Fútbol cubano despide a uno de sus grandes

Regino Delgado Robau fue integrante de las selecciones cubanas que participaron en las olimpiadas de Montreal 76 y Moscú 80. También formó parte del equipo subcampeón en los Juegos Panamericanos de San Juan, Puerto Rico, en 1979.

Visto: 1225

Quiso la casualidad de que poco antes de que el Expreso de Villa Clara fuera abanderado en el lugar donde tropas del Comandante Ernesto Che Guevara descarrilaron el tren blindado de la tiranía de Fulgencio Batista, uno de sus más brillantes tripulantes, Regino Delgado Robau, dejó de existir físicamente a los 59 años de edad.

Nacido el 7 de septiembre de 1956 en el municipio de Santo Domingo, donde este miércoles 3 de febrero será sepultado, el nombre de este sobresaliente jugador está ligado a mucho de los más grandes momentos del balompié cubano, en particular del antiguo territorio de Las Villas y de la provincia de Villa Clara, a partir de la división político-administrativa de 1976.

Junto a otros descollantes jugadores de la talla del portero José Francisco Reinoso, su coterráneo Roberto Pereira, Guillermo Mestre, Eugenio Cabrera, Jorge Maya, el dominicano resultó uno de los baluartes en los títulos conseguidos por el once de Azucareros en las temporadas de 1974 y 1976 y por el Expreso del Centro en los certámenes de 1980 ―líder goleador con 9 dianas―, 1981,1982, 1983 y 1986.

En canchas foráneas tuvo el honor de integrar el conjunto criollo en las dos únicas Olimpiadas en que ha intervenido: Montreal 1976 y Moscú 1980.

Le tocó también vivir la página más brillante del fútbol de casa en Juegos Panamericanos con la meritoria presea de plata alcanzada en San Juan, Puerto Rico, en 1979, detrás del siempre poderoso Brasil. En estas confrontaciones intervino en cuatro ocasiones, pues asistió, además, a las confrontaciones deportivas del Nuevo Continente en Ciudad de México 1975, Caracas 1983 e Indianápolis1987.

Igualmente cuatro Juegos Centroamericanos y del Caribe fueron testigos del talento que lo llevó a erigirse en uno de nuestros más prominentes futbolistas en cualquier época. De esas lides regresó con el metal dorado de Santo Domingo 1974, Medellín 1978 y Santiago de los Caballeros 1986, mientras que en La Habana 1982 integró el plantel que conquistó la medalla de bronce.

Otra prueba de su extraordinaria trayectoria sobre las canchas es que en seis ocasiones accedió a la decena de los mejores deportistas de su territorio, primero en Las Villas en 1974 y 1975 y al crearse la provincia de Villa Clara en 1976, 1982, 1986 y 1987.

Se nos fue físicamente Regino este martes 2 de febrero, pero deja un legado que debe servirle de fuente de inspiración al Expreso del Centro cuando comience a rodar por la 101 versión del campeonato nacional de fútbol.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.