Policlínico José R. León Acosta de frente al Aedes

La institución mantiene estabilidad en algunas acciones, pero le falta para llegar a la excelencia.

Llaman a intensificar labores de higienización en Santa Clara

enfrentamiento al mosquito Aedes aegypti.
(Foto: Carlos Rodríguez Torres)
Visto: 1027

 Autoridades sanitarias villaclareñas consideran que el policlínico José R. León Acosta (Nazareno) mantiene estabilidad en las acciones de enfrentamiento al mosquito Aedes aegypti.

Reduce el número de casos sospechosos de dengue en las últimas semanas, al tiempo que incrementa la pesquisa de signos febriles y cumplen indicadores de control de vectores: sin embargo, le falta mucho camino por recorrer para llegar a la excelencia.

El área presenta un índice de infestación de 1.23 cuando lo permisible en el país es 0.05, y pesa entre los detalles negativos las irregularidades con la recogida de desechos en los consejos populares Condado Norte y Sur, aunque según se dijo en la reunión de este martes la situación cambiará con una estrategia diaria a aplicar en los próximas jornadas.

Fumigación
(Foto: Carlos Rodríguez Torres)

Todavía existen manzanas reiterativas en la aparición de focos, casas cerradas, incluso de moradores que se han trasladado a otros municipios, y ello reclama actuar con inmediatez.

Yudi Rodríguez Hernández, miembro del Comité Central y primera secretaria del Partido en Villa Clara, subrayó la existencia de insatisfacciones en determinados segmentos de los ríos respecto al saneamiento dentro de una demarcación compleja al colindar con el policlínico XX Aniversario.

La radiografía del «José R. León Acosta» donde residen más de 19 mil 400 habitantes muestra otros elementos que no marchan bien, sobre todo relacionados con el factor calidad. Una vez que se aplique con mayor rigor posibilitará la sostenibilidad y por tanto el control de la trasmisión del dengue.

Indicador negativo es que el 23, 8 % de los febriles detectados ingresa con más de 72 horas, mientras en la pesquisa solo aparece el 15, 8 % de los casos.

Recogida de basura
(Foto: Carlos Rodríguez Torres)

El panorama debe cambiar si se incentiva la labor persuasiva y de educación y promoción de salud a fin de convencer del peligro existente. Es necesario que el pueblo sea capaz de informar su propio estado de salud cuando presenten síntomas característicos como fiebre, malestar general, cefaleas, dolor retrocular, articulares, entre otra gama, por lo que no necesariamente hace falta un termómetro.

Revisión en los hogares
(Foto: Carlos Rodríguez Torres)

En este sentido vale resaltar la labor de los estudiantes de la Universidad Médica en apoyo a la pesquisa de los signos febriles, aunque la mayor responsabilidad en este objetivo recae sobre los médicos y enfermeras de la familia.

Para la Dra. Gretza Sánchez Padrón, al frente del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM), será necesario personalizar cada problemática, delimitar quiénes son los incumplidores y aquellos que no actúan correctamente; por lo que impera el pase de revista diario del tratamiento focal.

El pueblo cuestiona la calidad de la fumigación, alega que el producto no mata al mosquito y no es real, lo que se necesita calidad en la preparación de la mezcla y cumplir los procederes como quedan establecidos.

En medio de todo reconocen la labor sin descanso del personal de Salud, de los educandos, de las fuerzas que se han incorporado en apoyo de la Campaña intensiva de Lucha Antivectorial, y de todos los colaboradores en este propósito compartido.

La mirada de los especialistas concluye en que si el área de Salud acaba de dar un «puntillazo» a los aspectos de calidad, la institución figurará entre las punteras de Santa Cara para controlar la situación actual.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.