Vivir en bajos

Todo depende de la calidad de los vecinos en un mundo en que, lamentablemente, el sentido de la convivencia navega por el infortunio de la pérdida de tantos valores. 

Visto: 2756

Muchos de los residentes en plantas altas confiesan que la mayor desdicha es el sube y baja de escaleras, pero no crean, tampoco quienes viven en bajos encuentran siempre la armonía necesaria para enfrentar el curso de los días con plena satisfacción.

Todo depende de los vecinos, en un mundo en que lamentablemente el sentido de la convivencia navega por el infortunio de la pérdida de tantos valores.

Cuántas veces el patio de los de abajo constituye un reservorio de platillos voladores de todo tipo, desde un tubo pesado que puede terminar con la vida de alguien en el momento de la caída hasta antenas, frazadas de piso, alfombras, etiquetas de galleticas, caramelos o muestras de papel higiénico que emprenden el vuelo hacia destinos equivocados. Es también el reservorio para alguna que otra lata de refresco o cerveza tirada al espacio, y como es natural, la puerta abierta que ven los pequeños si no quieren ingerir algún alimento y deciden arrojarlo hacia la planta baja.

Ilustración de Alfredo Martirena sobre la convivencia en edificios.
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Qué decir de esas duchas inesperadas de agua que cae cuando se limpia en la planta superior, se riega una matica, y los vecinos no piensan que esa agua va hacia abajo; también esas colillas de cigarros que viajan al vacío y hacen «canasta» en el patio de la vecindad hasta llenarlos de todas las marcas, con filtro o sin él, apoyados en el mal hábito de aquellos que tiran los cabos sin importarles si el de abajo tiene ropa colgada o algo que pueda afectarse.

¿Sería muy difícil picar una latica de refresco o de cerveza y convertirla en un improvisado cenicero en caso de que no existan originales?

Y uno de los problemas agudos y más reiterados concierne a las filtraciones. En muchos casos traspasan los límites y llegan a convertirse en verdaderas inundaciones, pero entonces se evade la responsabilidad porque no se quiere asumir la realidad, y comienzan las teorías de si pudiera ser derivada de esto o de lo otro.

Señores, hasta ahora nunca cae agua de abajo hacia arriba, y si de escape del líquido se trata y traspasa una placa, el hecho es ocasionado por problemas existentes en pisos superiores y cercanos a una fuente de agua, ya sea un inodoro, una bañadera, un tubo roto o mal colocado, entre otras causas.

Conozco un caso que estuvo tres meses con habitaciones llenas de cubos y calderas para recoger aquel continuo aguacero, mientras los causantes se aferraban a teorías injustificadas. En resumen, las paredes de esos cuartos se afectaron totalmente y en los techos se aprecia un pedazo con la blancura anterior y otro con la mugre negra provocada por el desastre.

Más complicado es el cuadro de los edificios multifamiliares. Imagine cuando la causa depende de un quinto piso. Y en este tipo de edificaciones las problemáticas se agudizan con las jabas de desperdicios tiradas desde lo alto, o lo que es peor, con el excremento de algunos que todavía crían cerdos en bañaderas o en pequeños espacios de esos habitáculos.

Si bien la infancia necesita de esparcimiento, no dejo de reconocer que hay padres inconscientes que permiten a sus hijos escandalizar de manera descomunal o  hacer una competencia a ver quién da mayor cantidad de golpes en el piso. ¿Acaso han pensado que el vecino de abajo no tiene por qué soportar esos actos? ¿Dónde están los adultos que pueden encauzar a los menores y hacerles comprender que no están en una piscina imaginaria ni en un complejo de pistas a sus anchas?

Pero la situación puede agravarse cuando se emprenden tareas constructivas y reconstructivas, tanto en edificios como en viviendas. Así comienza el «festival de la mandarria», que lo mismo aparece un domingo a las siete de la mañana, cuando las personas desean descansar un poco más, que cualquier otro día, y si por casualidad otros colindantes se embullan, entonces disfrutamos de un concierto en su máxima expresión por doble o triple partida.

