Las «encrucijadas» de la recuperación

Aunque mucho se hace, los fragmentos de realidad en los que la gente sufre y desespera enturbian la obra buena y agrian espíritus.

Playa Nazábal
En el parquecito de Playa Nazábal solo sobrevivió un columpio. (Foto: Sadiel Mederos Bermúdez)
Visto: 1005

En el batey Dos hermanas nadie ha dejado de comer pan. En tiempos duros, lo que por norma se critica, es recibido con indisimulable alegría. La maldita ventolera del «Irma» levantó el techo de la bodega Mártires del Moncada, pero la dependiente dispuso su casa como el nuevo establecimiento en el que los vecinos compran la leche de sus niños y el «imprescindible» de cada día.  

Muy cerca, varias personas dispersan 460 sacos de arroz sobre la carretera que conduce al poblado de Encrucijada. La ancha franja dorada se alinea con cuidado. Dicen que empezaron al amanecer, que el día anterior secaron otros 800 sacos, pero que el ciclón «j…» más de la mitad de la siembra.

«Esto es lo que se pudo cosechar. Perdimos, por lo menos, otros 3000 sacos. Este puñetero huracán no dio tiempo a nada».

Niños en Encrucijada, secando arroz
Niños en Encrucijada, secando arroz. (Foto: Sadiel Mederos Bermúdez)

Lo dice Ibelsy —mano en la cintura, pañuelo floreado y sombrero de ala ancha—. Lleva en el rosto todo el sol del día. No le calculo más de 14 años. Junto a ella: Álvaro, Lisbet, Luis Manuel, Aloisi y Alain. El mayor tendrá 18 o 19 años; el más joven, unos 9.

Juana Machado y Bárbara Oliver son las únicas adultas del grupo. Cuentan que «lo de “Irma” ha sido grimoso. La escuela se quedó sin techo, muchas casas vinieron abajo o perdieron puertas y ventanas; los campos de caña están en el suelo y se nos derrumbó el almacén del (central) Abel Santamaría».

¿Y ahora?

— Ná, ¡p´alante! Este arroz es de un vecino que está asociado a una CSS, pero también va al Estado. Con ciclón o sin ciclón, ¡la gente tiene que alimentarse!

Y como no quiero interrumpirlos y el asfalto reverbera bajo nuestros pies, nos despedimos con el «¡buena suerte!» que merecen estos casos. Juana tiene un último pedido: «si ves un poquito de agua fría por allá alante, acuérdate de nosotros».

En Encrucijada nadie tiene servicio eléctrico desde el viernes en la noche.

******************************************************************************

La tienda Panamericana de la ciudad cabecera es de los pocos establecimientos con luz en su interior. La gente se acerca a la entrada, buscando un ramalazo breve de aire acondicionado. También están vendiendo refrescos de cola y naranja, «que no se echan a perder, y calientes y todo los muchachos se los toman». Lucía lleva sus pomos bajo el brazo: en estos días no le importa demasiado que no hayan bolsas de nailon.

Otra mujer entra al establecimiento —el hombro izquierdo ladeado bajo el peso de una jaba enorme— y, discretamente, solicita la atención del dependiente. «El mío es el que tiene amarrada una tirita malva, pero termina primero lo tuyo». Segundos después abre una de las neveras para sacar un pomo con agua, se lo entrega a la mujer y recibe otro que guarda veloz. También lleva una tirita malva a modo de distintivo.

—¿Usted es amiga del vendedor?

Afectaciones en las viviendas de El Santo
Las afectaciones en el sector habitacional prácticamente se contabilizan en el 100% de las viviendas de la comunidad El Santo. (Foto: Sadiel Mederos Bermúdez)

— No me sé ni su nombre, pero desde que se fue la corriente, el viernes por la noche, nos han guardado la leche y el agua. Vengo un par de veces al día, y por muy enredado que esté, me atiende enseguida. Otras personas están haciendo lo mismo. Estoy segura de que si no ayuda a más gente es porque ya no tiene espacio. Nunca tendré cómo agradecerle.

