Antes del primer día de clases

Mientras en la mayoría de las escuelas se ordenaron libros y pupitres, otras en reparación aprietan el paso para iniciar este 4 de septiembre el curso escolar.

Almacén Epase
Todavía siguen llegando recursos al Almacén Provincial de Medios Docentes de Santa Clara, de la EPASE, que aseguran la base material de estudio y de vida de la nueva etapa docente. (Fotos: Ramón Barreras Valdés).
Visto: 743

Un ajetreo permanente trasciende por estos días en los centros educacionales villaclareños, inmersos en los preparativos del nuevo período lectivo.

Corresponde a la Empresa Provincial  de Aseguramiento y Servicios a la Educación (EPASE) garantizar la base material de estudio y de vida,  que incluye útiles escolares y otros recursos empleados por los estudiantes para el desarrollo de habilidades, así como el mobiliario, además de asegurar la entrega de planteles en reparación y dar continuidad a otros previstos en el plan inversionista del Ministerio de Educación (Mined). 

En el seminternado Fabio Fuentes Moreira, en Santa Clara, no ha faltado el apoyo de los familiares de alumnos en el acondicionamiento de las aulas.  (Fotos: Ramón Barreras Valdés).
Brigadas de la EPASE realizan acciones de mantenimiento en el seminternado Viet Nam Heroico, en Santa Clara, donde se sustituyó el 100 % de la carpintería en mal estado por otra de importación. (Fotos: Ramón Barreras Valdés).
Luego de la etapa vacacional, la joven maestra Osmara Artíles Rodríguez del seminternado Fabio Fuentes Moreira, con dos años de experiencia en el sector educacional, se prepara para asumir su responsabilidad en el aula. (Fotos: Ramón Barreras Valdés).

Del almacén al aula

Este año la Empresa de Periódico UEB Gráfica Villa Clara Enrique Núñez Rodríguez funcionó como un reloj, al cumplir la producción de libretas rayadas y cuadriculadas comprometidas con el Mined correspondientes al primer semestre del curso.

También cuadernos de trabajo y libros de texto que la EPASE entregó a sus homólogas municipales para que llegaran a tiempo a las escuelas. Solo faltan varios títulos que dependen de las editoriales y no constituyen obstáculo para iniciar la etapa docente.

Según precisó Leonel Castro Gutiérrez, director Comercial de la EPASE, algunos suministros de importación no han arribado todavía al país, como sucede con el papel bond destinado a los docentes, y el calzado colegial para alumnos becados, que serán distribuidos posteriormente.

El día de nuestra visita al Almacén Provincial de Medios Docentes de Santa Clara hacía su entrada al establecimiento un camión de la Empresa Nacional de Abastecimiento de Medios de Enseñanza procedente de La Habana, dotado de colchones para centros internos, frízeres, mobiliario e insumos que los estibadores procedían a descargar.

«Aquí dos camiones se encargan de suministrar los materiales de estudio y de vida a las EPASE municipales, y estas a su vez a las escuelas ubicadas en su entorno», refiere el almacenero Alcides Hernández Veitía, quien afirma que desde mayo no han parado de trabajar, y sigue llegando mercancía.

Apuestas por una escuela nueva

En total son 668 instituciones docentes las que recibirán una matrícula superior a los 110 000 estudiantes de distintas enseñanzas, con excepción de la universitaria.

No obstante, hay centros que no cuentan con las condiciones necesarias para empezar el período lectivo el 4 de septiembre, como el círculo infantil Mario Domínguez Regalado, en Sagua la Grande; la escuela primaria Hurtado de Mendoza, en Santa Clara —ambos en reparación—, y su homóloga 9 de Abril, en la Villa del Undoso. Esta última con afectaciones en su estructura fue inscrita en el plan inversionista de 2018. En todos los casos los alumnos han sido reubicados en otros centros.

Según precisó Yanirys Duarte Medina, jefa del Departamento de Inversiones de la Dirección Provincial de Educación, se trabajaba intensamente en planteles certificados como críticos por Salud Pública por dificultades hidrosanitarias, en función de resolver estas situaciones, y que reordenan el plan inversionista de 2018 para incorporar dichas escuelas al programa de reparación y mantenimiento de la provincia.

