clara.
Se espera una cosecha récord de maíz para este año 2017 en la CCS Armando González, del poblado de General Carrillo. (Foto: Narciso Fernández Ramírez)

Mientras, Julio Núñez Medina, uno de los cien campesinos que cultivan café en los llanos remedianos, afirma que sus 5000 matas de café arábica Villalabos, con apenas un año y poquito de sembradas, y poca lluvia, muestran un crecimiento alentador: «Decían que el café no se daba, pero miren qué matas más hermosas y bien parías. Está perfecto todo».

Bárbara María Hernández Hernández, presidenta del Consejo Popular, destaca la labor conjunta de la comunidad en apoyo a al campesinado: «Aquí todo se hace de conjunto. El jueves 11 de mayo haremos un acto de pueblo. Hay mucha alegría y entusiasmo. Será todo un suceso».

En Carrillo, como en Remedios, predomina una de las frases que leí en un mural de la CPA cañera Niceto Pérez, y pertenecen a Félix González Viego, el guajiro de Encrucijada, que dirigió la Anap nacional hasta su prematura muerte: «Nosotros con consignas solo no resolvemos el problema, las consignas llegan al corazón de la gente y se van rápido sino llevan una instrumentación detrás […]». 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.