La historia se repite en todas la demás entidades que cuentan con un grupo electrógeno. En la sede de la Asamblea Municipal, los trabajadores asumen la custodia de bienes ajenos con celo de propietarios. Allí no encontramos un solo tomacorriente al que no estuviese conectado algún teléfono móvil, lámpara recargable, laptop o tablet. Luz y comunicación, por ese orden, se priorizan desde que «Irma» hizo de aquellas tierras un verdadero pandemónium.   

Mildre Andrade Manso, presidenta del Consejo de Defensa Municipal, así lo ratifica. «El que lea esto podrá pensar que solo lo hacemos con amigos y conocidos, pero la verdad es que intentamos resolver el problema de todo el que lo necesite. En el policlínico ocurre igual, y los panaderos de la capital municipal han sido verdaderos héroes en estas jornadas tan difíciles.

«Durante tres días, la panadería de Encrucijada garantizó por sí sola el pan de los más de 33000 pobladores del territorio. Trabajaron en turnos de 24 horas, para enviar la masa ya preparada hasta las demás localidades, que solo debían concluir el proceso de cocción. El martes se incorporó la panadería de Calabazar de Sagua, y el miércoles comenzó a prestar servicios la del Consejo Popular (CP) Emilio Córdova, para con esta cobertura poder diversificar la producción de alimentos.

—Y esto apenas comienza…

Estamos acudiendo a todo tipo de iniciativas, como la venta de cajas de comida en las comunidades más aisladas y el expendio normado de huevos, panqué, sirope, galleticas y mayores volúmenes de leche. Hay que auxiliar al pueblo, pero el pueblo también tiene que incorporarse con mayor masividad a las labores de recuperación.

«Los internos de la prisión de Ayagán están apoyando a Comunales con una efectividad tremenda; algunas cooperativas preparan donaciones de alimentos para las zonas más desprotegidas, y la experiencia de comunidades como la de la CCS José Martí —que ya restableció, por esfuerzo propio, la comunicación y los servicios de la bodega y de la escuela— tendrán que extenderse en la medida en que sea posible.

«No son tiempos para aguardar por las soluciones, porque las pérdidas son incuantificables a  nivel nacional. Habremos de levantarnos poco a poco, y la primera prueba radica en que que el lunes reiniciará el curso escolar, a pesar de que 15 de nuestros 38 planteles docentes quedaron en muy mal estado. Numerosas familias ofrecieron sus hogares para que nuestros niños y jóvenes no se atrasen. Experiencias así no deberían quedar como excepciones».

******************************************************************************

Un pelícano se desliza, reposado y espléndido, sobre un pueblo irreconocible. Me dicen que el mar todavía está revuelto. Subió en más de dos metros su nivel habitual y el retroceso espantó, incluso, a los que no conocen otra realidad que no huela a salitre.

Nazábal
Nazábal
Nazábal
Playa Nazábal: arrasada. (Fotos: Sadiel Mederos Bermúdez)

Nazábal es un gran cadáver. Del puñado de casas que lo constituyen, se podrían contar con una mano las que conservan, mínimamente, su fisionomía original. «Irma» asomó su ojo por esta lengua de tierra y playa humildes, y lo que el viento no pudo tumbar, el agua se encargó de removerlo, destruirlo y arrastrarlo.

La casa de Marta Márquez Fernández aguantó. No se suponía que lo hiciera, pero ahí está, con sus tablones verdes y su espléndida vista al mar. La construyeron en 1957 y, al igual que Marta, ya cumplió 60 años. Cuando el ciclón Kate tuvo algunos problemas, y con «Irma» perdió la fachada de madera, sustituida en tres días por paredes de bloque. Los daños interiores, por suerte, no fueron demasiados.

«Mi esposo y yo alquilamos una camioneta en Encrucijada, donde viven mis hijos, y nos llevamos todos los equipos electrodomésticos. Salimos de Nazábal con 72 horas de antelación, y aunque perdimos colchones y algunos muebles, la recuperación ha sido menos dura. Sin embargo, hay gente que no pudo salvar ni un solo tarequito — la voz se le engarrota y se hace sollozo—. Esos infelices volvieron para no encontrar nada».

