Segundos, minutos, horas... ¡farmacias!

La insuficiencia de fármacos en Cuba ya transita rumbo a su tercera temporada —desde junio del 2016, según la declaración oficial del Minsap.

Visto: 658

El dos de noviembre de 2016, Neiro Cabrera Trujillo se levantó media hora antes de las cuatro de la madrugada para llegar entre los primeros a la farmacia Campa, de Santa Clara. Ochenta y tres años. Asmático crónico e hipertenso.

Desde la medianoche caía sobre la ciudad una lloviznilla fastidiosa que mojaba menos que un estornudo fuerte, aunque lo había empapado todo.  

Cacicatura de Martirena farmaciasA Neiro lo disgustó bastante el percatarse de que, como él, muchos otros habían decidido espantar el sueño con tal de aumentar sus posibilidades de adquirir los medicamentos. Lo separaban un par de metros de la puerta de la farmacia. Sin embargo, ni siquiera tuvo tiempo de indagar por «el último». Resbaló sobre la acera de granito y fue a parar al contén: un tajo abierto en la cabeza, cuatro horas inconsciente y el fémur derecho fracturado —necesitó cirugía y una recuperación que lo postró en la cama durante seis meses—.  Hoy tiene 85 años, persisten el asma y la hipertensión y añadió un bastón a su rutina.

También en noviembre, pero del 2017, y también en una farmacia santaclareña —la ubicada en la esquina de las calles Marta Abreu y Alemán—, Águeda Ponce se presintió más cercana a la muerte que al mundo de los vivos.  Cocinera jubilada, setenta y nueve años; anginas de pecho y antecedentes de un infarto cerebral.

«Llevaba mis dos tarjetones y los tres de mi esposo, que en ese momento estaba inhabilitado por una fractura de cadera. Estuve siete horas en la cola y, cuando llegó mi turno, apenas pude adquirir dos de los cinco medicamentos que necesitábamos, ¡y ni siquiera alcanzaban para todo el mes!

«La joven que despachaba informó que vendían la mitad, para “estirarlos”, pero yo no sé qué tipo de beneficio puede haber en seguir un tratamiento incompleto. Al calor de la discusión sentí una fuerte punzada en el centro de la frente y se me hacía difícil articular las palabras y coordinar las ideas. Alguien me sostuvo antes de que cayera al suelo. Según me contó mi hija, terminé en el Hospital Viejo, con la presión en 185 con 100. Dicen los médicos que aún no saben cómo no tuve otro accidente cerebrovascular».

Nueve días atrás, llegó a la redacción de Vanguardia una carta dirigida a mí. La remitente, Coralia Cabrera Pérez —hipertensa severa—, contaba sus vivencias del pasado ocho de noviembre en una cola de 16 horas frente a la farmacia del policlínico Santa Clara. Con 73 años cumplidos, toma Enalapril dos veces al día. En octubre no pudo adquirir el fármaco, y si su salud no se resintió, fue gracias a la caridad de quienes le regalaron algunas pastillas para paliar posibles urgencias.

«Éramos más de 200 personas. A las 2:30 pm tuvo que venir la policía a tranquilizar la cola por la fajazón que había, y a las siete de la noche se formó otra bronca porque un joven vio a una empleada de la farmacia sacando medicamentos para una persona que la esperaba en la calle, y decidió salirle al paso. Además, los que compraron primero son los mismos de siempre […], les permiten comprar con muchísimos tarjetones y una se da cuenta de que las dependientes y la administradora ya los conocen».

Hubo quien durmió en el portal de la farmacia desde dos días antes: el necesitado, el que revende el excedente, y el «colero» que se gana de 20 a 50 pesos por cada tarjetón. A Coralia, como a Águeda y otros miles de cubanos enfermos que sobreviven a esta crisis dilatada como ojo de huracán, solo le despacharon una versión racionada de su tratamiento. « ¿Y qué tomo en los restantes 15 días del mes?, porque yo no sé cuándo volverá a entrar el Enalapril».

De los 761 fármacos aprobados por el Ministerio de Salud Pública en el «Cuadro básico de medicamentos y productos naturales» del 2018, Villa Clara demandó 732. O sea, prácticamente todos.

Las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) constituyen una pandemia en el territorio, considerado asimismo entre los más envejecidos del país. De hecho, de acuerdo a la edición del pasado año del Anuario Estadístico de Salud, la prevalencia en la provincia de diabetes mellitus, hipertensión arterial y asma bronquial —por solo citar tres de las patologías más recurrentes en nuestra población—, se estableció en 56.6, 227.6 y 94.0 por cada mil habitantes, respectivamente. 

La insuficiencia de fármacos en Cuba ya transita rumbo a su tercera temporada —desde junio del 2016, según la declaración oficial del Minsap—, y a principios del actual año, por decisión ministerial, se establecieron un grupo de ordenanzas encaminadas a priorizar el abastecimiento a los programas de atención más sensibles, a reestructurar la dispensarización, y a implementar un nuevo modelo de recetas y registros institucionales. ¿El objetivo?: «ensillar» el descontrol y acortarle las bridas a los pedidos sobregirados. 

