Rodolfo Morales Matos: «Comprometido con esta elección»

Una institución de prestigio como el Hospital Provincial Universitario Cardiocentro Ernesto Guevara de Santa Clara, escogió a Rodolfo Morales Matos como delegado directo al onceno Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Rodolfo Morales Matos recibió la felicitación de Yudí Rodríguez Hernández, primera secretaria del Partido en Villa Clara, tras su elección como delegado directo al onceno congreso de la UJC. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)
Visto: 1059

Una institución de prestigio como el Hospital Provincial Universitario Cardiocentro Ernesto Guevara de Santa Clara, escogió a Rodolfo Morales Matos como delegado directo al onceno Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas. Aún emocionado por la elección y superando su reticencia a las entrevistas, el residente en Cirugía Cardiovascular reconoció la responsabilidad que asumirá al representar a la provincia en dicho evento.

Rodolfo Morales Matos, delegado directo al onceno Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

«Este centro ha tenido una historia excepcional desde el inicio, que permitió llevar a cabo procederes de intervención quirúrgica compleja. En este espacio los jóvenes hemos visto a unos trabajadores que de manera paradigmática han asumido una importante tarea. Solamente la plataforma y el diseño que tiene el congreso nos permite pensar la Cuba del mañana. Me siento comprometido con esta elección y haré el esfuerzo por representar a este centro y mi provincia dignamente».

—Háblenos de su trayectoria dentro de esta organización.

—Yo ingresé a la UJC en la secundaria, a través de un proceso excepcional que se realizó cuando terminaba noveno grado. Desde el preuniversitario he tenido responsabilidades en el comité de base. Cuando llegué a la educación superior fui secretario de un comité primario en la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara, donde estuve aproximadamente dos años desempeñando el cargo de presidente de la FEU del centro.

«Además, estuve como coordinador provincial de esta federación en una estructura temporal antes de que ocurriera la integración de las universidades. Cuando inicié como residente de la especialidad asumí la responsabilidad como secretario del comité de base del Cardiocentro».

—¿Cómo llevarás esta experiencia al Congreso?

—Cuando uno piensa en la posibilidad de participar en un Congreso de la UJC lo primero que debemos tener en cuenta es la situación actual que vive el país, la historia que hemos tenido y en las condiciones en que se nos presenta este evento. Los jóvenes debemos diseñar nuestras propias estrategias para continuar en el presente y el futuro la obra con que contamos.

—¿Cuáles son los principales objetivos de la juventud cubana para este evento?

—En estos momentos, la organización ha decidido evaluar no solo la labor de los propios militantes de la juventud, sino del universo juvenil en sentido general. Será un reto hacer que desde todo punto de vista las palabras de nuestro presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez de pensar como país puedan funcionar con respecto al desarrollo de Cuba. Por eso, cada planteamiento, desde el contexto de cada cual debe estar encaminado al aporte a mejorar y crecer como país.

(Foto: Carlos Rodríguez Torres)

—¿Por qué cree que en la actualidad muchos jóvenes no manifiestan interés por pertenecer a la organización?

—Está muy relacionado con la guerra cultural. También responde a cómo ha funcionado hacia lo interno la organización. Para dar solución propiamente a eso, el Congreso busca la integración de los jóvenes y el compromiso con la propia constitución en la cual se recoge la función de la UJC. La idea es atender, no solo a los militantes, sino a todo el universo juvenil. Todo lo que se haga en función de la recreación, el deporte, el estudio y las demás esferas de la vida social debe ser manejado y diseñado dentro de su estructura.

«En resumen, este fenómeno se da, en parte, por cosas que en su momento hemos dejado de hacer y por la necesidad de comenzar a pensar de manera diferente. Le corresponde a esta generación, entonces, el llamado cambio de mentalidad del que tanto se ha hablado y que tanto se ha pedido».

(Foto: Carlos Rodríguez Torres)

—En el plano personal, ¿cómo ha influido la familia en su formación?

—Mi padre ha sido siempre mi paradigma. Me ha enseñado todo lo que necesito saber desde el punto de vista profesional con su ejemplo, con su constancia y su sacrificio. De ahí vienen mis enseñanzas. He tenido la suerte de crecer en el seno de una familia dedicada por completo a la medicina. Mi madre también por su parte me ha influido mucho. Cuando más atormentado estoy, inmerso en el fondo de un túnel, es la única voz que escucho, la única capaz de darle reposo a mi alma. Tengo mucho que agradecerles. Hoy probablemente en casa hablemos de lo acontecido esta mañana, de mi elección, de este encuentro con la prensa y de mis proyectos.

—¿Cuáles son, entonces, las expectativas con respecto a la próxima cita?

—Mi principal reto con el Congreso es que todo lo propuesto sea superado y que mañana tengamos que pensar en otros temas diferentes porque ya se haya logrado todo lo planteado. A eso aspiro. Luego, cuando pase este protocolo, volveremos a la entrega de guardia, es decir, a nuestra cotidianidad que es una batalla constante por operar a nuestros pacientes y resolver la mayor cantidad de casos.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.