La precisión traducida en vida

El moderno Laboratorio de Biología Molecular de Villa Clara se convirtió en el referente territorial del proyecto de descentralización, fortalecimiento y desarrollo del diagnóstico microbiológico en el país.

Laboratorio de Biología Molecular de Villa Clara
En el laboratorio de biología molecular del CPHE laboran cinco trabajadores, entre médicos y licenciados. Sin embargo, «el hecho de que los diagnósticos apenas demoren dos horas ha sido la clave para que más de 8000 pacientes se hayan beneficiado desde mediados del 2018», asegura la Dra. María de Lourdes Sánchez. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)
Visto: 1217

Solo quien ha desesperado bajo la incertidumbre conoce de la angustia del tiempo que parece atascado. Los que aguardan, por pánico al «demasiado tarde»; los que acompañan, prendidos de la fe. Solo quien pena porque la vida, o la posibilidad de ser madre o padre, le va en el resultado de un examen de laboratorio, valora y agradece que la respuesta llegue precisa, puntual, en línea recta.

Hasta el pasado año, los casos presuntivos de tuberculosis esperaban ¡56 días! para conocer su diagnóstico; los cultivos para las infecciones respiratorias agudas de etiología viral tardaban entre cuatro días y una semana, y para qué hablar de las pruebas complementarias a las parejas con tratamiento por infertilidad: todas las muestras debían enviarse al laboratorio de referencia nacional en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), en La Habana… Imagino que muchos entretejerían segundos con meses con tal de reforzar la paciencia y la esperanza.

Laboratorio de Biología Molecular de Villa Clara
Laboratorio de Biología Molecular de Villa Clara
Todas las muestras positivas y un por ciento de las negativas se envían al IPK para evaluar el desempeño del laboratorio villaclareño. Hasta la fecha, la coincidencia de diagnósticos supera el 98%. (Fotos: Carlos Rodríguez Torres)

Todo cambió en julio del 2018, cuando se instaló en el Centro Provincial de Higiene y Epidemiología (CPHE) un moderno Laboratorio de Biología Molecular —tercero de su tipo en la isla—, y Villa Clara se convirtió en el referente territorial del proyecto de descentralización, fortalecimiento y desarrollo del diagnóstico microbiológico en el país, un programa conducido por el IPK, el Ministerio de Salud Pública y cofinanciado por mediCuba-Europa. Solo en equipamiento de tecnología de punta se calculan aproximadamente 169 472 euros, sumados a la inversión del Minsap, que asciende a más de 80 000 pesos. 

Sin embargo, trascendiendo a la novedad de que la población de las cinco provincias centrales ya puede acceder a las mismas técnicas empleadas en el primer mundo, el «bono de oro» radica en el factor tiempo. La Dra. María de Lourdes Sánchez Álvarez, viróloga en pleno ejercicio y jefa de departamento en el laboratorio del CPHE, explica que «las herramientas moleculares nos permiten realizar, con la misma metodología, un diagnóstico rápido, sensible y muy específico de enfermedades causadas por distintos virus, parásitos y bacterias. Respecto a los métodos convencionales, la rapidez resulta incomparable. Hoy, los microorganismos que eran muy difíciles de especificar, así como los análisis más demorados, se logran en apenas dos horas».

La microbiología molecular, aunque está definida por los expertos como la ciencia básica de un futuro próximo, no constituye un referente comprensible para la mayoría de la población. Sin embargo, su objeto social resulta más cercano de lo que muchos suponen.

En las técnicas de PCR o reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real, consideradas entre las más sensibles, el blanco fundamental para realizar el diagnóstico es el ADN. Estas nos permiten captar cantidades muy pequeñas de ADN y amplificar hasta billones de copias, lo cual explica su fiabilidad. Por tanto, contar con ello es un elemento clave para la vigilancia clínica, pues brinda un diagnóstico robusto, confiable, y tributa a la vigilancia epidemiológica, porque al proporcionar un resultado por biología molecular, permite que se den respuestas proactivas para el control de brotes y el enfrentamiento de epidemias.

«De 56 días que demoraban los cultivos de TB, pasamos a 120 minutos para saber si el resultado es positivo o negativo. Sin embargo, eso no queda ahí: el examen también especifica si la tuberculosis es resistente o no a la Rifampicina; o sea, que es capaz de determinar la resistencia a las drogas antituberculosas». 

—En poco más de un año han sido beneficiados más de 8000 pacientes. ¿Cuáles son las patologías determinables en este laboratorio?