Sin embargo, puede que los nuevos mecanismos hayan reordenado las cuestiones internas del Minsap, pero la cruda realidad es que la adquisición de cualquiera de los fármacos controlados y de otros de uso cotidiano, como la Dipirona —se estima que la demanda nacional es de 1000 millones de tabletas anuales—, es asumida socialmente como un momento traumático, agresivo y angustiante. Casi como un naufragio.

Ancianos mordidos por el sol y el sereno. Filas interminables de caras serias, de murmullos ácidos. Una sola persona para despacharle a cientos — ¿en qué otras tareas podrían ocupar a los demás trabajadores en días como esos?—. El/la que llega con 15 tarjetones de 15 extraños y compra entre los primeros. Los «discapacitados» sin carnet ni evidencia física alguna que, de paso, le resuelven a media docena más. Y lo peor de todo: el anuncio, tras medio día de espera, de que el medicamento X se terminó en el área de venta, «pero lo tenemos aquí detrás, en el almacén, aunque hay que hacer el papeleo para sacarlo y ya hoy no se puede. Regresen mañana tempranito».

Claro, regresen, y es posible que encuentren a varios de sus «colegas de cola» del día anterior revendiendo —a  tres pasos de la farmacia— la Ranitidina, la Triamcinolona, la Hidrocloriotiazida… De hecho, en cualquier candonga de la capital provincial, le proponen fármacos traídos del exterior como si se tratara de una venta de botones: Diclofenaco, Ibuprofeno, Paracetamol, hipotensores de varios tipos, más rentables, incluso, que los expedidos por CUC en la farmacia internacional.

La enfermedad mueve instintos de toda naturaleza, y muchos conocen de historias donde por amor al prójimo, bondad y la capacidad de colocarnos bajo la piel del enfermo, la gente comparte lo poco que tiene. No obstante, la buena voluntad de algunos es apenas una quilla de madera entre dos fuerzas aplastantes. Institucional y organizativamente se puede — y se tiene— que hacer mucho más.

Se han publicado 6 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • yo

    y la falta de respeto al publico pulula en algunas farmacias, las cras que optaron por esta profesion deben primero aprender a lidiar con el publico, realmente hay algunos que se ponen pesados, pero la mayoria espera pacientemente por la llegada de su turno que en ocasiones se ve alterada porque tenemos sangre en las venas y ver como salen medicamentos en jabitas por personas jovenes, en la farmacia de la carret de sagua en la ultima venta de medicamentos sacaron los asientos para afuera, quizas se pueda ver como un buen acto pero y el sol, o la llovizna, a mi opinion no se ve bien, creo que eso nunca lo habia visto, SACAR LOS ASIENTOS PARA FUERA DEL LOCAL????
    tambien es cierto no es facil estar tanto tiempo de pie despachando, yendo de un lado a otro de la farmacia que es grande, pero no es para que maltraten al publico que la mayoria es mayor de edad y con padecimientos que no los escogieron, sino que vino con el paso del tiempo, y ademas deben pensar que algun dia estaran en esa misma situacion y no les gustaria un maltrato a ellos mismos o un familiar.

  • fabio alvarez

    Hola vivo fuera de cuba en realidad no tengo esa necesidad agobiante que tienen la gente en la isla o sea no deberia interesarme el tema pero pasa que naci alla y me duele que no importe que nuestros ancianos sufran por algo que deberia ser prioridad pues la mayoria de ellos marcho junto a FIDEL en los años dificiles primeros de la revolucion y por lo que dice el articulo no es tanto que no haya los medicamentos si no que la burocracia y el sociolismo se beneficien del sufrimiento ajeno tal vez mi articulo no sea publicado pero por favor pongan ustedes como periodista que son la voz del pueblo , mas presion para paliar en lo posible esta triste situacion . GRACIAS

  • Niuchi

    Es preocupante la ausencia de medicamentos del cuadro básico. Mi caso en particular : Mi abuela tiene 74 años está operada de meningioma, además es hipertensa. Imposible que duerma en una farmacia para comprar los medicamentos. Ella necesita el Amlodipino y lleva más de tres meses que no lo tiene y conste que me he desgastado en su busqueda por toda la provincia. Entonces me pregunta y qué hacemos???, Le respondo: pues nada, si sobrevives, seguir esperarando...

  • Qco

    Me pregunto.... Por qué no se realiza una entrevista a la Empresa Provincial de Farmacia y Ópticas sobre el tema que se debate?....... Si existe un tarjetón que controla la cantidad de medicamentos por pacientes y los mismos no alcanzan, para que nos sirve el mismo... Cual fue el último año que se realizó un censo de medicamentos por pacientes según su padecimiento..... El trabajador estatal que termina su jornada laboral a las 5pm podrá alcanzar algún medicamento... tendré respuestas....

  • S.Solis

    Muy buena la opinión hoy es una de las principales afectaciones en nuestro pueblo. Conincido en que falta mucho por organizar para que llegue el medicamento por igual a todos, no puede seguir de la manera que está hoy de salvase quien pueda.

  • Danai

    Esto se ha convertido en una situación insostenible para el pueblo. Se tienen que crear mecanismos de control verdaderos y frenar la burocracia y el maltrato a los pacientes. Deberían sentir vergüenza los que ganan dinero a costa de medicamentos que no les pertenecen y dejan a personas enfermas sin los mismos. Nada puede justificarlos.