La locura que no vale la pena curar

Ranchuelo guarda una increible colección de trenes en miniatura gracias al esfuerzo de José Francisco Fabregat Fabregat.

Visto: 1004

Canta Silvio Rodríguez que hay locuras que son poesía, que no valen la pena curar. Estas locuras, a veces, se hallan en lugares de nuestro territorio donde no pensamos encontrarlas.

Coleccionista trenes en miniatura, Ranchuelo, Villa Clara
(Foto: Laura Seco Pacheco)

Por eso tal vez sorprenda que en Ranchuelo —próximo a celebrar su aniversario 285— se guarde la que posiblemente sea la colección de trenes en miniatura más grande del país. Su artífice resulta José Francisco Fabregat Fabregat —Pepe, como le conocen todos—, quien aún guarda con celo un primer tren, que le regaló su abuela a los tres años.

Ahora, sus dos vitrinas antiguas, repletas de locomotoras, vagones, señales y  accesorios a escala no son suficientes para coleccionar la totalidad de las piezas que ha adquirido con el paso de los años.

«La marca más cara que existe es la Lionel y casi todos mis trenes son de este tipo, los demás son de otra, también norteamericana, pero que ya no existe. Aquí vas a ver la colección más grande del Caribe» —asegura con fervor al hablar de su gran pasión.   

Así, Pepe se encuentra enfrascado en la construcción de una casa-museo, que pretende atraer las miradas sobre su pueblo natal y rescatar parte de la historia de la localidad, de su provincia y de su nación.

En sus manos tiene miniaturas de los vagones del tren blindado y de algunos de los elementos representativos de este monumento santaclareño, como el buldócer y el cañón. También, atesora vehículos empleados antiguamente para el traslado de azúcar, carbón, madera, ganado y equinos.

Sus carros simulan los originales de las décadas de los 20, 30, 40 y 50, y el más antiguo es un vagón de 1924. Muchos dejaron de fabricarse hace años, lo que le aumenta el valor simbólico y monetario.

Sus locomotoras echan humo y pitan. Tiene una pequeña colección de clavos de rieles en miniatura. Cuenta con tres maquetas que muestran paisajes típicos de antaño. Solo le falta un poco de ayuda del Gobierno local para aterrizar su sueño, que tanto beneficiaría la economía del poblado.

«El ingenio que yo propongo es muy interactivo: se puede ver el proceso de fabricación del azúcar, sentir su olor, puedes tomar el guarapo —explica extasiado—. El tren hace el recorrido por las fábricas de cigarro como hacía antiguamente en Ranchuelo, y pasa por la tostadora de café, que es donde se ubica el Gobierno actualmente».

—¿Cómo ha adquirido usted todas estas piezas?

—La primera que tuve me lo compró mi abuela cuando tenía tres años. Las demás las he ido adquiriendo desde el año 94. En cualquier parte del país, si tengo el dinero, voy y la compro.

«También, he obtenido casi toda la colección de un señor ferroviario que era de aquí mismo, y que me ayudó a cultivar mi pasión por los trenes. Solo me faltan unos tanques, una estación y otros detalles que pienso comprar pronto, pero ya todos los equipos son míos».

—¿Y las maquetas?

—Las he hecho yo con bastante esfuerzo.

—¿Y los mecanismos de los coches y las locomotoras?

—Eso sí es de fábrica, ahí no puedes inventar. Por eso requiero asesoría, porque tengo piezas muy antiguas que necesitan repararse, pero pueden perder su valor museable. Aquí tengo una estación muy vieja, y no sé si pintarla o dejarla como está, porque la gracia es que se noten los años.

—¿Qué proyectos tiene por el momento?

—Tengo un vagón que ya lo vieron en La Habana el equipo de Eusebio Leal, y yo pretendo convertirlo en el vagón presidencial de Cuba. Pero es difícil lograrlo cuando no se tienen los contactos para acceder a los planos y poder hacerlo a escala.

«Además, cuando esta casa coja auge, y si recibo el apoyo suficiente, me gustaría abrir otra cerca de aquí y otra más en el campo, con un tren más grande, en el que el público pueda montarse. Eso sí, todos serán recorridos por la historia de Ranchuelo y de Cuba».

Estos son los planes de José Francisco para rescatar parte de nuestra historia y convertir a Ranchuelo en un punto de referencia del coleccionismo ferroviario. Estas son las locuras que, según Silvio, no valen la pena curar, sino apoyarlas para que crezcan y beneficien a la comunidad.

Se han publicado 3 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Janet Castellón González

    Me gustó mucho este tema y deseo poder ayudar de alguna manera a Pepe compañero de estudio mío y de mi esposo.

  • José Antonio Ojeda

    Me costa q su colección es fabulosa ,hace algunos años armaba un sistema de lineas con todos sus chuchos ,cambios de lìneas,estaciones ,locomotora con sus coches y muchas accesorios ferroviarios de la època,todos en miniatura,que funcionaban y ocupaban casi toda la sala que no es pequeña,, siempre ha sido su orgullo,espero y deseo lo apoyen.

  • frankrj

    Muy interesante artículo, pero no hay una sola imagen que realce la obra de José Francisco Fabregat Fabregat, a no ser la de su persona con un estante detrás en segundo plano, no soy un especialista, pero he notado que en nuestra prensa provincial y nacional, muchas veces no se resalta lo significativo de la información q se trasmite, en este caso los trenes. Una imagen vale más q mil palabras, reza el proverbio popular (dicen q es Chino).