A Alexander Fernández y Yoami Rodríguez solo les quedó el suelo de baldosas de su vivienda. En este minuto, sus únicas propiedades se limitan al televisor, un freezer pequeño y los libros y libretas de su niña de seis años.

«Otras veces han puesto camiones para sacar las cosas, pero ahora todo fue de corre corre, nos evacuaron enseguida y lo que la gente pudo salvar fue por medios propios. No tuvimos tiempo, y siempre hay degenerados que se benefician con estas desgracias: lo poco que dejó el huracán se lo llevaron los ladrones». Alexander nos muestra, a punta de dedo, dónde se ubican las cuatro entradas adicionales por las que se ingresa a Playa Nazábal. «Esto fue un saqueo. El mar arrastró muchas cosas, pero lo otro se lo robaron».

José Miguel Castro Arredondo acababa de comprar una nueva turbina. Hipertenso y diabético, con una hija discapacitada y su madre anciana, no puede cargar toda el agua que se consume en una casa. «Mire la caja, parece que me la dejaron de recuerdo. Se llevaron también los motores de los dos refrigeradores y el televisor. La inundación acabó con lo demás: ropa, fogón, escaparates, servicio sanitario…».

Playa Nazábal
Estas son las únicas posesiones que le quedaron a José Miguel. (Foto: Sadiel Mederos Bermúdez)

—¿Y ellas dónde están?

En Emilio Córdova, evacuadas en una casa de familia y bien atendidas. Allá nos protegieron a casi todos, porque otros cogieron para las viviendas de sus parientes, pero ya regresaron. En este pueblo viven, de manera permanente, más de 30 familias, y nadie quiere salir de aquí por miedo a que lo que vayamos arreglando con lo poco que encontramos y recuperamos del fango, nos lo vuelvan a llevar. Yo sé que la situación es terrible en el municipio entero, pero Playa Nazábal necesita más seguridad y atención. Desde el domingo, cuando enviaron una pipa con agua potable, no hemos vuelto a recibir nada más.

Después de «Irma», el ómnibus con la ruta Encrucijada-Playa Nazábal acortó su viaje hasta el CP Emilio Córdova, dejando a los pasajeros a tres kilómetros de distancia. ¿La razón?: desconocida, pues los caminos son perfectamente accesibles. También se ha tambaleado la distribución de alimentos, y por el agua claman los que escarban bajo los escombros de sus hogares.

Yoami y Alexander, sobre lo que fue su casa. (Foto: Sadiel Mederos Bermúdez)

Y aunque mucho se hace en el Norte de Villa Clara, los fragmentos de realidad en los que la gente sufre y desespera enturbian la obra buena y agrian espíritus. «Irma» se hará sentir durante un tiempo más y eso la gente lo sabe, pero la vulnerabilidad no debería amplificarse; ni en Encrucijada, ni en ningún otro lugar.    

  • Liena M. Nieves

Buenos días!, obviamente, cuando se habla de la patria chica, solemos ser apasionados retractores de todo lo que nos suene agresivo y que de alguna manera hiera la imagen de la tierra que se ama. El equipo que hizo este trabajo fue a reportar, o sea, a decir la verdad, lo que vio, lo que encontró, y esa objetividad no siempre alcanzada, cierto es, no puede lograrse a base de loas o sobre la unilateralidad de criterios. En Encrucijada, en Caibarién, en Manicaragua, en Santa Clara, en Remedios o en cualquiera de los demás municipios de esta provincia, se está haciendo mucho y con tremendo empeño, pero igualmente les aseguro, basándome en el criterio de quién sí ha recorrido comunidades y pueblos devastados, que igualmente encontramos mil 10 problemas que ya sean por el terrible panorama que está viviendo el país, por falta de recursos o por decisiones erróneas, afectan a los que ahora mismo ya están lo suficientemente desprovistos. Soy reportera, o sea, no fiscalizo, sino que me baso en criterios y en hechos tangibles: se llama contrastación de fuentes. La presidenta de su consejo de defensa, así como los demás miembros, están haciendo un trabajo muy serio y comprometido, pero, ¿en serio piensan que con eso basta, que no hay otra realidad más allá de los planes de recuperación? Lo que esté a mi alcance, que dada mi profesión es investigar, reportar y denunciar a tiempo, lo haré con la responsabildad de siempre, porque todos somos cubanos y lo único que queremos es ir saliendo de esta prueba tan dura con la mayor prontitud posible Saludos y gracias por leernos.