Y hay más. No a todo el mundo le importa si parte de los escombros o de la mezcla de cemento cae en la propiedad ajena, y si el propietario de los bajos no descubre ese amasijo, tiende a secarse y después… ¿quién lo quita?

Pocos piden disculpas, otros ensucian y nadie brinda su cooperación ante una realidad que ellos provocaron, y a veces ni se avisa previamente de lo que se piensa hacer para que los sufrientes de los bajos lo conozcan. Mucho menos coordinan antes para ver si el supuesto arreglo puede causar daños posteriores.

En medio de todo no escapan los decibeles de la música. ¿A alguien le preocupa que haya personas laborando en horario nocturno y convierten su día en noche? ¿Quién piensa en un enfermo o en otra persona en fase terminal que necesita el mayor apoyo posible?

Y mucho ojo con las mascotas, sobre todo los felinos, que en múltiples ocasiones cruzan la tapia y viven en el domicilio de los vecinos, mientras en otras aparecen las heces diseminadas como «regalitos» donde no tienen que estar.

Aclaro que no todos los vecinos son así. Hay personas con una cautela a prueba de fuego, y por eso uno nunca quisiera que permutaran del barrio.

Con los otros, dan mucha pena esas involuciones de comportamientos en un siglo de adelantos científicos. Son de los que defienden eso de «lo mío primero», pero vivir en colectividad lleva al cumplimiento de normas que no son tributarias de la selva.

Ojalá algún día interioricen que en castellano persiste un vocablo llamado convivencia, cuyo significado se va perdiendo por cuenta de ellos y de muchos más que están en deuda con esa clase magistral que se debe poner en práctica a diario, dirigida al respeto hacia los demás, y también urge que las leyes y decretos ajusten sus cinturones y funcionen, de manera ejemplarizante, cuando la persuasión y otros métodos transiten por caminos trillados y, verdaderamente, inoperantes.

Se han publicado 12 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Carmencita

    ESTUPENDO TRABAJO ES LA RADIOGRAFÍA DE MUCHOS DE QUIENES VIVIMOS EN BAJOS Y SUFRIMOS LAS INDOLENCIAS DE LOS VECINOS.

  • Teresita

    Todo eso es verdad que ocurre. Muy apropiado este trabajo.

  • Reinier

    Me encantó. Se parece a donde viva.

  • Francisco

    Llevaba tiempo que quería ver un artículo como este. Feliito al periodista por recoger tan magistralmente esas situaciones e indolencias de quienes vivimos en baos.

  • Mayra

    Comentario excelente y verdadero, todos sabemos que esos hechos cocurren día a día y no hay quien le ponga un freno a éstas situaciones desagradables , que incluso traen problemas y disgustos a los afectados; porque quienes hacen todas esas acciones no quieren creer que están haciendo lo incorrecto y hasta te tildan de desagradable al decirle tu afectación , pero como bien dije , no hay a quien dirigirse ni a quien quejarte, porque si lo haces y tienes la suerte de que alguna autoridad toma cartas en el asunto , lo primero que dicen es el nombre del que dió la queja para que ahí se arme otro problema más desagradable aún. En fin amigo periodista, que estamos totalmente de acuerdo en cada aspecto y punto por punto de lo que dice su acertado artículo. Ojalá y algún día se logre recuperar los valores que tanto se han perdido en nuestra sociedad, y aunque dices que no son todos los vecinos qaue actúan así , yo dijera que son casi todos los que actúan así y he sido víctima de casi todos los casos de no convivencia social mencionados. Ahh y no solo sufre el que vive en bajos , sufrimos todos, hasta los de losbajos con los que viven en los laterales. Y quiere que le diga algo?? casi todos los que comenten esas indisciplinas sociales no leen ni los períódicos ni ven la televisión. . Saque usted sus propias conclusiones. Felicidades por su artículo!!!!!!!!

    • Mari

      Muy cierto, ni siquiera la vergüenza les acompaña.

  • Zaida

    Ni que el periodista y yo nos pusiéramos de acuerdo. Ha retratado mi caso.