Por ejemplo, las infecciones respiratorias agudas (IRA) de etiología viral, tan frecuentes como causa de neumonía, morbilidad y mortalidad. Antes teníamos que enviar las muestras al laboratorio nacional de referencia en el IPK y aguardar por sus consideraciones. Ahora, en un par de horas ya se le da un diagnóstico al médico para que le pueda poner el tratamiento oportuno al paciente. Las IRA son mayormente infecciones virales que no precisan de terapia antimicrobiana; pero casi siempre, por una influenza o catarro, el facultativo recetaba antibióticos inmediatamente. Hoy, el especialista ya puede conocer cuál es el agente etiológico causante de ese proceso respiratorio, lo que favorece un uso adecuado de los antimicrobianos o que se prescriban los antivirales correspondientes.

«Lo mismo sucede con la tuberculosis (TB). De 56 días que demoraban los cultivos, pasamos a 120 minutos para saber si el resultado es positivo o negativo. Sin embargo, eso no queda ahí: el examen también especifica si la TB es resistente o no a la Rifampicina; o sea, que es capaz de determinar la resistencia a las drogas antituberculosas.

«La ITS Múltiple es la técnica empleada para hacer el diagnóstico molecular, solo con una muestra de orina y sin tener que acudir a otro proceder invasivo, de microorganismos muy complejos de detectar como resultan la Neisseria gonorrhoeae, causante de la gonorrea; parásitos intracelulares como la clamidia, los micoplasmas —que no tienen pared celular— y las trichomonas. Los más favorecidos son los pacientes con infecciones de transmisión sexual y las parejas en estudio por infertilidad, quienes ya no tienen que aguardar por que sus análisis regresen de La Habana».

—Y otros segmentos poblacionales altamente vulnerables destacan entre los grandes beneficiados.

A los recién nacidos que presentan malformaciones congénitas, anomalías o algún trastorno que comprometa su vida,  hay que descartarles las infecciones del grupo TORCH (toxoplasma, citomegalovirus, herpes y zika), posibles causantes de sus patologías: con la biología molecular podemos conocer si alguno de esos virus es el agente etiológico que incide. Asimismo, realizamos los diagnósticos de zika a embarazadas y a personas con complicaciones neurológicas.

«En el caso del papiloma humano (VPH) buscamos los genotipos oncogénicos 16 y 18, pues la asociación de este virus y el cáncer cérvico-uterino es bastante frecuente. Para esto utilizamos un kit diagnóstico de producción nacional, muy efectivo, desarrollado por el Centro de Inmunoensayos. Apenas en dos horas podemos informarle a la paciente no solo si tiene el VPH, sino además si el que padece presenta potencial cancerígeno; es decir, que estamos en condiciones de hacer una detección precoz del cáncer para realizar el seguimiento oportuno, lo cual constituye una fortaleza».

Laboratorio de Biología Molecular de Villa Clara.
Las técnicas de la microbiología molecular permiten detectar los genotipos oncogénicos 16 y 18 del virus del papiloma humano (VPH). (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

—Profesional y humanamente hablando, el valor de este laboratorio y de sus profesionales es inenarrable. 

Significa un avance tecnológico increíble y representa un paso superior para la vigilancia microbiológica; a su vez, eleva el nivel científico de la provincia y convierte el CPHE en un centro de alta tecnología. El laboratorio de microbiología molecular ha favorecido el desarrollo de capacidades diagnósticas, la detección temprana de la circulación o introducción de un nuevo agente, así como la llamada de atención ante la reaparición de viejos enemigos de la humanidad. En tiempo real, es posible alertar a las autoridades de Salud y tomar las medidas correspondientes.

«Además, estas técnicas nos han permitido fomentar el intercambio científico con instituciones nacionales y foráneas que apoyan el proyecto. Incluso, las nuevas generaciones de especialistas en formación pueden aprender de estas tecnologías complejas, y no solo los villaclareños, sino los residentes de Microbiología de toda la región central que rotan por Virología.

«Hoy nos hemos insertado en proyectos de investigación relativos al zika, sobre la respuesta inmune discordante en pacientes con VIH, y nos asociamos con hospitales como el pediátrico «José Luis Miranda», en el caso de los virus respiratorios. Como nunca antes en su historia, la microbiología villaclareña está brindando un apoyo fundamental a la asistencia médica, las instituciones de Salud, la formación docente y la epidemiología. El beneficio social resulta incuantificable». 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.