El virus, el arte e Internet

En días de aislamiento y soledad compartida por la pandemia de la COVID-19, la cultura se ha abierto su propio camino a través de Internet para llegar a las personas.

Diego Gutiérrez en concierto online.
Diego Gutiérrez fue protagonista este jueves 26 de marzo de los conciertos online que organiza el Ministerio de Cultura de Cuba. (Foto: Captura de video)
Visto: 3141

A la cultura no hay virus que la detenga. No hay cuarentena que le ponga frenos. No hay fuerza sobre este mundo —o mundos paralelos— que le diga: «¡Quédate quieta!».

El arte por sí mismo desprende luz. Desde nuestra casa, si afinamos bien el oído, podemos sentir el rítmico paso de una bailarina, el latir desconsolado de una guitarra, las voces de algún coro o la mímica eterna sobre un tabloncillo.

Anuncio del concierto en casa de Fito Páez.
(Foto: Tomada de Internet)

No son tiempos de salir a la calle. La conciencia ciudadana y humana nos obliga a permanecer aislados para así salvar más vidas. Son tiempos de estar en familia, de leer un buen libro, de escuchar esas canciones que casi teníamos olvidadas, de hacer la maratón de películas que habíamos pospuesto una y otra vez.

Artistas de todo el mundo, en su reclamo constante por que permanezcamos en casa, han trazado sus propias estrategias para amenizar nuestros días.

Los conciertos online resultan habituales. Internet se convierte en epicentro cultural y deviene cine, teatro, galería, biblioteca y museo. El público, a la distancia de un clic, disfruta y canta, ríe y llora, y salva vidas desde la comodidad de sus hogares.

Biblioteca Digital Mundial de la Unesco.
La Biblioteca Digital Mundial de la Unesco está a disposición de los lectores de todo el mundo. (Foto: Captura de pantalla)

Parece película de ciencia ficción. En un mundo donde los humanos no pueden juntarse, el arte los une a través de la tecnología. Los poemas y poemarios florecen en Facebook e Instagram. Youtube se renueva a diario con canciones que desbordan fuerzas. Los sitios web regalan descargas gratis de libros.

Vivimos en un mundo nuevo. Por suerte, en uno que no ha perdido la esperanza, que se levanta musical y canta a todo pulmón: «¿Quién ha dicho que todo está perdido? / Yo vengo a entregar mi corazón». 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.