  • FOREVER

    MUY BUEN COMENTARIO PERIODISTA ,PERO NO SOLO LOS QUE VIVEN EN EDIFICIOS SUFREN ESOS MALES , TAMBIEN EN LAS CUADRAS OCURREN COSAS PARECIDAS, PUES HAY VECINOS QUE NO RESPETAN COMO SE DICE LA TRANQUILIDAD DEL BARRIO , PQ GRITAN A TODA HORA,FALTAN EL RESPETO , PONEN MUSICA SUPER ALTA , POBRES PERRITOS AHUYANDO PQ SUS DUEÑOS LOS TRANCAN EN PATIOS QUE COLINDAN CON HABITACIONES DONDE DUERMEN NIÑOS PEQUEÑOS Y ESO A NADIE LE IMPORTA Y LOS QUE TIENEN LA FACULTAD PARA HACERLO TAMPOCO TOMAN PARTIDO PARA SOLUCIONAR ESAS INDISCIPLINAS, OJALA CUANDO SE APRUEBE LA NUEVA CONSTITUCIÓN SE HAGAN CUMPLIR LAS LEYES PARA LOGRAR UNA MEJOR SOCIEDAD.

  • Aracelis Concepcion Rguez

    Es cierto que ocurren todas esas cosas,siempre he vivido en el campo donde las personas somos mas solidarias,en 2013 me mude para la calle Ceiba en el Rpto Escambray,la basura cuando el ciclon Irma ,tiraban planchas de fibro de una casa en la calle San juan que esta en alto,sacaron cuanto traste tenian almacenado,aquello parecia un plan tareco,los fines de semana los malcriados de la cuadra se sentaban en mi muro ponian musica,decian malas palabras,eso termino cuando llame a la 3ra Unidad de la Policia y me recomendaron que llamara la Patrulla,vinieron y asi logre alguna tranquilidad,ya no vivo alli por suerte estoy en el campo de nuevo

  • Elias

    Es la pura realidad,felicito al periodista,por tan exacto trabajo,es una pena cómo está la convivencia en Cuba,pues con tantas calamidades que se ha pasado,la ley de convivencia. No existe,disciplina ,respeto al prójimo o al vecino ya no existe,pues lo fundamental son las leyes y su aplicación y las autoridades policiales no actúan,,como debe ser,hoy en día en Cuba es más fácil desarrollar la economía que la mentalidad de desastrosa con pérdidas de valores de la población con pequeñas excepciones,eso se fue acumulando desde las escuelas al campo invento del gobierno pues les quitó la autoridad a los padres ,y esas escuelas y preuniversitarios al final no cumplieron con sus objetivo fundamental estudiar,respetar y ser educados,hay una frase del apóstol quien siembra vientos relojera tempestades,y eso el cubano lo recogió y un ej,en Miami la ciudad más cerca de EU ,qué hay leyes anglosajonas y las violan,en disciplina,convivencia con los vecinos con música perros ,bullas violaciones de tránsito ,en fin es muy difícil revertir la situación ,el cubano de allá y los de acá son un desastre

  • Magdalena

    Ricardo, tienes toda la razón el tu crónica, pero desgraciadamente, los que actuan de esta manera tan inadecuada y con ausencia de las normas sociales de vida y convivencia, no son los que leen estos comentarios ni ven los programas televisivos de perfil educacional, y si en algunos casos los leen o los ven, piensan que eso no es con ellos, es para "otras gentes". Yo pienso que en este país existen leyes y normas para que todo esto se cumpla y se respete, solo que a quienes les toca hacer que se cumplan también viven de espldas a esto. Tengo mucha confianza en la Nueva Constitución que aprobaremos con el SI rotundo el próximo día 24, porque realmente tiene un contenido muy extenso y recoge todos los aspectos de la vida, laboral, social comunicacional y todo lo que en nuestro país tiene que regir para ser mejores y mas educadas personas. Tengo mucha FE en que se haga cumplir tal y como se legisló.
    OJALÁ todos veamos las cosas con lo has hecho tú magostralmente.

  • Belkis

    Gracias Ricardo excelente articulo,reflejas la triste realidad de los que vivimos en bajos