  • SailorMoon

De la misma manera que Yo alega que es orgullosamente encrucijadense, lo reafirmo de igual manera. Agregar que en la Sede Municipal de la Asamblea de Encrucijada (lugar donde trabajo también), desde el primer día se está brindando servicios a la población en cuanto a cargar celulares y lámparas, no solo en las afueras de la entidad también dentro de las oficinas se ayuda a la población (de forma organizada, sin que nadie entre al interior del edificio), priorizando a personas con enfermos y embarazadas. Claro siempre hay inconformidades cuando decimos que las laptop no son una prioridad que esta es para los móviles y lámparas, que estamos en tiempos de poner en primer lugar las necesidades no los lujos de jugar o ver novelas.
También reafirmar que hay algunas personas que parece que Irma les llevó la memoria y cito a Yo ‘’se comenzó a evacuar la playa Nazabal con una semana de antelación’’, en conversación con uno de los Presidentes de Zona de Defensa este alegó que se ayudó a los pobladores de Nazabal a mover sus pertenecías al Consejo Popular Emilio Córdova y aunque suene gracioso hasta los cerdos de los habitantes de la playa fueron evacuados a zonas seguras en el batey de Emilio Córdova.
Realmente el pueblo encrucijadense sigue adelante pese a las dificultades que Irma dejó a su paso y la solidaridad entre vecino aumenta cada día, por ejemplo cerca de la CPA Jesús Menendez uno de los habitantes posee una turbina de petróleo la cual instaló en su pozo y prestó servicio a todo el vecindario a unos 150 metros alrededor de su vivienda, en otros lugares donde el agua no falta a causa de la estación de bombeo de Encrucijada (que cuenta con grupo electrógeno) han brindado a varios pobladores la posibilidad de lavar su ropa o bañarse para que no tengan que cargar agua desde lugares distantes. Los escombros en los diferentes lugares y poblados cuando pasa la brigada de saneamiento las personas salen a la calle para apoyar este trabajo, lástima que esto no sea en todas las cuadras y que aún queden personas con corazones de piedra incapaces de ayudar al prójimo.
He sido testigo de mucho de los casos de derrumbe parcial o total, de quejas puestas he incluso he podido ver varios de los estragos que dejó la Señora Irma por mi municipio, llevo días duros de trabajo viendo cosas que pensé que sólo eran posibles en otros países, mi municipio devastado, solo con mirar la vista desde el balcón de mi casa (4to piso) ves como todo a cambiado, incluso puedes ver casa y edificaciones que producto a los árboles antes ni se podían admirar. Lo importante es preservar la vida humana y eso es un hecho, pero es muy triste ver a todas esas personas que se quedaron sin nada, sabemos que el Gobierno Cubano no dejará a nadie desamparado y eso aviva la esperanza en los pobladores de este lugar.