Previo al inicio del nuevo período docente, maestras y auxiliares educativas engalanan las escuelas para dar la bienvenida a los estudiantes de la educación primaria. (Fotos: Ramón Barreras Valdés).

Brigadas de la EPASE ubicadas en nueve municipios, intervinieron este año la escuela primaria Nicolás Fleites de San Juan de los Yeras, en Ranchuelo.

Refiere su director general Pedro Rabelo Sayas, que también lo hicieron en la Secundaria Básica Juan Franco, en Rodrigo, Santo Domingo, a la que se le dará continuidad en lo que resta de 2017. En Encrucijada  acometen el círculo infantil Sueños de Abel y la Escuela Primaria Boris Ruiz Santa Coloma, previstos a entregar el 20 de octubre.

Directivos de la EPASE expusieron las dificultades afrontadas a principios de año con el aseguramiento de materiales hidrosanitarios, pero actualmente los recursos están disponibles y existe una mejor planificación del cronograma constructivo.

Otras escuelas beneficiadas resultan el Centro Mixto del central José María Pérez (Camajuaní); el seminternado Guerrillero Heroico (Placetas); la Secundaria Básica José R. Riquelme (Quemado de Güines); el Campamento de Pioneros (Cifuentes), la escuela Felipe Torres, en General Carrillo (Remedios), entre otras.

En Santa Clara prosigue la reparación del seminternado Fabio Fuentes Moreira. Allí, el joven director Yosdani Rabento Hernández está satisfecho por las labores que se ejecutan en un plantel intervenido por primera vez.

«La cubierta fue impermeabilizada. Se cambiaron las redes hidrosanitarias y la instalación eléctrica, además de mejorarse el alumbrado».

Solo queda pendiente un edificio donde los constructores continuarán sus labores, que no afecta comenzar el curso, pues los niños de esa ala fueron reubicados en otros espacios del propio recinto.

«Es increíble la ayuda recibida de madres y abuelas en la limpieza y ambientación del plantel», manifestó emocionada Osmara Artíles Rodríguez, la joven maestra que imparte el segundo grado, quien con solo dos años de experiencia, se ha ganado el respeto y admiración de sus compañeros y familiares de alumnos.  

En el seminternado Viet Nam Heroico —sede del acto provincial de inicio del curso escolar 2017-2018— no se detiene el martilleo, ni la pintura, ni el empotrado de puertas y ventanas.

La escuela asimilará una matrícula superior a los 600 educandos, así como tres grupos de la escuela primaria Hurtado de Mendoza, sometida a una reparación capital. 

El aporte a la contribución territorial del 1 % como parte del Programa Villa Clara con todos resulta otro camino para avanzar.

Hasta la fecha se han beneficiado por esta vía nueve municipios y 29 escuelas, al ampliarse el alcance inicial del presupuesto planificado para las obras, ejecutar otras no previstas, y ayudar a resolver problemas en centros críticos.

Por citar algunos ejemplos, en Sagua la Grande se pintó la escuela secundaria básica Roberto Mederos y se impermeabilizó la cubierta de la 9 de Abril; en Caibarién se reparó la Villa Pedagógica, y en Santa Clara la Escuela Pedagógica Manuel Ascunce Domenech.

Otras obras en ejecución lo constituyen el Palacio de Pioneros y  la Escuela Primaria Hurtado de Mendoza de la capital provincial.

Los resultados de la EPASE son alentadores al incrementar las acciones constructivas,  y aunque persiste el éxodo de trabajadores hacia otras actividades mejor remuneradas, la fuerza obrera tiende a estabilizarse.

Otras brigadas de Mantenimiento Constructivo, la Empresa Constructora del Centro y el Fondo de Bienes Culturales, ofrecen su apoyo con similares propósitos en los municipios de Sagua la Grande, Corralillo, Caibarién y Santa Clara.  

A pesar del cúmulo de problemas que afecta al sector, anima saber que prosigue la recuperación de escuelas. Y aunque todavía queda mucho por hacer, bien valen los esfuerzos para enfrentar en mejores condiciones el nuevo curso escolar.