Ángeles

Un homenaje a los médicos, esos seres que dejan una huella de amor en sus pacientes.

Médicos villaclareños
(Foto: Archivo).
Visto: 1340

Cuando la salud se agrieta, cambia, de forma radical, la forma en que se mira la vida. Las prioridades toman otro orden, más esencial, y cobra valor lo realmente importante.

Es duro despedir con un abrazo a un ser de los imprescindibles, mientras lo visten de verde y lo llevan para un lugar estéril del que quizás no saldrá.

Es duro besar en la frente a un hijo antes de una difícil operación y rogar en los pasillos por un milagro divino.

Es duro recibir el peor de los diagnósticos y saber que el reloj de arena pronto va a suspirar.

La familia experimenta un dolor hondo, mezclado con desespero, pero quien sufre en la carne las mordidas de la enfermedad se enfrenta al miedo atroz de no saber si hay mañana.

Ahí, en la sala fría que huele a alcohol, con lunares blancos sintéticos que tejen cables en el pecho. Ahí, conectado a un monitor del que escapa un pitido constante, rítmico, insoportable, ahí es donde todo cobra un nuevo sentido.

Entonces, agradeces a la enfermera joven, de espejuelos grandes, que te trata con cariño. Agradeces al intensivista, que vestido de salón y con gorro, se asoma a cada rato para verte y te dice: «No te preocupes, todo va a estar bien».

En ese momento, vale oro la voz dulce de una doctora pediatra, experta en hacer latir el corazón de los pequeños, cuando te llama para darte aliento y preguntarte: «¿Cómo estás?».

Ves los cielos abiertos, a la entrada de un hospital, al encontrarte con el médico de tu pueblo. Te toma de la mano, y confías en él y en su capacidad de curar. Confías también en otro doctor que está pendiente de ti y en la mujer tan dulce, experta en las leyes de Mendel, que te abre las puertas de la oficina para calmarte con su sapiencia.

En los momentos difíciles, esos seres especiales se convierten en los ángeles que tanto pediste cuando le rogabas a Dios, en silencio, en medio de esa súplica herida y desesperada.

Desde ese instante se convierten en héroes de batas blancas que al terminar la guardia, la consulta, las horas de trabajo, tienen que ir a esperar el transporte público y llegan a la casa para atender a los niños pequeños, a la madre encamada. Mujeres y hombres que también dividen su sueldo entre 25 y asumen el reto de poner en la mesa un plato diario de comida.

Su labor no termina, ni siquiera en la noche, cuando tocan a su puerta con un bebé con fiebre o le avisan que algún vecino se desmayó.

Estos seres alados caminan por nuestras calles cada día. Los mejores dejan una huella de amor en sus pacientes. Pacientes que un día le toman de la mano, agradecidos, y le dicen: «Usted atendió a mi abuela». «Usted operó a mi hermano». «Usted salvó mi vida».

Se han publicado 5 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Dr. Armando E. Iglesias Yera

    Conmovedor artículo, creo que todos los colegas lo recibirán como el mejor agazajo

  • Leon

    Felicidades a los mas sacrificados ,los que dan a diario amor y vida .

  • Tamy

    FELICIDADES A TODOS ESOS ANGELES DE BATA BLANCA POR SER EJEMPLO DE ENTREGAS AMOR SOLIDARIDAD HUMANA Y CALIDAD EN LA PRESTACION DEL SERVICIO EN TODO EL MUNDO.SIGAN COSECHANDO EXITOS

  • Pedro Luis

    SEMBRANDO AMOR

    El Yanqui a cualquier lugar
    lleva su guerra asesina,
    y Cuba la medicina
    para el dolor aliviar,
    se hace camino al andar
    dice una vieja canción
    y esta gran revolución
    de obreros y campesinos
    va abriendo grandes caminos
    con salud y educación.

    Hoy al médico cubano
    como al mismísimo Che
    por el mundo se le ve
    dándole al pobre la mano,
    gesto solidario y sano
    todo un culto a su memoria,
    por eso desde la gloria
    el Che se colma de orgullo
    al ver que el ejemplo suyo
    se multiplica en la historia.

    Para hablar de terrorismo
    y de derechos humanos
    debe lavarse las manos
    primero el imperialismo,
    cuanta infamia, que cinismo,
    que falta de dignidad,
    pero ante tanta maldad
    y tanta falta de honor
    seguimos sembrando amor
    por toda la humanidad.



  • Alexander Vicet

    Hoy 3 de Diciembre de 2019 es el día de la Medicina Latinoamericana y las redes se inundan de felicitaciones a galenos por parte de familiares y amigos a las cuales también me uno. Muchos pediatras, ginecólogos, cardiólogos, ortopédicos entre otros especialistas reciben sus merecidas felicitaciones.

    Más yo, las mías, se las dedicaré a los médicos y al personal profesional que trabaja en una rama que muy pocas veces es alagada como debería ser. Son personas que dedican su tiempo a aliviar el sufrimiento humano, ninguna otra especialidad es más dura y compleja, delante de ellos tienen a seres humanos sufriendo y padeciendo las 24 horas de los 365 días del año.

    FELICIDADES a los Psiquiatras y su personal de apoyo.

    Sepan que para muchos de nosotros ustedes son PROTAGONISTAS en este día especial de la Medicina Latinoamericana, ustedes son también imprescindibles para nuestra sociedad.

    Llegue hoy hasta ustedes, en ESPECIAL a los miembros del colectivo de trabajadores del Hospital Psiquiátrico Aurora Rivero de Corralillo nuestras más sinceras FELICIDADES por el Día de la Medicina.

    Gracias por todo lo que hacen, reconocimiento para ustedes……