  • Gustavo Alberto Monzon Santos








Lejos de la patria, llenos de dolor por los nuestros, pero con la confianza que los que alli dirigen la recuperacion y dirigieron desde que se decretara la primera fase, cumplen y cumplieron cada uno de los programas que se activan para este tipo de contingencia.
No voy en defensa de la direccion municipal por que no los conozco en lo particular, pero dejo claro que estoy convencido de cada paso que dieron y no lo digo por libre expresion o pura imaginacion desde la distancia. Fui fundador de las EMA en ese Municipio por muchos años y despues en la direccion de la Agricultura Provincial, La unica vez que no se evacuo el pueblo del Santo fue cuando se abrieron las compuertas de la presa Minerva y ocurrio por herror el peor desastre en la historia de estos eventos, pero solo con una persona fallecida.
Pero quiero ir al grano como decimos los Cubanos.
Considero que la publicacion de este articulo esta fuera de contexto dada la gravedad del tema que trata, Pero antes quiero hacer una cita (hoy el periodico Granma esta publicando un recorrido por la Isabela de Sagua que nos llena de Alegria y nos confirma que aunque bien lejos que estamos nos reafirma que la revolucion y la direccion del gobierno no abandona el mas minimo detalle) Por que la periodista de Vanguardia hace tanto realce, en los telefonos moviles en el partido municipal, en los favores del administrador de la tienda de divisas guardando algunos productos a los vecinos, que lo considero un gesto solo un gesto, por que la tienda tambien es de las vecinas, por tanto estaba cumpliendo con su deber , en otra
parte se refiere a las personas inescrupulosas que se dedicaron a robar, haciendo un realce que se lleva el centro de la interpretacion. El articulo nos da la impresion que la periodista fue en visita de auditoria o impeccion y no a buscar la noticia de lo que alli se esta haciendo, ya sabemos lo que sucedio, sabemos con entera confianza lo que hizo la dirrecion del gobierno en el municipio. Ahora corresponde informar que se esta haciendo.
Las redes sociales andan como carroñas tratando de desacreditar todo lo que el gobierno hace a favor del pueblo. ya practicamente es una guerra de la desinformacion .
Debemos tener cuidado al publicar cuando se trata de asuntos estrategicos. y este es el caso.
No culpo al periodista, pero si a la redaccion y la Direccion.
Estamos bien lejos esperando siempre por ustedes,
Recuerden que ya el enemigo no tira proyectiles, ahora lanza desinformacion , cuando el cubano que vive fuera acredita a ellos les duele en el corazon.
Un abrazo,
Gustavo Monzon Santos







  • Yo

Soy orgullosamente encrucijadence, he vivido los días de IRMA en mi centro de trabajo, he tenido la posibilidad de ver casi todos los Conejos Populares y de ver los rostros más tristes que jamás pensé ver.
Usar mi comentario par aclara unos detalles, ya que conozco la información y divulgarla para que no haya falsas especulaciones, primero que donde se está prestando el servicio para llenar los célulares, lámparas y todo lo que traiga la población es en la sede de la Asamblea Municipal, donde está activado el Consejo de Defensa Municipal, que mantiene vitalidad con el grupo electrógeno y con mucho gusto le voy a enviar una foto a la periodista para que vea nuestro portal lleno de un pueblo que a oscuras sonrie y trabaja.
Y con mucha tristesa tengo que hablar de las personas que entrevistó (Alexander Fernández y Yoami Rodríguez) que parece que Irma no solo se llevó sus pertenencias también sus memoria, porque se comenzó a evacuar la playa Nazabal con una semana de antelación y ellos mismos ofendieron a las autoridades Partidistas y Gubernamentales porque no iban a salir de sus viviendas "porque eso no iba a pasar por alli", llegando a portar un machete donde tuvo que intervenir el Ministerio del Interio, y a pesar de los esfuersos en horas de la noche del viernes y arriesgando la vida de los Combatientes del Ministerio del Interior tuvieron que sacar a las personas de sus viviendas, asotando ya los vientos de Irma.....
La ruta de guagua no llega a la playa porque en la playa no hay nadie, toda sla spersonas están evacuadas en CP Emilio Córdova en un centro educacional.
Las personas que dejaron sus pertenencias fue por desición propia, porque muy bien que se les dijo las posibilidades de penetración del mar, y los daños que podía ocasionar, y siempre se dijo que iban hacer grandes daños.
Que lástima que hayan personas que sean capaces de mentir de una manera tan despota en situaciones tan dificiles que vive toda Cuba y en especial el PUEBLO ENCRUCIJADENCE que se levanta día a día para ser más dignos hijos de Abel y Haidée Santamaría....