El microwave

Una invitación a ponerle un poco de humor al verano que nos pone a sudar.

Visto: 1408
(Ilustración: Alfredo Martirena).

Cuba es un eterno verano. No caben dudas. Incluso, a las 3 de la tarde, cuando el sol raja las piedras, se puede decir que esta, además de ser la tierra más hermosa que ojos humanos han visto, también debe ser una de la más calientes ¡Un verdadero microwave!

A esa hora, muchas personas se sienten al borde del colapso, como palomitas de maíz que bailan al calor del microondas, y no saben cómo aguantaban las señoritas de la época colonial, con aquellos trajes y tantas cintas y lazos. La explicación la tienen los expertos que aseguran que se ha elevado la temperatura en la tierra y cada año se habla de nuevos récord.

¡Alabao!, diría el popular personaje animado de Chuncha si tuviera que resistir el calor de los últimos días. Hay quienes ven al abanico como una extensión natural de la mano, aunque devuelva un aire irrespirable.

En esta época el ventilador (y el aire acondicionado, en el mejor de los casos) se convierte en el gran amigo del hombre. Además, siempre se hace imprescindible, una, dos o tres duchas diarias. Si no tiene agua la cosa se complica y si a esta situación se le une un apagón, entonces podría decretarse persona muerta o en vía de estarlo.

Las guaguas llevan el asunto a otro nivel, casi insoportable, solo apto para un personaje con súper poderes. Para empezar está la falta de espacio. Se respira entonces un «calor humano» indescriptible. Los expertos en Dianas velan hasta las gotas de sudor del pasajero colindante e imploran que caigan en otro lugar que no sea su piel.

Para calentar la «olla», nunca falta un chofer reguetonero que regale letras al estilo de: «hacerte la dura, la dura, la dura de amar, pero yo te ablando, te ablando, te ablando, yo te voy a ablandar» (Ni que la gente fuera una lata de frijoles negros). Pero sí, ablandaditos, ablandaditos, nadando en sudor se bajan todos, como agua para chocolate.

A estas alturas hay quienes sueñan con un frente frío. Anhelan una masa polar ártica que desempolve los abrigos y nos baje la temperatura. Pero el verano recién acaba de llegar y como diría esa célebre máxima reguetonera: tendremos calor este año hasta que se seque el malecón

  • slj

Muy buen comentario, algo para veranear....

  • Cuco

Chica que graciosos esta tu comentario vaya que me voy a hacer habitual tus escritos . trabajo en el cayo y hace un tiempito viajaba en una de las yutones azules aquellas de las primeritas que entraron que con 10 años omas en las costillas y con regimens de explotacion solo aptos para viajeros cubanos era de esperar que del aire acondicionado solo quedara el recuerdo , y la guagua de un amigo chofer de trasmetro la bautice el microwave para indignacion de mi amifgo que decia que no, que no que no era para tanto que aquel tareco no pasaba de una disquera de tenazas de esas que venden los merolicos . jaja. Por suerte y se la cambiaron y le dieron una Pecera delas rojiblancas volvos mucho mejor pues esta tiene 3 ventanas mas jaja

  • Leslie Díaz Monserrat

Las gracias a usted Armando y al resto de los lectores que comentaron.

  • armando

Muy bueno el comentario. Se vé que somos cubanos. Tenemos que seguir siendo así de jocosos pues no todo lo que hacemos y tenemos es criticable, tenemos cosas muy muy buenas en nuestra tierra linda y aquellas que pudieran agobiarnos pues tenemos que hacer esto, ponerle un poco de alegria y punto. jajajaja.

Muchas gracias Leslie

  • CR4

Ahora que hablas de las guaguas y el calor, me acuerdo cuando empezaron a circular las Dianas, que después de que estaban todos los asientos ocupados los choferes contaban los pasajeros que iban a montar porque solo podían ir 17 de pies, que poco les duro la bobería, a quien se le ocurrió que eso funcionaría en un país tan necesitado de transporte

  • CR4

Ahora que hablas de las guaguas y el calor, me acuerdo cuando empezaron a circular las Dianas, que después de que estaban todos los asientos ocupados los choferes contaban los pasajeros que iban a montar porque solo podían ir 17 de pies, que poco les duro la bobería, a quien se le ocurrió que eso funcionaría en un país tan necesitado de transporte

  • Jadya

Gráfica descripción de un día cualquiera de estos.
Ni en la sombra hay fresco

jajajajaja... buena esa. Así es como se baja uno de la Diana, ablandadito ... jajajaja

aceptada su ... invitación a ponerle un poco de humor al verano que nos pone a sudar.

  • Marta

Una 200 a las 5 y media de la tarde es una pelicula de sexo, acción y violencia, y un camioncito guagua si se estudia y aprovecha la energía que liberan los cuerpos no se necesitan ni paneles solares, ni sistemas electroenergéticos para generar energía eléctrica.

  • Leslie Díaz Monserrat

Tiene toda la razón Juan Antonio Hernández Caraballo, me faltó incluir a los campesinos, en una segunda parte será. Un abrazo.

  • Juan Antonio Hernández Caraballo

Y le faltó mencionar a usted a los habitantes del campo que son los encargados de producirnos los fundamentales alimentos, e imaginarnos lo que pica la paja de maíz en la piel entre el sudor y temperatura, o estar en medio de dos surcos de cañas a la una de la tarde, o correr detrás del ganado en un caballo mojado por el sudor. No hay dudas que el verano fuerte afecta con fuerza a los campesinos que trabajan de sol a sol para que nosotros tengamos comida.